Miguel-A.
“¡Cateto
a babor!”
A la terraza de un
concurrido bar, llega un
aparente tonto con una
flamante cadena musical, y
va ofreciéndola en venta de
mesa en mesa.
A nadie parece
interesarle el aparato...
quizás por no dar ante
el público la mala
imagen de
aprovecharse de un
pobre hombre. Por fin,
uno de los clientes le
pregunta:
- ¿Cuánto quieres por
la radio?.
- ¡150 euros, señor!.
El preguntante recibe
un codazo del
compañero de mesa,
y le dice en voz baja:
- Espera: que cuando
esté bebido, te lo va a
dar por por la mitad
del dinero.
Y le invitan e incitan a
beber.
Tras cuatro cervezas, le
vuelve a preguntar:
- ¿Cuánto quieres por la
radio?.
- ¡75 euros, señor!.
El compañero le vuelve a
dar un codazo, y, en voz
baja, le dice:
- ¿Ves? Ya ha bajado a la
mitad. Ten paciencia. Aún
no es el momento
adecuado.
Y siguen invitándole e
incitándole a beber.
Tras ocho cervezas, le
vuelve a preguntar:
- ¿Y ahora cuánto
quieres por la radio?.
- Bueno... -responde-,
pues ahora he pensado
que ya no quiero
vender la radio. Me
marcho a casa. Ya
volveré mañana.
Pensaba vender la radio
para beber, ¡pero, por
hoy, ya he quedado
satisfecho!.
Descargar

Diapositiva 1