La construcción de la
masculinidad y sus riesgos
- Procedencia
Histórica del
término
PATRIARCADO.
 - Adaptación de
PATRIARCADO a la
actualidad.
 - La dominación
PARTERNALISTA.

 “Maricón
el
último…”
 “Tú, calladita
estás más guapa…”
 “A que no tienes
huevos de…”
 “Esto es un
coñazo/esto es la
polla”.
 “Los
Niños No
Lloran”.
 “Vete a jugar con
los niños”.
 “El Rosa es para
las Niñas”.
 “Sé un hombre y
defiéndete cuando
te peguen”.
La
forma
aceptada
socialmente
de ser varón
adulto en una
sociedad
concreta.
A
través de:
-Reguladores
culturales
protectores de la
masculinidad
construidos por
mecanismos de
diferenciación que
los varones
interiorizan desde
temprana edad
SER MASCULINO
SER FEMENINO
Fuerte, inteligente, agresivo,
dominante, decidido, seguro,
estable, competitivo, persistente.
Se encasillan en roles
instrumentales que los llevan a:
Actividades como luchar, ganar,
dominar, controlar.
La vida pública y la realización
social. Ser proveedor, protector y
detentar el poder, la fuerza y la
violencia.
Construir la masculinidad bajo el
“machismo” como exageración de
masculinidad, con la necesidad de
afirmarse constantemente como
hombre ante otros hombres y ante
las mujeres, probando la hombría
y virilidad.
Débil, emocional, sumisa, coqueta,
tierna, dependiente, obediente,
tolerante, paciente, insegura,
inestable, voluble.
Se encasillan en el desempeño de
roles expresivos y de servicio que las
llevan a:
Postergarse, sacrificarse, perder,
limitarse, dejarse conquistar,
someterse, negar o distorsionar su
sexualidad, seducir.
Construir su vida en el espacio
privado y doméstico.
Lo que significa construir la
feminidad en torno a los ejes de la
maternidad como máxima
realización, la servidumbre
voluntaria, dependencia emocional,
económico y social.



La sexualidad de los
“hombres de verdad” para
demostrar su dominio
sobre las mujeres.
Los “hombres de verdad”
son diferentes a cualquier
hombre que no se ajuste a
las normas aceptadas.
Cualquier actividad,
actitud o conducta
identificada como
femenina degrada a los
hombres que las aceptan.
Dejar aflorar emociones…



La capacidad y el deseo de
dominar a los demás y
triunfar.
La capacidad de ser el sostén
de la familia son los rasgos
masculinos de mayor valor.
En casos extremos, ejercer la
violencia con otros “hombres
de verdad”, ya que de no
hacerlo se arriesgan a ser
llamados cobardes, o mucho
peor “poco hombre”.
 Una
falta en el
desarrollo
emocional de los
hombres.
 Cargar con la
responsabilidad de
sacar adelante a
su familia.
 Demostración
continua de su
hombría
 (“ver
 En
parejas
“heteronormativas”
 En
parejas
“sexualmente
diversas”.
video”)
Y
bueno todo esto es
porque… intentar ser un
“hombre de verdad”, es
un viaje a ninguna parte,
porque los “hombres de
verdad” no existen.
Descargar

“Hacerse hombres” - Bloque Alternativo