La “LEY” en
la Biblia
IMPORTANCIA
Desde un punto de vista LITERARIO, el
Pentateuco recopila tal cantidad de leyes que
ocupan más de la tercera parte de estos libros
(Ex 20-40, Levítico y Dt 12-26). Precisamente
su nombre hebreo, «la ley», hace referencia a
la importancia del material jurídico.
Desde un punto de vista TEOLÓGICO, el
Pentateuco cuenta la formación del pueblo de
Israel. Un pueblo sin leyes carece de algo
esencial.
EL TORO DE ZACARÍAS
Zacarías fue el último en llegar a la era. No le
agradaba aquella reunión, convocada para resolver
el problema de su toro. «Gedeón» había sido
siempre un animal pacífico. Se limitaba a mirar de
soslayo a los chiquillos. Los mayores le tenían más
respeto, pero nunca embistió a nadie. Y aquella
maldita tarde, hace una semana, la emprendió con
«Lucero», el toro de Juan, hasta que lo mató. Habría
sido un mal día, seguro que por culpa de una vaca.
Zacarías intentó resolverlo amistosamente, pero
Juan se había puesto imposible. Quería que le diese
a «Gedeón» a cambio de «Lucero». Hasta ahí
podíamos llegar.
No hubo más remedio que reunir la asamblea
de todo el pueblo.
Betadón era una pequeña aldea en la
serranía de Efraín. Poco más de doscientos
pacíficos habitantes. El pleito entre Juan y
Zacarías había creado polémica, y aquella
mañana de mayo no faltaba nadie en la era.
Incluso vino Merarí, el levita, hombre culto,
que había visitado Jasor y Meguido. Algunos
decían que sabía leer. Pero nadie lo había
visto con un papiro o una tablilla en las
manos.
- Ya conocéis el problema, comenzó Juan.
Zacarías está dispuesto a pagarme el precio
del toro. Pero eso no me sirve de nada. Yo
no necesito dinero, sino un toro. Para
conseguirlo, tendría que ir muy lejos. Lo
único que pido es que Zacarías me dé su
toro a cambio del mío.
- Yo le pago el toro, respondió Zacarías. Pero
«Gedeón» no se lo doy. Hace años que lo
tengo. Lo quiero, y me hace falta. Además,
no sabemos cuál de los dos empezó la
pelea.
- En Siquén ya pasó lo mismo hace unos años,
intervino José, un anciano que entendía de
toros y de hombres. Como no se ponían de
acuerdo, vendieron el toro vivo, y se
repartieron el dinero y el toro muerto.
- Los de Siquén es que son muy brutos. Con
eso fastidian a los dos, y seguro que el toro
vivo lo compró el alcalde. Algunos rieron la
salida de Joaquín. Ya conocían a ese
muchacho, siempre protestón, que en todas
las asambleas proponía organizar una batida
contra los filisteos.
- A los dos no los fastidiaron, insistió José.
El dueño del toro muerto fue compensado.
Y el dueño del toro vivo fue castigado.
Zacarías saltó de la piedra donde se
sentaba:
- Y a mí, ¿por qué van a tener que
castigarme, dejándome sin toro? Bastante
castigo tengo con pagarle el suyo.
- Sí, pero mañana te llevas el toro al campo.
Y yo, ¿con qué trabajo, con las cabras?
Los viejos de la aldea no recuerdan
exactamente cómo terminó la discusión,
pero les resultó curioso que el levita no
hablase.
Dicen que Zacarías siguió con su toro,
aunque le encargaron seriamente que lo
vigilase. Y así lo hizo. Por lo menos lo
intentó.
Pero, quince días más tarde, «Gedeón»
volvió a las andadas. El caso fue más
grave. Acorneó a Elcaná y dejó a la pobre
Susana viuda y con cinco hijos.
Esta vez, Zacarías no llegó el último a la era.
Estaba allí el primero, protegido por algunos
hombres para que no lo matase la familia del
difunto.
La discusión fue tensa.
Joaquín, que gustaba de usar palabras raras,
aunque no conociese su significado, habló
de «premeditación y alevosía».
José no recordaba ningún caso parecido en
Siquén. Algunos decían que «Gedeón» tenía
un mal espíritu y había que matarlo. Otros
consideraban a Zacarías reo de muerte.
Fue entonces, después de más
de dos horas de discusión,
cuando intervino Merarí.
Su condición de levita le hacía
gozar del prestigio de todos.
Habló pausado, como si
recitase un salmo durante un
sacrificio.
- La primera vez que se planteó el
problema, José dijo lo que habían
hecho en Siquén. Algunos lo
tomaron a broma. Sin embargo, es
bueno que sepamos lo que deciden
en otros sitios, sobre todo si es
sensato.
De
esa
forma
conseguiremos tener unas leyes
comunes, que valgan para todos los
pueblos de Israel.
José dice que hoy no puede
aconsejarnos nada. Yo, sí. En
Israel hay muchos toros. Y no es la
primera vez que un toro mata.
Durante años, incluso mucho antes
de que otros israelitas se
planteasen el problema, el caso
estaba ya legislado. He tenido que
hacer un largo viaje para traeros
esas leyes.
Merece la pena que las escuchéis con
atención.
Todos miraron con asombro y respeto la
hoja de papiro que Merarí había sacado
de su amplia manga.
En ella, escritas con símbolos extraños,
estaban las «leyes del toro que
acornea».
La voz del levita se alzó sobre la era:
«Cuando un toro mate a cornadas a un
hombre o a una mujer, será apedreado y
su carne no se comerá; el dueño es
inocente. Si se trata de un toro que ya
embestía antes, y su dueño, advertido, no
lo tenía encerrado, entonces, si el toro
mata a un hombre o a una mujer, será
apedreado, y también su dueño es reo de
muerte. Si le ponen un precio de rescate,
pagará a cambio de su vida lo que le
pidan. La misma norma se aplicará
cuando el toro acornee a un muchacho o
a una muchacha.
Pero si el toro acornea a un esclavo o a una
esclava, el dueño del esclavo cobrará
trescientos gramos de plata, y el toro
será apedreado. Cuando un toro mate a
cornadas a otro toro de distinto dueño,
venderá el toro vivo y se repartirán el
dinero; también el toro muerto se lo
dividirán entre los dos. Pero si se sabía
que el toro ya embestía antes, y su dueño
no lo tenía encerrado, entonces pagará
toro por toro, y él se quedará con el toro
muerto» (Ex 21,28-32.35-36).
¿Dónde surgen Ias leyes?
- Originariamente, las leyes nacen en la
familia, el clan o la tribu. Muchas veces
se limitan a copiar normas de los pueblos
vecinos.
- Más tarde ocuparían un puesto
importante
los
santuarios.
Las
reuniones anuales en ellos permitían
intercambiar la práctica jurídica y resolver
nuevos problemas.
- A partir de David (siglo X), la
corte adquiere gran importancia.
El rey tiene la obligación de
juzgar (1 Sm 15,1-4; 1 Re 3,1628; 2 Re 8,4-6).
- El templo de Jerusalén. Ya que
los sacerdotes desempeñaban
también una función judicial.
¿Por qué se multiplican las
leyes?
- Insuficiencia de los grandes
principios. Una ley tan genérica
como «no matarás» (Ex 20,13) exige
en la práctica muchas matizaciones.
¿Qué ocurre con el que mata sin
intención? (Ex 21,12-15). ¿Y si uno
mata a un ladrón mientras está
robando?
- Aparición de nuevos problemas y
situaciones. Mientras los israelitas eran
pastores semi nómadas, sin tierras
cultivables, no se planteaban ciertos
problemas que surgieron más tarde, al
convertirse en agricultores.
Fue entonces cuando hubo que legislar sobre
quien cavaba un pozo y lo dejaba sin cubrir
(Ex 21,33-34), arrasaba un campo ajeno con
su rebaño (Ex 22,4), provocaba un incendio
en las mieses (Ex 22,5).
- Distintas concepciones teológicas.
En Israel surgió una amplia legislación, el
Código
deuteronómico,
de
espíritu
humanista y cordial.
Los sacerdotes de Jerusalén no lo vieron
con demasiado entusiasmo. Ellos se
inspiran en la teología del Dios «santo»,
inaccesible al hombre: no pretenden acercar
la palabra de Dios al hombre, sino elevar el
hombre hasta Dios mediante la fidelidad a
las prescripciones tradicionales.
¿Cómo se formulan las leyes?
Las leyes «apodícticas» y las
«casuísticas».
APODÍCTICAS: mandan o prohíben
algo.
CASUÍSTICAS: plantean un caso
general
- a menudo con diversos matices
- o un caso concreto que comienza por
«cuando...».
Recopilación de las leyes
- Un recurso elemental era agruparlas en
series de diez preceptos (decálogo), ya
que se facilitaba su aprendizaje
recurriendo a los dedos de las manos.
Los más famosos son el «decálogo
ético» - los diez mandamientos- (Ex 20;
Dt 5) y el «decálogo cultual» (Ex 34).
- En otro caso tenemos una serie de doce
preceptos, promulgados en Siquén.
- Otras veces, los recopiladores se
guiaron por el contenido:
relaciones sexuales ilícitas (Lv 18,6-23),
peregrinaciones anuales (Ex 23,14-19),
etc.
- Códigos bastante extensos,
 «Código de la alianza» (Ex 21-23),
 «Código deuteronómico» (Dt 12-26)
 «Ley de santidad» (Lv 17-26).
Libro de la Sabiduría
“Amen la justicia, los que gobiernan el mundo”
(1,1).
“…porque la justicia es inmortal”
(1,15).
………………………………………………………
“Oprimamos al pobre,
No tengamos compasión por la viuda
Ni respetemos las canas del anciano.
Que nuestra fuerza sea norma de justicia”
(2,10-11)
La Viña de Nabot
1 Rey.21,1-11
Escribió una carta en nombre de Ajab, la selló
con el sello del rey y la envió a los
ancianos y a los notables de la ciudad.
En esa carta escribió:
“Proclamen un ayuno y en la asamblea del
pueblo hagan sentar a Nabot en primera fila.
Hagan sentar enfrente a dos malvados, que
atestigüen contra él, diciendo: ‘Tú has
maldecido a Dios y al rey’.
Luego sáquenlo afuera y mátenlo a
pedradas”.
Isaías 10,1-2
¡Ay de los que promulgan
decretos inicuos y redactan
prescripciones vejatorias,
para dejar sin defensa a los débiles
y privar de su derecho
a los pobres,
para hacer de las viudas su presa
y expoliar a los huérfanos!
Derecho comparado…
¿Toda
comparación
es
odiosa?
Código de Hammurabi
La obra legislativa de este gran rey de Babilonia del
siglo XVIII a. C. supera todas las que le precedieron y
sirvió de modelo en las escuelas de escribas durante
un milenio.
La estela de Hammurabi (Museo del Louvre) incluye,
bajo un bajorrelieve donde el rey está ante Shamash,
dios sol, un preámbulo, 282 artículos y un epílogo.
En el preámbulo, Hammurabi se presenta como un
«pastor enviado por los dioses para «dirigir a las
gentes y enseñar el buen camino al país« y poner en
práctica «el derecho y la justicia«.
En el código de Hammurabi, la pena de muerte es, no
obstante, más frecuente que en la Biblia y las
compensaciones varían según las clases sociales:
Art. 1: Si alguien ha acusado a otro y le ha imputado un
asesinato, pero no lo ha probado, el acusador será
ejecutado.
Art. 8: Si alguien ha robado un buey o un cordero o un
asno o un cerdo o un barco, ya sea éste de un dios o
del palacio, restituirá treinta veces; si es de un
hombre del pueblo, restituirá diez veces. Si el ladrón
no tiene con qué restituir; será ejecutado
Art.195: Si un hijo golpea a su padre, se le cortará la
mano.
Art. 196: Si alguien revienta un ojo a un notable, se le
reventará el ojo.
Art.197: Si ha roto un hueso a un notable, se le
romperá un hueso.
Art.198: Si ha reventado un ojo al esclavo de alguien o
si ha roto un hueso al esclavo de alguien, pagará la
mitad de su precio de compra.
MESOPOTAMIA:
Reyes: proclaman anmistías
(clientelismo).
Jubileo bíblico:
1) No el rey, sino de Dios procede;
sustraída de la arbitrariedad humana.
2) Las leyes se aplican a intervalos
regulares (cincuenta años);
no según el rey considera oportuno.
Códigos legislativos
EGIPTO:
No hay código, hasta el s.IV a.C. Darío
Rey persa.
Ley y Justicia residen en el poder: el
Faraón
Códigos son obras propagandísticas
que difunden la gloria “perenne” del rey.
BIBLIA:
La Ley está por encima del rey.
La Ley «de» Moisés
No hay un código de David o de
Salomón. Sino sólo de Moisés…
Moisés no es rey, no es poderoso,
es competente.
Su autoridad no procede ni del poder
ni del tener,
 sino del saber:
es “sabio y
sensato”(Dt.4,6): “profeta” (34,10-12)
“Civilización y Barbarie”
El “LUGAR” jurídico de la Ley:
1) BIBLIA:
Derecho “personal”: proclamado e
instituido en el desierto: no-territorio;
sudakas
2) ATENAS:
CRITÓN de Platón:
Derecho “territorial”…
Exhortativo, no coercitivo
Motivaciones
Ex.22,20:
No maltratarás al extranjero ni lo oprimirás,
porque ustedes fueron extranjeros en
Egipto.
Ex.23,8:
No te dejes sobornar con regalos, porque el
regalo pervierte las causas de los justos.
Dt.16,1:
Respeta el mes de las espigas celebrando la
Pascua del Señor, porque te sacó de
Egipto.
¿Defender las «cosas» o los «cosos»?
MESOPOTAMIA:
Hay pena capital para los casos de robo… si la
persona robada pertenece a una clase alta.
ISRAEL:
No hay pena capital para un robo.
«Si el ladrón, sorprendido de noche robando, y
lo matan, no hay delito de homicidio.
Pero si ya había salido el sol, entonces hay
delito de homicidio».
(Ex.22,1-2)
Las víctimas…
DERECHO ROMANO:
Asegurar que el inocente no sea condenado. Busca
determinar con exactitud quién es el culpableinocente… Su objetivo es unificar el imperio, el
orden…
BIBLIA:
La primera pregunta no es la de saber quién es el
culpable-inocente, sino como puede ser resarcida la
víctima. Lo primero es ayudar a los heridos, no
discutir quién tuvo la culpa.
Ex.22,4:
Si alguien hace pastar su ganado en una viña ajena,
deberá indemnizar con los mejores productos de su
viña.
¿QUIÉN FUE EL AUTOR DEL DECÁLOGO?
Rabí Mendel Torum de Rybanow (1814), sobre la
revelación divina concedida al pueblo de Israel a
través de Moisés decía.
“Retomando las ideas ya expuestas por Maimónides,
sostuvo que Moisés no había recibido diez
mandamientos, sino dos. Los dos primeros: ‘Yo soy tu
señor y tu Dios’ y ‘No tendrás otro Dios que yo’.
Sin embargo, como el pueblo que estaba en el desierto,
bajo el Monte Sinaí, adorando al becerro de oro por
no saber qué destino lo esperaba ni adónde iba, no
habría podido entender la potencia de esta voz
infinitamente llena de sentido, pero carente de
significado
específica,
Moisés
la
interpretó
transformándola en una voz destinada a la
comunidad, y dio a su pueblo los otros ocho
mandamientos.
“Rabí Mendel agregaba que, en
realidad, ni siquiera los dos primeros
habían sido oídos por Moisés en su
totalidad.
Todo lo que el conductor de los judíos
liberados de Egipto pudo escuchar fue
el comienzo del primero, el Aleph con
el que empieza la palabra hebrea
«Anochi» Yo...
Es decir, una simple consonante que
es el primer movimiento de la laringe:
algo así como el espíritu suave, en
griego, agrega Scholem.
Lo que recibió Moisés
en el Monte Sinaí
fue el soplo.
Un soplo que su conciencia
lo obligaba a traducir
en términos humanos,
vale decir, éticos.
EL CATECISMO DE LOS ISRAELITAS
La Biblia cuenta que Moisés los recibió en el monte
Sinaí, y los entregó después al pueblo en una
solemne ceremonia.
Pero si los analizamos, vemos que en realidad
parecen no corresponder a la época de Moisés,
época de peregrinación por el desierto y de vida
nómade.
 ¿Qué sentido tiene, por ejemplo prohibir desear la
“casa” del prójimo, cuando ellos como peregrinos aún
no habitan en casas, sino en tiendas?

El mandamiento de no dar falso testimonio
supone que ya existen tribunales, jueces y procesos
legales, imposible durante el desierto.

Y cuando se ordena descansar el sábado se
aclara “no trabajarás ni tú, ni tu hijo, ni tu esclavo, ni tu
esclava”; pero ¿cómo podían tener esclavos, si todos
ellos eran esclavos recién salidos de Egipto?
“DE” MOISÉS, PERO NO “POR” MOISÉS
 Los diez mandamientos serían un
resumen para aprender de memoria las
leyes más graves de la comunidad, aquéllas
que llevaban la pena de muerte.
 Fue confeccionada posiblemente en la
época de los jueces alrededor del año 1100
a. C., unos ciento cincuenta años después
de la muerte de Moisés.
 El único mandamiento que no aparece en
el Deuteronomio es sobre el descanso del
sábado. Cuando a partir del destierro la
observancia del sábado se volvió un criterio
decisivo de fidelidad a Yahvéh, se lo añadió.
 Con el tiempo esta lista tomó tanta
importancia entre los hebreos, que
comenzaron a atribuírsela a Moisés.
 Lo cual en parte era cierto ya que
Moisés había sido el el organizador
de toda la vida legal del pueblo.
 Por lo tanto, decir que Moisés se
los había dado en el monte Sinaí,
era de alguna manera hacer justicia
con quien había si do el gran
inspirador de toda la legislación de
Israel.
¿Cómo entender los Diez Mandamientos?
Clave Literaria
DIPLOMACIA
En el Próximo Oriente, desde el II milenio
a. C., el soberano impone a sus vasallos
tratados de vasallaje que fijan sus
obligaciones les aseguran, a cambio, su
protección.
UN TRATADO HITITA DEL SIGLO XV a.
C. hallado en la antigua Ugarit, este tratado
sellado hacia el 1310 por el rey hitita
Mursili II con Niqmepá, rey de Ugarit,
sigue un esquema clásico de seis puntos:
PREAMBULO:
Así habla el sol Murshil, gran rey, rey del país de Hatti.
PRÓLOGO HISTÓRICO:
Por lo que respecta a Niqmepá, yo te he llevado a tu país, y yo, el
rey, te he hecho sentar como rey en el trono de tu padre.
DECLARACION BÁSICA:
El país al que yo te he llevado, y tú, Niqmepá, con tu país, sois
mis siervos. Así, tú, Niqmepá, a partir de hoy y para días
sucesivos, al rey de Hatti, tu señor, y a Hatti le serás fiel (...).
ESTIPULACIONES PARTICULARES:
Por tanto, tú, Niqmepá, dirígete a donde el rey en el tiempo fijado
que yo, el rey, te haré conocer, cuando vengas a donde el rey
(…) Con mi amigo eres amigo; con mi enemigo, enemigo. Si el
rey de Hatti sale a Hanigalbat, Egipto, Kardumiash (Babilonia)
o Alsha, países todos que están a las fronteras de tu país y son
enemigos del rey de Hatti (...) si tú, Niqmepá, no entras con
todo tu corazón en campaña con tus, soldados y tus carros (...),
entonces violas el juramento. (...)
TESTIMONIO DE LOS DIOSES: Que mil dioses se
reúnan, que presten atención que sean testigos: el Sol
del cielo, el Sol de Arinna, el Adad del cielo, el Adad
de Hatti, (...) el dios Enlil, la diosa Ninlil, la montaña,
los ríos, las fuentes, el Océano, Sin (dios luna) y
Shamash (dios sol) cuando se levanten y se pongan;
de este tratado y de este juramento son testigos.
MALDICIÓN Y BENDICIÓN:
A toda palabra de este tratado de este juramento,
escrita sobre esta tabilla, si Niqmepá no es fiel, que
estos dioses, por su vida, hagan desaparecer a
Niqmepá. su persona, sus mujeres, sus hijos, su
ciudad y su país y todo lo que posee. Y si Niqmepá es
fiel (…) entonces que por su vida estos dioses
guarden a Niqmepá, su persona, sus mujeres, sus
hijos, su ciudad, su país y todo lo que posee.
Esquema de Alianza en la Biblia
1. Presentación del Soberano (20,1a).
2. Historia de beneficios (20,1b): Liberador
3. Cláusulas: 20,3-17.
4. Depósito en el santuario: recordar escrito
(24,7).
5. Testigos de la alianza: 24,4c.
6. Maldiciones-bendiciones.
7. Juramento de adhesión a la alianza (24,7).
8. Ceremonia de conclusión: 28,11: comieron.
Alianza-amistad: primado del amor respecto de la
ley. Los amigos son fieles.
¿PERMITIÓ MOISÉS
EL “OJO POR OJO
Y DIENTE POR
DIENTE”?
TRES VECES DE LA BIBLIA
Quinientos
años
después
de
Hammurabi, Moisés dio al pueblo de
Israel una serie de leyes.
Y entre ellas incluyó la Ley del Talión:
Ex.21,23-25; Lv.24,19-21; Dt.19,21.
“Talión”: si uno había hecho tal cosa
(= talis, en latín), se le daba “tal”
castigo.
VENGANZAS DESGARRADORAS
¿Como Dios, que inspiró las leyes de
Moisés, pudo sugerirle que incluyera
una norma tan cruel?
En el antiguo Oriente existía una
práctica muy extendida: LA LEY DE
LA VENGANZA.
Las venganzas eran siempre mucho
mayores que las ofensas hechas.
UN GRAN PASO PARA LA HUMANIDAD
La Ley del Talión, vino a limitar la
venganza.
El Deuteronomio, prohibirá incluir en
los castigos a los parientes
inocentes:
“Los padres no morirán por la culpa
de sus hijos, ni los hijos por la de
sus padres. Cada cual pagará por
su propio pecado” (24, 16).
NO PARA TODO PÚBLICO
La Ley del Talión, es que no
fue dictada para que la
aplicaran
los
individuos
particulares,
sino que estaba dirigida al
JUEZ, único encargado de
aplicarla. (Dt.19,16-21).
SIN TOMARLA TAN A PECHO
La fórmula “ojo por ojo, diente por diente”
nunca fue entendida LITERALMENTE.
La
Biblia
establecía
otras
penas
compensatorias menos sangrientas.
Por ejemplo:
“El que lastime el ojo de su esclavo y lo
deje tuerto, le dará la libertad a cambio del
ojo que le sacó.
Y si le hace saltar un diente, lo dejará libre
también”
(Ex.21,26-27).
"OJO POR OJO
y todos quedaremos ciegos..." (GHANDI)
Jesús sabía de teología, pero de
psicología no tenía ni idea…
Mt,5,44:
Pero yo les digo:
AMEN a sus
enemigos…
Un poco de griego…
1.Eros: sexual
2.Stergo: familia
3.Filos: amistad
4.Agapao: solidaridad
Max Weber
La Biblia…
esa maldita manía de
ponerse del lado de
las víctimas
La “biblia” de la Justicia
GRECIA:
“merece”
LIBERAL:
“suyo”
BIBLIA:
“necesita”
ROMA:
“culpable” (Biblia= “víctima”)
Descargar

Justicia en la Biblia