Érase una vez un castillo
donde vivía un rey.
El rey tenía una
bella hija, pero la
princesa tenía un
problema.
Todo lo que la princesa
tocaba se derretía.
No importaba lo que fuera:
metal, madera, plástico
cualquier cosa que ella
tocase se derretía.
Por esta causa, todos los
hombres la temían.
Ningún hombre se casaría
con ella.
El rey estaba desesperado.
¿Qué podría hacer él para
ayudar a su pobre hija?
Consultó a sus magos y
hechiceros.
Unos hechiceros le dijeron:
“Si su hija llega a tocar con
las manos una cosa sin que
se derrita, su hija estará
curada”.
El rey quedó maravillado.
Al día siguiente propuso
una competición.
El hombre que trajese un
objeto a su hija y no se
dirritiese
se casaría con ella y
heredaría el reino.
Tres jovenes príncipes se
disputarían a la princesa.
El primer príncipe trajo un
pedazo muy rígido de
titanio.
Pero cuando la princesa
tocó el trozo de titanio, se
derritió.
El príncipe se fue con
tristeza.
El segundo príncipe trajo un
enorme diamante,
pensando que era de una
sustancia muy dura
y que nada en el mundo lo
podría derretir.
Pero cuando la princesa lo
ha tocado, se ha derretido.
El príncipe se fue
extremamente cabizbajo.
El tercer príncipe se
aproximó.
Y le dijo suavemente a la
princesa:
“Pon tu mano en mi bolso y
toca suavemente lo que
está dentro.”
La princesa hizo lo que le
dijo y de repente sintió algo
muy duro.
Ella volvió a tocarlo
suavemente con su mano.
Y no se derritió.!!!
El rey estaba maravillado.
Todos en el reino estaban
maravillados.
El tercer príncipe se casó
con la princesa y vivieron
muy felices para siempre.
Pregunta:
¿Cuál era el objeto que
estaba en el bolso del
príncipe?
M&M.
Es chocolate que se derrite
en su boca, no en su mano.
¿O que pensabais que era?
Descargar

Slide sem título