Pese a que el discurso expositivo suele
predominar en textos no literarios (como la
noticia, la crónica periodística o las recetas de
cocina), en los que importa mucho la
disposición de los acontecimientos o
acciones, no debemos olvidar que también
ciertos textos literarios (como el diario de
vida) pueden contener discursos narrativos,
combinados con otras formas expositivas.
Clases de TEXTOS NARRATIVOS EXPOSITIVOS
Son aquellos que exponen un conocimiento mediante
una secuencia temporal:
•Recetas
•Manuales de instrucción
•Textos de Historia
•Crónicas periodísticas
•Anécdotas.
•Diarios de vida
•Biografías
•Identifica si las narraciones son LITERARIAS o EXPOSITIVAS.
•Luego identifica a qué clase de texto narrativo, ya sea
literario o expositivo podría pertenecer cada párrafo.
• “Anoche me acosté tarde y esta mañana llegué muy
atrasado al liceo. El profesor me miró de una manera
rara, pero no me dijo nada”
• “Hace ya más de un año, hubo un tsunami en la costa del
sudeste asiático que produjo gravísimas consecuencias; en
Chile, también ocurrió un maremoto en 1960”
• “Ella llegó muy impresionada contando que vio una luz
muy blanca en el cielo, de forma parecida a la de un avión,
que le alumbró el camino hasta su casa”
1.
2.
¿A qué clase de texto narrativo-expositivo corresponde el texto?
¿Se podría considerar el texto narrativo como literario?
Dejando de lado los motivos, atengámonos a la manera correcta de
llorar, entendiendo por esto un llanto que no ingrese en el
escándalo, ni que insulte a la sonrisa con su paralela y torpe
semejanza. El llanto medio u ordinario consiste en una contracción
general del rostro y un sonido espasmódico acompañado de
lágrimas y mocos, estos últimos al final, pues el llanto se acaba en el
momento en que uno se suena enérgicamente.
Para llorar, dirija la imaginación hacia usted mismo, y si esto le
resulta imposible por haber contraído el hábito de creer en el
mundo exterior, piense en un pato cubierto de hormigas o en esos
golfos del estrecho de Magallanes en los que no entra nadie, nunca.
Llegado el llanto, se tapará con decoro el rostro usando ambas
manos con la palma hacia adentro. Los niños llorarán con la manga
del saco contra la cara, y de preferencia en un rincón del cuarto.
Duración media del llanto, tres minutos.
Descargar

Discurso Expositivo