30Y
sabrán que yo Jehová su Dios
estoy con ellos, y ellos son mi pueblo,
la casa de Israel, dice Jehová el
Señor. 31Y vosotras, ovejas mías,
ovejas de mi pasto, hombres sois, y yo
vuestro Dios, dice Jehová el Señor.
34Y
salió Jesús y vio una gran multitud,
y tuvo compasión de ellos, porque eran
como ovejas que no tenían pastor; y
comenzó a enseñarles muchas cosas.
25Porque
vosotros erais como ovejas
descarriadas, pero ahora habéis
vuelto al Pastor y Obispo de vuestras
almas.
31Cuando
el Hijo del Hombre venga en
su gloria, y todos los santos ángeles con
él, entonces se sentará en su trono de
gloria, 32y serán reunidas delante de él
todas las naciones; y apartará los unos
de los otros, como aparta el pastor las
ovejas de los cabritos. 33Y pondrá las
ovejas a su derecha, y los cabritos a su
izquierda.
Las ovejas balan
Los cabras berrean
Las ovejas son Pastoreadoras
Las cabras son Ramoneadoras
Las ovejas - Mentalidad de Manada
Las cabras - Independiente
Las ovejas - Cordero
Las cabras – Macho Cabrío
36Como
está escrito: Por causa de ti
somos muertos todo el tiempo; Somos
contados como ovejas de matadero.
37Antes, en todas estas cosas somos
más que vencedores por medio de
aquel que nos amó.
16He
aquí, yo os envío como a ovejas en
medio de lobos; sed, pues, prudentes
como serpientes, y sencillos como
palomas. 17Y guardaos de los hombres,
porque os entregarán a los concilios, y en
sus sinagogas os azotarán; 18y aun ante
gobernadores y reyes seréis llevados por
causa de mí, para testimonio a ellos y a
los gentiles.
1De
cierto, de cierto os digo: El que no
entra por la puerta en el redil de las ovejas,
sino que sube por otra parte, ése es ladrón
y salteador. 2Mas el que entra por la
puerta, el pastor de las ovejas es. 3A éste
abre el portero, y las ovejas oyen su voz; y
a sus ovejas llama por nombre, y las saca.
4Y cuando ha sacado fuera todas las
propias, va delante de ellas; y las ovejas le
siguen, porque conocen su voz.
25Jesús
les respondió: Os lo he dicho, y
no creéis; las obras que yo hago en
nombre de mi Padre, ellas dan testimonio
de mí; 26pero vosotros no creéis, porque
no sois de mis ovejas, como os he dicho.
27Mis ovejas oyen mi voz, y yo las
conozco, y me siguen, 28y yo les doy vida
eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las
arrebatará de mi mano.
15Cuando
hubieron comido, Jesús dijo a
Simón Pedro: Simón, hijo de Jonás, ¿me
amas más que éstos? Le respondió: Sí,
Señor; tú sabes que te amo. El le dijo:
Apacienta mis corderos. 16Volvió a decirle
la segunda vez: Simón, hijo de Jonás,
¿me amas? Pedro le respondió: Sí,
Señor; tú sabes que te amo. Le dijo:
Pastorea mis ovejas.
17Le
dijo la tercera vez: Simón, hijo de
Jonás, ¿me amas? Pedro se entristeció
de que le dijese la tercera vez: ¿Me
amas? y le respondió: Señor, tú lo sabes
todo; tú sabes que te amo. Jesús le dijo:
Apacienta mis ovejas.
17Mas
en cuanto a vosotras, ovejas mías, así
ha dicho Jehová el Señor: He aquí yo juzgo
entre oveja y oveja, entre carneros y machos
cabríos. 18¿Os es poco que comáis los buenos
pastos, sino que también holláis con vuestros
pies lo que de vuestros pastos queda; y que
bebiendo las aguas claras, enturbiáis además
con vuestros pies las que quedan? 19Y mis
ovejas comen lo hollado de vuestros pies, y
beben lo que con vuestros pies habéis
enturbiado.
20Por
tanto, así les dice Jehová el Señor:
He aquí yo, yo juzgaré entre la oveja
engordada y la oveja flaca, 21por cuanto
empujasteis con el costado y con el
hombro, y acorneasteis con vuestros
cuernos a todas las débiles, hasta que las
echasteis y las dispersasteis. 22Yo salvaré
a mis ovejas, y nunca más serán para
rapiña; y juzgaré entre oveja y oveja.
23¿Cómo
puedes decir: No soy inmunda,
nunca anduve tras los baales? Mira tu
proceder en el valle, conoce lo que has
hecho, dromedaria ligera que tuerce su
camino, 24asna montés acostumbrada al
desierto, que en su ardor olfatea el viento.
De su lujuria, ¿quién la detendrá? Todos
los que la buscaren no se fatigarán,
porque en el tiempo de su celo la hallarán.
15Guardaos
de los falsos profetas, que
vienen a vosotros con vestidos de
ovejas, pero por dentro son lobos
rapaces. 16Por sus frutos los conoceréis.
¿Acaso se recogen uvas de los espinos,
o higos de los abrojos? 17Así, todo buen
árbol da buenos frutos, pero el árbol
malo da frutos malos.
12De
cierto te juntaré todo, oh Jacob;
recogeré ciertamente el resto de Israel; lo
reuniré como ovejas de Bosra, como
rebaño en medio de su aprisco; harán
estruendo por la multitud de hombres.
13Subirá el que abre caminos delante de
ellos; abrirán camino y pasarán la puerta,
y saldrán por ella; y su rey pasará delante
de ellos, y a la cabeza de ellos Jehová.
4¿Qué
hombre de vosotros, teniendo cien
ovejas, si pierde una de ellas, no deja las
noventa y nueve en el desierto, y va tras la que
se perdió, hasta encontrarla? 5Y cuando la
encuentra, la pone sobre sus hombros gozoso;
6y al llegar a casa, reúne a sus amigos y
vecinos, diciéndoles: Gozaos conmigo, porque
he encontrado mi oveja que se había perdido.
7Os digo que así habrá más gozo en el cielo por
un pecador que se arrepiente, que por noventa
y nueve justos que no necesitan de
arrepentimiento.
Descargar

Diapositiva 1 - Congregación Cristiana Rocafiel -