Por favor, enciende tus bocinas
“Soy la Virgen del Rosario.Continúen rezando el
rosario todos los días”… “No ofendan más a Dios
Nuestro Señor que ya está muy ofendido.”
Fátima. 13-Octubre-1917
La Virgen María viene del cielo y nos pide el Rosario. ¿Puedo
quedar indiferente a su pedido? El Rosario es una síntesis
maravillosa del evangelio y une, el recitar de las principales
oraciones del cristiano, con la meditación de los hechos más
importantes de la vida, pasión y gloria de Jesús y María. Es, a la vez,
oración vocal y contemplativa. Cuando lo reces, recuerda siempre lo
que dijo Jesús: “Donde hay dos o más reunidos en mi nombre, yo
estoy presente en medio de ellos”. ¡Qué maravilla! Jesús y María,
estarán con nosotros.
“Hijos míos: Deseo que hagáis una
verdadera corona de rosarios. El
Santo Rosario es el arma a la cual le
teme el enemigo; es también el
refugio de los que buscan alivio a sus
pesares y es la puerta para entrar en
mi corazón”
¿Cómo desea María que reces el Rosario?
“Sí, así se debe orar, sin prisa,
meditando. Es corto todo el tiempo
para glorificar a Dios, entonces,
alabadlo sin descanso”
¿Qué significa meditar los misterios?
Es llevar nuestro corazón, todo nuestro ser, al lugar del
misterio para contemplar lo que está sucediendo en él.
María no se cansa de escuchar una y otra vez que ruegue
por nosotros pecadores…
Tal vez pienses que al rezar el rosario estás repitiendo una
y otra vez lo mismo… ¿Y no se dicen siempre lo mismo los
que se quieren? ¿No será que no le encuentras sentido a tu
rosario, porque solo repites las oraciones, mientras tus
pensamientos están lejos de Dios?
María nos llama a todos a rezarlo. Y recuerda, que la familia
que reza unida, permanece unida.
Por eso, como nos pide María, rézalo diariamente, teniendo
en tus manos un rosario bendecido, desgranado sus cuentas
con verdadero fervor cristiano, volcando en él todos tus
dolores, necesidades y súplicas, rezando con el corazón.
Seguirás así el verdadero camino, camino de conversión que
le dará un nuevo y maravilloso y sentido a tu vida y donde
sentirás la misericordia de tu Padre del cielo, aliviando la
carga de tus cruces.
“Responded a mi pedido: Rezad el
Santo Rosario. ¡Sea esta una
amorosa respuesta a la madre!”
Hoy, la llama de mi corazón se aviva. Brilla
con más intensidad.
El Papa, el manso el bueno, deja que la
Santísima Trinidad obre en él para gloria de
Dios. Yo lo conduzco por el sendero
imborrable.
Dios derrama tanto amor en sus hijos,
yo espero que los hijos amen al padre,
que sigan las huellas del hijo y
glorifiquen al Espíritu Santo. Que tengan
puros sus corazones, que dejen que esta
Madre los purifique.
¡Bendito sea el Señor!
No tienen vino. Hagan todo lo que Él les
diga.
En estos tiempos de grandes confusiones,
y tan poca luz en las almas, mi purísima luz
será la que os guíe en medio de tanta
oscuridad.
Muchos son los que no admiten que la
Madre es la mediadora ante el hijo. Muchos se
resisten ir al hijo por medio de la madre.
¡Abandonáos a la madre de Cristo!, sed
humildes y seréis llevados hacia la luz.
¡Gloria a Dios!
Convertíos desde hoy, que vuestra
respuesta a este llamado sea un sí, dicho
desde lo más profundo de vuestro corazón.
Mi corazón lo espera.
Hijos míos, sed pequeños y confiados
como la madre y experimentaréis el gozo de
ser verdaderos hijos del Padre.
¡Amén, amén!
Hijos míos: Escuchad a Cristo Jesús el
anuncio en su promesa. Vestid de gala, no de
harapos. Si estáis con el Señor, ya estáis
vestidos como Él os pide.
Cumplid con mi hijo y me gloriaré en
vosotros. Nunca la oscuridad podrá opacar el
brillo de la luz, que con el tiempo se está
perfilando cada vez más y con mayor
intensidad.
¡Sea alabado Jesucristo por la eternidad!
Adorad el Cuerpo y la Sangre de mi
Hijo en el Santísimo Sacramento del
Altar. ¡maravilloso Misterio! que no
todos comprenden, maravilloso
Misterio de amor ofrecido diariamente
en la Santa Eucaristía. Debe el alma
acercarse a Cristo, debe el alma
unirse diariamente a Cristo, y nada
mejor, que por medio de la Santa
Comunión, Alimento del alma para la
vida.
¡Gloria a Dios!
Los textos anteriores y el audio, son
fragmentos extraídos de “El Rosario
Meditado”: Una realización de Julián
Ganzabal.
¿Quieres escuchar, para meditar, los
Misterios Gozosos, Luminosos,
Dolorosos y Gloriosos?
Ingresa a la siguiente dirección:
http://www.oracionesydevociones.info/06000000_rosari
o_mp3.htm
Descargar

MARÍA Y LOS MISTERIOS LUMINOSOS