Jesús sana al siervo del centurión
Con el Arte de Henry Martin
En Capernaum vivía un centurión – un
oficial del ejército romano, que comandaba
a un promedio de cien hombres.
El centurión tenía
un criado que
estaba muy
enfermo. Estaba
paralizado y con
mucho dolor.
Cuando Jesús entró a Capernaum, el centurión fue a
verlo y le dijo, - “Señor, mi siervo está enfermo en casa,
paralítico y con muchísimo dolor."
-“Yo iré y lo sanaré,” le dijo Jesús.
Pero el oficial le dijo: -“Señor, yo no soy digno
de que entres a mi casa. Solo da la orden y mi
criado sanará.”
-“Yo tengo oficiales que
me dan órdenes, y tengo
soldados a los que yo les
doy órdenes. Puedo
decirle a uno de ellos, ‘¡Ve!’ y él va. Y a otro, ‘¡Ven!’ y viene. Puedo
decirle a mi siervo – ‘¡Haz
esto!’ y lo hace.”
Cuando Jesús oyo esto, quedó maravillado y
dijo. -“Ni en todo Israel he encontrado a alguien
con tanta fe!”
Entonces Jesús le dijo al oficial, - “Ya puedes
irte a casa, ¡tu fe lo ha hecho posible!”
¡En ese mismo momento, su siervo fue sanado!
Se permite su libre uso solo para fines del ministerio.
No así para su publicación o distribución con fines de lucro.
.
Copyright © 2006 by Henry Martin & Sermons4Kids, Inc.
All Rights Reserved.
Descargar

No Slide Title