ECO
Cierto día un hijo y su padre estaban caminando por las montañas. De
repente el hijo cayó, se lastimó y gritó: ¡ay! para su sorpresa, oyó una voz
repitiendo en algún lugar de la montaña: ¡ay! Con curiosidad el niño gritó:
¿quién eres tú? Y de inmediato recibió la respuesta: ¿quién eres tú?
Enojado con la contestación respondió: ¡cobarde! le contesto la montaña:
¡cobarde! Miró a su padre y le preguntó: ¿qué sucede papa? el padre sonrió
y dijo: "hijo mío, presta atención… El padre miró a la montaña y gritó: ¡te
admiro! Y la montaña respondió: ¡te admiro! De nuevo el hombre grito:
¡eres un campeón! La voz contesto: ¡eres un campeón! El niño estaba
asombrado y no entendía…
Luego el padre explicó: "la gente lo llama eco, pero en realidad es la vida
misma"... Te devuelve todo lo que dices o haces. Nuestra vida es
simplemente reflejo de nuestras acciones. Si deseas más amor en el mundo,
crea más amor a tu alrededor. Si deseas más alegría y paz en tu familia,
ejercita alegría y paz con todos. Esta relación se aplica a todos los aspectos
de la vida familiar, profesional y social. La vida te devolverá exactamente
aquello que tú le has hecho. Tu vida no es una coincidencia, es un reflejo de
ti.
Descargar

Diapositiva 1