Guía de lectura
Luciérnagas
Joan Estruch
•
•
•
•
•
•
•
Biografía
Nace el 26.7. 1925 en Barcelona (Algunas referencias dan 1926)
Niña enfermiza, solitaria, tartamuda, relegada por su madre, pero querida por su
padre.
En julio de 1936 tenía 11 años. Su padre, catalán, propietario de una fábrica de
paraguas. Colectivizaron la fábrica y pasó de ser el amo a un empleado más. En su
casa escondieron a un fraile y a una monja.
Enfermedades y estancias en Mansilla (“Artámila”), pueblo riojano de su familia
materna.
Escritora precoz: a los 17 años escribe Pequeño teatro.
1947. Finalista Premio Nadal con Los Abel.
1952 . Se casa con Ramón Eugenio de Goicoechea, “El Malo”, bohemio escritor
falangista que aparece como “Iturriaga” en Nada. “Malísima persona, siempre vivió de los demás”
(A.M. Matute); “Personaje atrabiliario, desconcertante, con una lunática inclinación a literaturizar la vida...siempre oscilando
entre las majaderías librescas y un malditismo de andar por casa” (J.M. Caballero Bonald); “Tenía algo de espectro de
ultratumba y practicaba el tremendismo postromántico en la vida pintoresca y terrible... Prácticamente se suicidaba cada
noche y nadie comprendía cómo nunca se nos moría en serio” (C. González Ruano)
•
•
•
•
•
1954. Nace su hijo Juan Pablo. Gana el Planeta con Pequeño teatro
1963. Separación de Goicoechea. Pierde la custodia de su hijo. Julio Brocard,
segundo marido (+ 1990)
Años de depresión, sin apenas escribir ni publicar
1996. Entra en la RAE
2010. Premio Cervantes
Temas y estilo de Ana Mª Matute
• Escritora del grupo realista de los 50, pero siempre en un
lugar aparte
• La Guerra Civil, el cainismo: Los Abel (1948), Los hijos
muertos (1958)
• La infancia: Primera memoria (1959)
• La incomunicación, la soledad: Paraíso inhabitado (2008)
• El mundo hostil, cruel: Los niños tontos (1956)
• La huida de la vida cotidiana a través de la imaginación y la
fantasía: Olvidado rey Gudú (1996)
• Estilo: realismo poético, prosa lírica (metáforas, símiles,
animalizaciones, sinestesias...), descripciones de ambientes
y atmósferas
Luciérnagas: una historia accidentada
•
•
•
•
•
1949. Empieza a escribirla en Barcelona, la termina en Madrid en 1953
12.10.1953. La novela queda entre las nueve finalistas del Premio Planeta
20.10.1953. Goicoechea presenta a censura la novela, que Planeta quería publicar
30.11.1953. La censura suspende la publicación de la novela
1954. “Luciérnagas se va a publicar próximamente en Buenos Aires” (A.M. Matute, La
Vanguardia, 14.10.1954); “Luciérnagas se edita fuera de España” (J.R. Masoliver, La
Vanguardia, 12.12.1954)
• 1955. Edición de En esta tierra, versión modificada de Luciérnagas.
• 1993. Nueva edición de Luciérnagas. “No es que haya vuelto a escribir la novela...Chocó
hasta tres veces con la censura...Decidí volver a publicarla, pero recuperando el manuscrito
original” (A.M.Matute,1993)
“Aquellos censores me prohibieron un libro entero, Luciérnagas, que escribí a los veintidós años.
Cuando Juan Pablo tenía nueve meses se puso enfermo. Nos habían cortado la luz por falta
de pago y yo necesitaba dinero como fuera, así que dije: que cambien lo que quieran, la vida
de mi hijo es más importante. Acepté los cambios y Editorial Éxito publicó el libro con el
título de En esta tierra. No quise que se llamara Luciérnagas porque no era la misma novela
que había escrito. Fue un libro que publiqué por pura necesidad. Mil años después, en el 93,
pude publicar el original, con su título de entonces.” (Ronda del Gijón)
Informe de la censura
Informe sobre la novela Luciérnagas de Ana María Matute. In ABELLAN, Manuel, Censura y creación
literaria en España (1939-1976). Barcelone, Península, 1980, pp. 79-80.
Tres versiones de la novela:
Luciérnagas (1953), En esta tierra (1955) y Luciérnagas (1993)
•
•
•
•
•
Primera: Escrita, aunque sin entusiasmo político, desde la óptica de los vencedores en la
Guerra Civil, con claras críticas hacia los republicanos. Sin embargo, la tibieza con que se
enfocan los temas religiosos y morales provocó su prohibición por la censura.
Segunda: La principal modificación afecta al final de la novela, que acentúa su posición profranquista. “La ciudad roja se revolvía en su último estertor (…) Franco avanzaba... El clima miedoso,
por un lado, y lleno de esperanzas por el otro…” (p.266). Cristián ahora muere durante la
ocupación de Barcelona en 1939: un francotirador republicano le dispara cuando él sale a
recibir con entusiasmo a las tropas franquistas. La censura autorizó esta versión.
Tercera: El final es nuevamente modificado, esta vez para suprimir fragmentos profranquistas, a costa de provocar ambigüedad.
Aparte del final, el resto de la novela no ha sufrido muchas variaciones significativas en las
tres versiones (una huelga obrera (1993,p.155) desaparece en 1955, p. 188).
En conclusión, la tercera versión no es la recuperación de la primera, sino una revisión de la
segunda, para adaptarla al contexto político democrático . Cada una de las tres versiones
responde a tres momentos distintos de la historia del país y de la evolución ideológica de la
autora.
Tres versiones del final de la novela
“…apareció la mole blanca y cuadrada del hotel Florida” (p. 303)
“…resonaban disparos en la estribación de la ladera y en los altos de San Pedro
Mártir” (p. 307)
Luciérnagas (1953): Cristián y Sol viven con entusiasmo la conquista de Barcelona. Se casan, tienen un hijo. Él
estudia Medicina mientras trabaja de practicante. Pasan apuros económicos. Cristián se endeuda con un
prestamista usurero, al que mata. Es condenado y, para reducir condena, trabaja en la construcción de una
a
carretera en la aldea de Santa Bárbara. En el verano de 1945 Chano llega al penal, condenado por atraco, y se
reencuentra con Cristián. Cristián recibe las visitas de Sol y del hijo de ambos, mientras aguarda, con
esperanza, a cumplir los cinco años de cárcel que le quedan.
En esta tierra (1955): En la chabola de Vallcarca, Cristián y Sol aguardan con impaciencia a los nacionales: “¡No
tardarán! ¡Lo sé!... Tendremos paciencia. / Oyeron de pronto el ruido de unos aviones cercanos. Cristián levantó
ansiosamente la cabeza y sonrió. “Al fin –decía- Al fin…” (…) Sonaban en la parte alta disparos de “pacos”,
detonaciones que tenían algo dañino y falso en la luz de la mañana. “Deben estar resistiendo por ahí, todavía”
(…) En aquel momento alumbraron la curva de la carretera. Una columna de tanques e infantería descendía
hacia la ciudad. Al verlos, Cristián soltó el brazo de Sol y se lanzó vertiente abajo, hacia ellos, con un grito (…) A
su espalda, entre el follaje, se alzaba un hotelito rosado, de ventanas herméticas, con los maderos podridos. La
bala fue también un grito bronco junto a ella. Un grito contrario, derrotado, último. Réplica desesperada de la
muerte que acaba a la vida que empieza. / El cuerpo de Cristián se paró en seco, sacudido” (pp. 300-303).
“...los amantes se buscan y cuando Cristián corre hacia ella una bala lo derriba ante los tanques de los vencedores”
(Gonzalo Sobejano)
Luciérnagas (1993): “Una columna de tanques e infantería descendía hacia la ciudad. Se oyó silbar una bala, y el
cuerpo de Cristián cayó vertiente abajo, con un grito. (…) A su espalda, entre el follaje, se alzaba un hotelito
rosado, de ventanas herméticas , con los maderos rotos. La bala fue también un grito bronco en ella. / El cuerpo
de Cristián se paró en seco, sacudido. Luego se dobló y cayó rodando, venciendo matas, hacia el retumbar de los
tanques” (p. 308).
Las familias de los protagonistas: semejanzas y diferencias
•
Las principales semejanzas son: la desorientación existencial y la orfandad, por pertenecer a familias
desestructuradas (Cristián) o por la muerte del padre (Sol)
•
La principal diferencia es la distinta posición social, que les separa y enfrenta en la Guerra Civil
LOS RODA: clase media-alta, arruinada por la revolución
•
Sol: sensible, tímida, soñadora
•
Elena: madre distante.
•
Padre: empresario
•
Eduardo: hermano
•
María: criada
•
Clotilde: joven comunista, alojada en la casa. Representa la mujer emancipada republicana.
LOS BORRERO-BARRAL: clase media-baja desestructurada, al borde de la marginación
Padre: anciano profesor de latín
Madre: abandonó a su familia para ir a vivir con otro hombre
Pablo (mayor): revolucionario idealista, anarquista
Cristián (mediano):
Daniel, el Bizco (menor): tuberculoso, desprotegido
Chano: golfillo, amigo de Eduardo y de Daniel
Carácter de Sol y Cristián: su evolución ideológica y su condición trágica
•
•
•
•
•
•
Con excepción de Sol, los personajes están bastante desdibujados psicológicamente.
Sol: adolescente tímida, solitaria, con una rebeldía soterrada frente al mundo burgués en el
que vive. Evoluciona al acercarse al mundo de Cristián, pero sin ninguna simpatía por las
ideas revolucionarias.
Cristián: joven estudioso y responsable, intenta frenar la destrucción de su familia. Es el
menos revolucionario. No comparte la ideología de su hermano Pablo. Es perseguido y
encarcelado por los republicanos, acaba adhiriéndose al franquismo.
Su amor no es apasionado o romántico. Cristián inicialmente rechaza a Sol por su distinta
procedencia social. Desemboca en un amor basado en el apoyo mutuo frente a un mundo
hostil.
La pareja tiene algo de adánica, de símbolo de reconciliación de una sociedad que se ha
autodestruido y que hay que refundar desde la base: “Todo, todo hay que inventarlo de
nuevo” (p. 248); “Seremos libres, nuestros hijos serán mejores” (p. 306).
Esta opción, que en la primera versión (1953) se simbolizaba en el hijo de ambos y la
redención de las culpas de Cristián, en las dos versiones siguientes (1955 y 1993) es
sustituida por la trágica muerte de Cristián. “Cristián tenía que morir” (A.M. Matute, Prólogo
E. Tusquets, p. 7)
Contexto histórico de la novela
El tremendista reflejo de la Guerra Civil
Cartel en el despacho de Ramón Boloix (p. 122)
Ambientación histórica: refleja la realidad, pero no los grandes acontecimientos de la
Guerra Civil, sino solo los detalles de la vida cotidiana, vistos desde la órbita de la población civil: hambre,
bombardeos...
Cronología precisa:
2.10.1927: Sol ingresa en el internado a los 7 años.
15.6.1936: Sol sale del internado a los 16 años.
15.11.1938: Cristián y Sol ocupan la torre de Sarriá. Final de la batalla del Ebro. (p.245)
23.1.1939: Sol sale en libertad de una checa. Comienza la huida de republicanos.
Más que de manera tremendista (violenta, cruda) la guerra se describe con un realismo subjetivo, no fotográfico,
con un estilo lírico: “Las paredes parecían contagiadas de miedo y los objetos, hasta los más fríos e
inanimados, cobraban una vibratilidad humana.“ (p. 169).
“Grandes lenguas lívidas, casi blancas, lamieron las ventanas. Los cristales saltaron hechos pedazos…” (p. 175).
Algunas referencias al contexto
Plaza Cataluña. Monumento al soldado del pueblo. Error: “monumento al soldado desconocido, en
cartón piedra… Ahora era algo infinitamente triste” (p. 272)
Comisaría de Orden Público (Error: Comissariat d’Ordre Públic (p. 37)
Cloti va al hotel Colón, sede de JSU-PSUC (p. 55)
Cloti defiende “el amor libre” (p. 55): inexacto, era la CNT-FAI
comisario político: oficial encargado de mantener la moral de la tropa y vigilar la
fidelidad política de los militares profesionales (p. 97)
Monumento al doctor Robert en plaza Universidad (ahora en plaza Tetuán) (p. 104)
Huelga promovida por la “Federación” (p. 195): FAI (Federación Anarquista Ibérica) Escena censurada.
SIM: Servicio de Investigación Militar, organismo republicano de espionaje y contraespionaje (p.265)
“Se han llevado los niños a Rusia” (p. 282): Evacuaciones de niños republicanos a la Unión Soviética.
“cárceles más o menos clandestinas” (p. 291): checas (1ª y 2ª versión), cárceles no oficiales, dirigidas por
alguno de los partidos republicanos, en las que se torturaba y ejecutaba a enemigos políticos. Alusión a
la checa de “Casa Nestlé” en Via Laietana, 41 (p. 291).
“…tren en la zanja de la calle Aragón” (p. 292): estación no soterrada aún.
emboscado: desertor escondido (p. 299).
quintacolumnista: resistente franquista en la zona republicana (p. 299).
El escenario urbano
•
•
•
•
A.M. Matute: “La ciudad es otro personaje. Esa Barcelona hundida, machacada y hambrienta, esa ciudad
de color de aluminio mojado un poco fosforescente. Esa ciudad de cielos grises, de gente que hacía cola
para comprar el pan, de tu hermano que te llamaba para mostrarte unos cuerpos tirados en un solar. Eran
muertos, claro... Y eso viniendo de un mundo que no era el nuestro, de una educación burguesa.
Aprendimos mucho durante la guerra, demasiado” (El País, 27.10.1993)
Barcelona revolucionaria: “La ciudad era ahora una ciudad distinta. Por las calles, antes limpias, se
amontonaba la basura. Las gentes iban mal vestidas (…) Los bares, los teatros, los restaurantes, tampoco
eran los mismos. Turbas de gentes desharrapadas los invadían, sentándose con los pies sobre la mesa,
escupiendo al suelo.” (p. 81) “Aquellos hombres … se emborrachan… requisaban los víveres de las
tiendas…desvalijaban las viviendas” (p.83)
Barcelona derrotada: “La ciudad (roja, 1953) se revolvía como en un último estertor” (p. 273); “la ciudad
de los huidos, despojada y patética, dolorida y llena de esperanza” en la ocupación franquista. Al final de
la novela Cristián y Sol van a comenzar su nueva vida en esa Barcelona que “les aguardaba. Bajaban a la
ciudad donde nacieron, como si la vieran por primera vez. Era el 26 de enero de 1939” (p. 307)
El contexto lingüístico es únicamente castellano. Solo aparece un catalanohablante, el campesino de una
masía (p. 302).Hay algunos catalanismos: “mosaicos” (baldosas), p. 164; “torre” (chalé, hotelito), p. 244;
“haremos (encenderemos) un gran fuego”, p.246;
Sentido del término “luciérnagas” aplicado a
los protagonistas
•
•
•
•
“[Las luciérnagas son] unos pobres seres, medio gusanos, medio mariposas, que
van dando tumbos, con la cabeza encendida” (1953, p. 380)
“Dos animales anónimos, sin méritos ni heroicidad alguna, dos criaturas, esa que
ella vio en el campo al borde de los caminos.... Luciérnagas, barcos errantes en la
noche” (1993, p. 247)
“...criaturas errantes, dando tumbos, chocando contra los muros, la cabeza
encendida y murmuró: luciérnagas” (1993, p. 256)
“No era sino un débil embrión incompleto, dando tumbos en el vacío. Cayendo,
cayendo siempre sin chocar, siquiera, sin estrellarse, en un final. Cayendo en el
vértigo, tras una parpadeante esperanza. Luciérnagas —recordaba—, pobres
luciérnagas.” (1993, p. 273)
Posición ideológica y moral de la autora
•
•
•
•
•
•
A.M. Matute: “Los protagonistas son varios adolescentes que no saben por qué se están matando sus
hermanos mayores y que no comprenden por qué tienen ellos que recibir las consecuencias. No es una
novela política, sino que es humana (El País, 27.10.2012)
A Eduardo “no le importaban los motivos de la revolución, ni se sentía solidarizado, ideológicamente, con
aquellos hombres” (p. 83). “Las revoluciones no se hacen por nada. No sé yo en esta quién tiene razón, ni
me importa tampoco. Pero ya he dejado de sentirme su víctima. Prefiero considerarme una de sus
consecuencias (p. 110)
Cristián y Sol: “No tenemos ningún carnet, no pertenecemos a ningún partido ni sindicato (…) No
dispararé un solo tiro. No conozco “míos” ni “tuyos” (p. 266).
Más que política, la confrontación es social: la clase burguesa contra la clase popular, los poseedores
contra los desposeídos: Las niñas pobres eran “otro mundo, otra raza” (p. 21) “No podemos ser amigos
(…) Mi mundo no tiene nada que ver con el tuyo” (p. 210).
Cristián y Sol, gracias al amor, superan esa barrera. Pero en la segunda y tercera versión del final de la
novela el pesimismo, de influencia existencialista, impone un final trágico. El embarazo de Sol (“Dentro de
ella, otro corazón, otros sueños (…) algo que sentía en su ser, misterioso y amado” (p. 307) no abre
perspectivas esperanzadoras: “…en aquel hombre, que caía, rodando hacia la carretera, Sol sintió su
propia vida, destruida” (p.308)
Aunque no hay tesis política, la novela está escrita desde el bando franquista. Los “malos” son
republicanos (Boloix, Pablo) que reciben su castigo. Pablo se arrepiente: “Me equivoqué. Nunca tuve
razón” (p. 233). No hay ningún republicano positivo. Y la ocupación de Barcelona es presentada como una
liberación.
Bibliografía específica
Marisa Sotelo, “Espacio urbano y Guerra Civil en Luciérnagas, de
Ana María Matute”, Anales, 24, 2012, pp. 319-336.
Guía de lectura de “Luciérnagas”, Planetalector
Descargar

Guía de lectura Luciérnagas