Esta presentación puede ser utilizada para fines educativos y orientación.
La misma es solo para su recreación, en mi interés de llevar un mensaje de paz,
amor, alegría y orientación a través de la música y los fotomontajes que creo.
NO debe utilizarse comercialmente,
así como tampoco debería ser alterado o modificado. Gracias, Sylvette
DISCLAIMER:
Copyright © 2008 Sylvette Rivera
www.sylvetterivera.com
In accordance with Title 17 U.S.C.
Section 107, any copyrighted work
in this message
is distributed under fair use
without profit or payment for nonprofit research
and educational or criticism
purposes only.
http://www.law.cornell.edu/uscode/
17/107.shtml
**Se preparan presentaciones personales en powerpoint.
También en DVD Slide Show para ver en TV.
Para información favor escribirme a mi correo electrónico.
[email protected]
[email protected]
Mas información en este enlace:
http://www.salonhogar.com/ciencias/animales/coqui/espanol/espe.htm
Presiona para comenzar
Canción "El Coquí " José I. Quintón
Música - Luciano Quiñonez
El coquí representa tal fascinación
para el pueblo puertorriqueño,
que ha provocado el surgimiento de
abundantes leyendas sobre su origen.
A continuación, algunas de ellas.
Una de ellas cuenta que un día durante la
creación del universo, Dios se encontraba
cansado y antes de terminar su trabajo reposó
en medio del Mar Caribe formando así a
Puerto Rico como almohada.
Fue el coquí el que despertó
al Creador para que continuara su
obra y pudiese finalizar su tarea.
Cuenta la leyenda que
agradecido el Creador,
le dejó vivir feliz en sus
costas para siempre.
Otra popular versión del origen del coquí habla
de una pequeña isla a la que una mañana
Dios colocaba en medio de un inmenso mar.
La llenó de distintos árboles para
que la resguardaran del sol,
le besó la frente y continuó
sus quehaceres celestiales.
Al caer la noche, la isla se sintió muy sola en medio
de los gigantescos árboles y el imponente mar.
Le pidió entonces a su Padre que le enviara
a alguien que le acompañase en las noches.
Dios decidió que la isla necesitaba una voz amiga
así pequeñita como ella que le hiciese compañía.
Cuentan que en ese momento el Todopoderoso
mezcló unos ingredientes muy especiales.
Mezclo polen de estrellas y el sonido de la lluvia,
y los introdujo en la garganta de una diminuta
criaturita bautizándola con el nombre coquí,
y asignándola como la compañera fiel de la isla
al pedirle que todas las noches llenara
su soledad con su canto.
El animalito saltó de sus manos y desde entonces,
cuenta la tradición, el coquí canta a la isla
noche tras noche para que consiga dormir.
Desde siempre, los puertorriqueños atesoran a estas
pequeñas criaturas, dedicándoles una
infinidad de poemas, historias y canciones.
Esta última versión es generalmente aceptada como auténtica,
sobre todo porque concuerda con el hecho de que los coquíes
armonizan con su canto del anochecer al amanecer, con serenatas
a los isleños hasta ayudarles a conciliar el sueño.
Dentro de las creencias que le envuelven,
se encuentra la que dice que el coquí sólo
canta en Puerto Rico, y que si es llevado fuera
de su isla muere de tristeza.
A esto se le atribuye el hecho de que a pesar
de tener varios parientes alrededor de América Latina,
la única especie que canta es la
original de la tierra borinqueña.
La aparente imposibilidad de lograr que cante
y sobreviva fuera de Puerto Rico ha contribuido
a la famosa frase que sus compatriotas utilizan
para expresar su nacionalidad al decir:
Por otro lado, gran parte del arte y
artesanía de la isla muestra la presencia
y el gran cariño que su gente le otorga
a su querido coquí.
Más allá de la leyenda, el coquí sirve como
un símbolo sentimental para un pueblo
orgulloso de sus raíces, su cultura,
y su riqueza natural.
Descargar

Diapositiva 1 - www.sylvetterivera.com