Una dulce
y valiente
abuelina,
va a un
juicio a
declarar…
Durante el juicio...
¿Qué edad tiene?
Tengo 81 años,
señor juez.
¿Podría decirme, con
sus propias palabras
que fue lo que sucedió?
Yo estaba, sentada en
la mecedora en el
porche de mi casa en
una agradable noche de
primavera, cuando un
joven se acercó y se
sentó junto a mi.
¿Usted lo conocía?
No, pero el se
mostró
bastante
amigable.
¿Que sucedió después
de que él se sentó?
Empezó a acariciar
mis piernas.
¿Usted lo detuvo?
No, yo no lo
detuve.
¿Por que?
Me sentía muy
bien. Nadie me
había hecho
eso desde que
mi esposo murió
hace 30 años.
¿Que sucedió después?
Él comenzó a
acariciarme
los pechos...
¿Usted lo
detuvo
entonces?
No, señor juez,
yo no lo detuve.
¿Porqué no lo
detuvo?
Bueno, mire usted, sus
caricias me hicieron
sentir viva y excitada.
No me había sentido así
en muchos años.
¿Que sucedió
después?
Bueno yo me estaba
sintiendo tan excitada
que simplemente le dije:
hazme tuya jovencito,
tómame, hazme el amor…
Entonces, ¿él la tomó?,
¿le hizo el amor?
No.
Él solo gritó:
"¡Feliz Día
de los
Inocentes!"
¡¡¡Y fue allí
cuando le
disparé al hijo
de puta!!!
Descargar

La abuelina