ÍNDICE
NOTA DEL AUTOR DE LA PRESENTACIÓN
LA NAVEGACIÓN POR ESTE LIBRO, SE HACE DE DOS MANERAS:
Una: Pulsando las flechas de los vértices inferiores.
Retroceder pagina.
Pasar pagina.
Dos: Pulsando el botón. ÍNDICE
Desde la diapositiva índice, podemos ir a cualquier pagina
pulsando el enlace que nos interese.
CERRAR PRESENTACIÓN
Desde PC.
Ir a índice y pulsar. SALIR
También podemos cerrar desde cualquier diapositiva,
pulsando la tecla escape. Esc
Desde Explorador de Internet
Si la presentación se nos abre en otra ventana, pulsar en cerrar,
si la presentación se abre en la misma ventana, pulsar en pagina atrás,
volvemos a la pagina desde la que abrimos la presentación.
ÍNDICE
1
2
Tomo II
POESÍAS
AMOR MÍSTICO
Por
Emma-Margarita R. A.-Valdés
ÍNDICE
3
4
CURRICULUM VITAE
DE
EMMA-MARGARITA
R. A.-VALDÉS
Lugar de nacimiento y estudios:
Nació en Luarca (Asturias), España. Con tres años de edad fue admitida en el colegio de primera enseñanza porque
ya sabía leer y escribir. Desde muy pequeña asistió a manifestaciones artísticas: conciertos, exposiciones de obras de
arte, conferencias, etc.
Tras el examen de ingreso, en Oviedo, a los nueve años, estudió en el Instituto
"Eusebio da Guarda", en La Coruña, el bachillerato de los siete cursos, obteniendo
Matrícula de Honor en todas las asignaturas y un premio literario por un ensayo
sobre la obra de Cervantes.
Por enseñanza libre, en La Coruña, terminó Peritaje Mercantil, hizo los cinco cursos
en tres convocatorias, con sobresalientes y notables. Se matriculó en Bilbao para
obtener los títulos del Profesorado e Intendencia Mercantil, haciendo en tres años los
cinco de la carrera superior y las correspondientes tesis, igualmente con destacadas
calificaciones.
Particularmente estudió música, pintura, literatura, latín, griego, alemán, inglés y
francés.
Finalizada la carrera, se especializó en Economía Financiera y Contabilidad, para acceder a esta Cátedra, a la
vez se preparaba para la Cátedra de Alemán y para un cargo en la Administración. En este tiempo vivió en
Madrid. No pudo opositar a la Cátedra de Alemán porque se exigía permanecer dos años en Alemania. Se
presentó a los otros dos puestos y ganó la plaza en ambos. Eligió la Cátedra por ser la enseñanza su vocación. En
esta Oposición obtuvo el número dos, de diez plazas, a las que concursaron 758 opositores.
ÍNDICE
►►►
5
6
Actividad profesional:
Al terminar el bachillerato, presentó su curriculum para ejercer como Profesor Ayudante en el Instituto de
Enseñanza Media y en la Escuela de Comercio de La Coruña, la consideraron idónea en ambos Centros e impartió
las asignaturas de Matemáticas, Inglés y Dibujo; después, de Contabilidad, en la Escuela de Altos Estudios
Mercantiles de Madrid.
Tras la oposición a Cátedras, desempeñó su labor docente en Cádiz, Ciudad Real, Málaga y en la Universidad de
Valladolid, impartiendo clases en Burgos. En la Universidad de Valladolid fue elegida Directora del Departamento
de Economía Financiera y Contabilidad. Al crearse la Universidad de Burgos la nombraron Directora de la Unidad
Predepartamental de Economía Financiera.
Actividad literaria:
A la edad de ocho años escribió una novela romántica, que fue elogiada por un inspector de
enseñanza. En el Instituto obtuvo un premio, el día del libro, con un ensayo sobre el estilo de
Miguel de Cervantes. Hasta el año 1994, su obra poética permaneció oculta. Salió a la luz en una
tertulia organizada por la Fundación Fernando Rielo. Fue invitada a un recital que organizó esta
fundación y en él dio a conocer algunos de sus poemas. A partir de ese momento accedió al mundo
literario y sus poesías tuvieron eco en revistas, libros, folletos, televisión, radio, en un audio-libro
de la Cadena COPE, "Poemas Eucarísticos y Marianos", editorial EDIBESA, etc.
Su primer libro, "Maternidad..., es poesía", prologado por Antonio Gala, fue bien calificado por literatos y críticos.
La Biblioteca de Autores Cristianos (BAC) editó su libro "Versos de amor y gloria". Participa, con destacados
escritores, en los volúmenes extraordinarios de la BAC: "Felicidades, Jesucristo", "Bienaventurada", "Sobre el
aprecio de la vida", y "Hablemos de la amistad". La Obra Social y Cultural Cajasur ha publicado su ensayo poético
"Algarabía". Su libro "Antes que la luz de la alborada, tú, María" recibió una buena acogida por su documentado
contenido y por sus poemas místico-religiosos. Tiene nuevos trabajos en preparación. Intervino en ediciones de
homenaje a pintores y literatos. Ha sido entrevistada en programas de radio y televisión. Sus poesías se publican en
varias revistas y se retransmiten en emisoras de radio. Está incluida en la "Antología de poetas valdesanos". Figuran
sus poesías en el "Misal de la Asamblea Dominical", editorial San Pablo, en la publicación mensual "Magníficat", y
en otras publicaciones. Sus obras aparecen en muchos sitios de Internet y en diversos libros. Dirige la sección de
poesía en la revista Arvo, y colabora en numerosas páginas. En las especializadas en poesía figura entre los poetas
contemporáneos.
ÍNDICE
7
8
la técnica y de los símbolos entretejidos en todo el texto
para aportar una unidad básica a las ideas. El sistema de
signos debe proyectar una primera interpretación de
modo inmediato, real o intuitiva, aunque contenga otras
lecturas emocionales no coincidentes, dando lugar a
varias respuestas en función de los códigos utilizados,
pero existiendo siempre facilidad para la comprensión.
La manifestación externa formal del poema debe
adaptarse a su contenido, las ideas exigen su cuerpo
poético, que brota íntimamente unido a ellas. El metro del
verso produce una expectación anímica sugerida por la
figura del poema. Es la expresión material del
pensamiento, con un fondo que estimula los ritmos
vitales del hombre a través de: una inflexión melódica
interna, de la que fluye la fuerza; una melodía externa
producida por la métrica y, en su caso, por la rima, y una
cadencia en los acentos, cortes y pausas. El sistema de
símbolos tiene como fin entrelazar y dar profundidad al
contenido; en esta obra son, entre otros, el árbol, el
agua, la luz y el paso del tiempo, que esclarecen la idea
de la maternidad material y espiritual. El fin que persigo
es ofrecer una poesía que se integre en el ser humano:
en su memoria, por el metro y la rima; en su inteligencia,
por las informaciones transmitidas, y en su corazón, por
el ritmo, la fuerza que estimula y estremece.
Pongo como ejemplo dos poemas y muestro algunas de
sus interpretaciones en:
INTRODUCCIÓN
En mi obra he intentado recorrer y transcribir la
vivencia íntima de un ser humano, el proceso
conceptual y afectivo que origina el encuentro con el
diario acontecer y con una dimensión espiritual que
excede la inteligencia, que traspasa los límites de la
experiencia posible.
Deseo acceder al lector, por eso persigo la comunicación, el placer estético y la emoción, mediante una
poesía que denomino "multidimensional", popular e
intelectual, fruto de investigación, que ofrece diversos
niveles de interpretación por el análisis de las palabras,
de las letras y sus sonidos, de los tonos, del cromatismo, de la composición conjunta, de las imágenes, de
¡VÍSTELE, SEÑOR, PARA LAS BODAS!
Tomo I de “Poesía Mistica”
“ALIANZA DEL SILENCIO”
Tomo III de “Poesía Mistica”
ÍNDICE
9
10
ME CORONAS REY DE LA MATERIA
Tú revistes de música a los pájaros,
alimentas con pétalos la piedra,
introduces tu espíritu en mi barro
y me coronas rey de la materia.
Soy lo que Tú me has dado, nada es mío,
y me reclamarás al fin los réditos.
Soy lo que con tus dones he crecido
y el ofrecerme a Ti será mi mérito.
Deseo que mi vida te prolongue,
que Tú habites mi cuerpo en esta tierra,
que en mi voz tu palabra inflame y logre
encender nueva luz en las tinieblas.
Y cuando me recibas en tu reino
me mires a los ojos y sonrías,
compruebes que ya es bueno tu universo
porque tu voluntad está cumplida.
ÍNDICE
11
12
DAME TU LUZ, SEÑOR
Por tu amor, quiero amarte más que a nada en el mundo,
consagrar a tu fin mi tiempo, mi existencia,
convertir mi arenal en terreno fecundo,
ser capaz de morir por mi creencia.
Mas soy un desterrado, un triste vagabundo,
que ha perdido su casa, que ha olvidado su herencia.
¡Ayúdame a encontrarte en mi interior profundo!,
¡dame tu luz!, ¡que viva en tu presencia!.
ÍNDICE
13
14
PADRE 1/2
Padre del cielo, creador mío,
me acerco a hablarte como hija tuya,
sé que me quieres, que estás conmigo,
aunque yo a veces me olvide y sufra.
En esta noche larga, sintiendo
en soledad mi gran dolor,
quiero decirte que sólo espero
tu cercanía, tu compasión.
Esta esperanza trae a mi mente
una razón para vivir,
purificada llegaré a verte,
cerca de Ti seré feliz.
Sin el aliento de tu palabra,
sin el ejemplo que dio Jesús,
en esta noche triste y amarga
¡cuánta agonía con esta Cruz!
ÍNDICE
►►►
15
PADRE 2/2
16
Vivo en tu Espíritu, Padre del cielo,
Tú me acompañas en mi dolor,
rendida a Ti vendrá tu Reino,
¡es indulgente tu corazón!
Tú dulcificas mi sufrimiento,
me dices "hija, confía en mí".
Y yo te amo. Y yo te creo.
Y encuentro, Padre, la paz al fin.
Tras la Pasión llega la Gloria;
tras negra noche, la amanecida;
lucirá el Sol sobre este Gólgota,
pero hoy me hiela su lejanía.
Y Tú me dices "confía en mí,
con el que sufre está mi amor,
por eso late cerca de ti,
en esta noche, mi corazón".
Padre del cielo, creador mío,
como a hija tuya concederás
que mi penar, que mi delirio,
tu amor lo cambie en dicha, en paz.
ÍNDICE
17
18
RED DE AMOR
Péscame con red de amor, pescador,
sácame del mar de lágrimas,
ponme en la canasta de tu corazón.
Que traigan los ángeles tu blanco fulgor
para iluminar las olas
con brillantes perlas de paz e ilusión.
Extiende tu mano, mi buen pescador,
líbrame de las mareas
del mundo y la carne, de la tentación.
Repuebla las aguas con celo y valor.
Llévame a la playa ardiente
de tu sacrificio, de tu redención.
Péscame con red de amor, pescador,
y cuando al final elijas,
siéntate en la arena al sol del perdón.
ÍNDICE
19
POR EL AZUL SE LLEGA A GALILEA
Por el azul del mar, sobre tu barca,
se llega a Galilea, a tu palabra,
al templo del bautismo,
al reino celestial, a tu morada.
Sobre la sequedad de las estepas
como un fresco rocío, tu palabra;
en el lago de lágrimas cautivas,
tu palabra;
en la humedad ardiente del desierto,
tu palabra;
como un nuevo diluvio redentor,
tu palabra.
Por el azul del cielo, por el agua,
se llega a Galilea, a tu palabra,
al templo de tu luz,
al cálido fulgor de tu llamada.
Sobre la oscuridad de las mareas
como la espuma blanca, tu palabra;
en la penumbra roja de la sangre,
tu palabra;
en la orfandad del sol de medianoche,
tu palabra;
como un rayo inflamado en la verdad,
tu palabra.
Gime el hombre preguntas ancestrales,
soliloquios sonámbulos de lunas,
vértigos de azoteas minerales,
ventisqueros helados por la duda,
holocaustos de antorchas infernales.
Desde el frío marjal de su destierro
cruza el aire una voz:
"¿Qué hay entre tú y nosotros, Nazareno?.
Tú eres el Santo Dios.
¿Has venido a perdernos?".
Con tu sagrado fuego de volcanes
abrasas en amor las alboradas,
desencadenas viejos huracanes,
agitas las raíces de las almas
y arrojas, de esta voz, los alacranes.
Por el azul tañido de campanas
se llega a Galilea, a tu palabra,
al templo de tu voz,
al concierto final de blancas alas.
¡Sobre el poder mortal de la traición
triunfa la majestad de tu palabra!
ÍNDICE
20
21
Hoy tengo el alma seca, está marchita,
ansiosa de perdón.
Tú que eres manantial de la alegría
apaga mi dolor.
Si me dices :"¡Levántate!",
aunque sea en mi sábado final,
inundaré la tierra de mis valles
con las aguas benditas de tu mar.
ES SÁBADO, SEÑOR
Sube, Señor, a mi Jerusalén,
atraviesa mi oriente,
recoge la cosecha de mi fe
y amasa con mi harina pan de preces.
Pero ha llegado en sábado tu amor,
el tiempo está cumplido,
mi primavera al Sol
se ha agostado sin tu agua en mi camino.
Es sábado, Señor, y en este día
cimientos consagrados se estremecen
con la fuerza esencial de tu carisma.
Porque eres rey de reyes
piden tu sacrificio.
Tú ofreces celestial misericordia
del Padre, que por Ti, su amado Hijo,
nos redime y nos da su amor, su gloria.
¡Arranca las espigas!
¡Trilla!, ¡aventa los granos en tus eras!
Riega con agua viva
la tierra que a tus vides alimenta.
Y será Santo el Sábado,
revelará a las piedras el misterio.
Se abrirán los Sagrarios.
¡Tú serás pan y vino de tu pueblo!
ÍNDICE
22
23
24
ESPÍRITU INMORTAL
Soy feliz redimido de la cárcel del mundo,
no me encadena el tiempo, soy libre e inmortal,
tengo fuerza, alegría, esencia celestial
y transformo la arcilla en un vergel fecundo.
Me habita el pensamiento un criterio profundo,
trasciendo, me desligo del ámbito carnal;
soy ente metafísico, soplo trascendental,
energía divina en cuerpo vagabundo.
Fluye por mí la vida en círculo cerrado,
sin principio ni fin, latiendo eternidad,
soy sublime presencia en limo inanimado.
Sólo oscila en mis órbitas un péndulo sagrado,
soy átomo de estrella brillando en la Unidad,
espíritu inmanente de un Dios enamorado.
ÍNDICE
25
26
HOMBRE Y DIOS
Por amor y dolor te conocí,
me iluminó tu luz. Con tus destellos,
tu mensaje del bien, tus dogmas bellos,
desterraste la sombra en que viví.
La paz y la alegría están en Ti.
Hoy siento compasión al ver a aquellos
sordomudos cegados por los sellos
del mundo y de la carne en frenesí.
Al fin sé que eres hombre y eres Dios,
que eres carne mortal y pura esencia,
mi espíritu se sacia con tu ciencia
y anhelo caminar de Ti en pos.
Como hombre necesito tu presencia,
como Dios sigues vivo en mi conciencia.
ÍNDICE
27
28
¡NO SE AHOGUE MI ESPERANZA!
En la barca de mi vida
surco un mar desconocido,
el derrotero perdido,
la esperanza desvalida.
Yo sé que Tú estás conmigo,
que vigilas mientras remo;
no te extrañes si ahora temo
a pesar de estar contigo,
Mi marea se agiganta
y te llamo desde el miedo,
no reniego de tu credo
pero la fe se quebranta.
pues el mar es tan profundo,
las tormentas tan oscuras,
y las luchas son tan duras
en este maldito mundo,
que, a pesar de estar contigo
y saber que Tú me amas,
te llamo mientras me llamas,
y te pido, fiel amigo,
que calmes estas mareas
que me arrastran al abismo,
que se acabe el espejismo
que esclaviza mis ideas,
trae de nuevo la bonanza,
líbrame de todo mal,
¡dame tu paz celestial!,
¡no se ahogue mi esperanza!
ÍNDICE
29
30
Hay un bello arcoíris
de múltiples colores;
la tormenta que gime
entre luces y sombras
cesará en el oriente
de sus lágrimas tristes.
HAY PAZ AL FINAL DEL INFIERNO
Hay una rubia playa
al final del océano;
la brutal marejada,
el oleaje gris,
lamerá suavemente
sus arenas doradas.
Hay una paz eterna
al final del infierno;
el dolor de la senda
cuando el alma despierte
será paz y alegría
en la materia absuelta.
Hay un tranquilo valle
al pie de la montaña;
esos riscos salvajes,
secos, deshabitados,
serán lecho en el césped
donde la flor renace.
Hay un cálido lago
entre cimas heladas;
la nieve, frío andrajo
del inhóspito invierno,
bajará transparente
hacia el postrer remanso.
ÍNDICE
31
Que el divino alimento, el pan y el vino
consagrados en aras del amor,
nos de la fuerza que necesitemos
y perdure en el alma su sabor.
DISCÍPULOS DE CRISTO
ID Y PREDICAD
Habita siempre Cristo a nuestro lado,
nos guía y nos protege el buen Pastor.
Persistamos sin miedo y lograremos
que el mundo reconozca a su Hacedor.
Discípulos de Cristo, ¡adelante!
¡Vivamos en la paz, la fe, el amor!
Sembremos la Palabra salvadora,
sigamos su camino sin temor.
Unidos en servicio y sin barreras
seremos de la Luz el resplandor,
hermanos misioneros en la tierra
regada con la sangre del Señor.
Vayamos, prediquemos, es la meta
entregar su mensaje redentor,
habrá una tierra nueva, un mundo nuevo,
que escuche de las almas el clamor.
Seamos sus testigos de esperanza,
de entrega y de alegría en el dolor,
proclamemos la voz de nuestro credo
en el cosmos del miedo y del terror.
Vivamos la Verdad, el Evangelio,
revelación que libra del error
y da felicidad a nuestro espíritu
elevado en las alas del fervor.
ÍNDICE
32
33
34
DISCÍPULO
Se aclara la niebla que cubre tu paisaje misterioso,
una brisa virgen abraza los jazmines florecidos,
fluye tu cascada, por el torrente abierto a las palabras
que hablan del origen, desde tu fuente oculta en mi interior.
Camino hacia ti persiguiendo tus pasos de cristal,
mi carne dibuja los contornos del último manzano,
madura en mi voz la llamada que brota en los desiertos
y atravieso el pórtico de incertidumbres, miedos y dolores.
Descalzo del mundo, con el temblor de la hoja en el otoño,
llevo tu mensaje a la aridez ajena a tu horizonte,
como eco en la roca contra el ingrato abismo del olvido,
tus vivos destellos rompen las ciegas sombras de la duda.
Nauta de ilusión soy feliz timonel del infinito,
sigo el vaho tibio que emana en el calor de tu sonrisa,
locura de cruz, viva esperanza alada de gaviota,
sobre inquietas olas del valle redimido por las lágrimas.
En tu cercanía me ilumina la luz que no se apaga,
abraso mis labios en los diamantes rojos de tu amor,
tu palabra fluye por las ondas de claros pensamientos
y un mundo a tu imagen se perfila en la tierra renacida.
ÍNDICE
35
36
¡Despierta, Amor, despierta!.
Aventa la ceniza del monte calcinado,
siembra sueños, quimeras,
destierra abraxas, soles errabundos
por nuestro firmamento no nacido.
Descorre la cortina de la muerte anunciada.
¡Iniciemos la Vida!
CONJURO
Grito al aire tu nombre.
Un silbo tenue y húmedo cruza el bosque salvaje.
Resuenan soledades los helechos
y en los álamos gime
una cadencia triste como un largo suspiro.
Asciende hacia las cumbres
el concierto insistente de violines nostálgicos.
Pastores solitarios, con su armónica,
beben la melodía del paisaje.
En la cima sagrada
el santuario virgen proclama su blancura.
La luz de un sol antiguo
oscila como un péndulo en mi pecho nocturno.
Leves espectros cruzan la espesura
y alumbran el misterio.
Regresa la mañana levantando azucenas
con paso fugitivo.
En las gotas tempranas que alimentan las rosas
perfilo el arcoiris de tu rostro.
ÍNDICE
37
38
Madrugó, en mis pupilas transitorias,
el pálido reflejo de la luna
que anuncia el resplandor oculto y único.
TRAYECTO VITAL
Atravesé las dunas de la vida
hacia el verde jardín,
trashumante de efímeros paisajes,
vagabundo en las ráfagas del viento
que arrastra las arenas.
Saboreo el reposo prometido.
El rocío de amor
humedece la cuenca de mi espectro
y afluye en el océano absoluto.
En mi copa rebosa la ambrosía.
Un perfume de gloria
penetra por los poros de la esencia.
Conocí la llamada del volcán
en las noches ardientes,
sentí el rumor de sierpes en la sangre
y el sabor agridulce del ocaso.
Hoy me albergo en el rayo inmaculado
y aquí espero el final de todo tiempo.
Renaceré en el nuevo paraíso,
exento del dolor y de la muerte.
Disfruté de la luz,
en auroras con sol de la inocencia;
de azucenas y nardos,
transportado al abrazo de su aroma.
Crucé el desierto a lomos de las águilas
y alcancé las estrellas,
con alas inmortales,
huyendo del rugido de la arcilla.
Respondí a la llamada de la sed
y reparé mis fuerzas
en las fuentes tranquilas.
ÍNDICE
39
40
MI CRECIDA DE AMOR
Desperté del sinuoso cansancio de llanuras.
Amanecí en el delta de tus brazos.
Hoy somos mar y nube y fuente y arroyuelo
y alta cascada herida por las rocas.
Tu diluvio interior llena mi cauce
y se une mi final con tu principio.
Acerco tu oleaje a la tierra agostada,
desbordo la palabra por los surcos.
El agua consagrada de tu costado hendido
abona con sus algas la promesa.
Soy torrente, clamor hacia tu océano
que me llama al oasis de mi origen.
Mi crecida de amor
lleva humedad salobre de tu divina orilla.
El sol viste la niebla
para la blanca boda de la espuma
y, en el árbol cautivo del monte desterrado,
madurarán los frutos de la gloria.
ÍNDICE
41
42
Si mis pies no recorren el camino
que conduce a la casa de mi Padre;
si en mis pies no se apoya el peregrino
al sentir su final inaplazable;
si mis pies no conocen el destino
que espera a la caída de la tarde,
¡arráncamelos!,
porque, abrazando el tronco del espino,
alcanzaré tus frutos celestiales.
ARRANCA MIS PIEDRAS DE MOLINO
Si mis ojos son sucia opacidad
y en sus cuencas habitan las luciérnagas;
si en mis ojos fulgura la maldad
asesina del bien y la belleza;
si mis ojos ocultan la verdad
y no miran de frente a las estrellas,
¡arráncamelos!,
porque veré tu luz de eternidad
tras la cortina múltiple de tierra.
Si mis manos, al tacto de azucena
acarician escamas de serpiente;
si en mis manos se enturbia la patena
con mis dedos vacíos de laureles;
si mis manos esconden la cadena
y no entregan su pan a los más débiles,
¡arráncamelas!,
porque el muñón, en su íntima condena,
repetirá el latido de tus sienes.
ÍNDICE
43
44
PEREGRINO
DE FRUTOS Y SEMILLAS 1/2
Ansiaba desvivirme sin ocaso,
sin dolor, sin pavor ni escalofrío,
volver a lo que fui, la arcilla, el barro,
salir de la condena del abismo.
Quería lo soñado y no he vivido,
buscaba en lo posible lo imposible,
palpaba entre las sombras desatinos
y el rostro inexpresivo de la esfinge.
Nací con el fulgor de eternidad
oculto en la tiniebla de mis venas
y un rayo de locura sepulcral
me cegó en el temor de la materia.
Sufrí la incertidumbre de mi estrella,
de perecer a cada nuevo paso,
la incógnita de ser o no ser tierra
con la certeza del mortal impacto.
Viajé a la esfera donde el tiempo es virgen,
me elevé a siderales dimensiones,
me bañé en las espumas del origen
y vi la luz del día en plena noche.
Alcancé el brillo azul de umbrío monte,
me abrazó la evidencia en el encuentro,
una avalancha de ángeles cantores
abrió el portal de mi interior hermético.
El rocío humedece mis cabellos
saciándome la sed de mis vigilias,
esclarece una estrella en mi cerebro
y el universo es manantial de Vida.
Peregrino los frutos, las semillas,
cosecha de energía y de materia,
su latido es inmóvil sinfonía
con arpegios de amor sobre la esfera.
ÍNDICE
►►►
45
46
PEREGRINO DE FRUTOS Y SEMILLAS 2/2
Saboreo el placer de la Belleza
integrada en el mosto y en el trigo,
contemplo el fuego, el aire, el mar, la tierra,
y me asombro ante el místico prodigio.
Gusto la savia, fuente de mi río,
errante por jardines y desiertos,
habitaré el océano infinito
en cuyas aguas reverbera el cielo.
El alma centellea bajo el Sol,
la piedra se transmuta en luz sonora,
se multiplica el eco de la Voz
en las rocas cubiertas por las sombras.
La idea de la vida se hace hermosa
al saber la razón de la existencia,
sus mareas conducen limpias olas
a la playa final de blanca arena.
Ahora sé lo que soy, mi nacimiento
es fluir de existencia, un nuevo tramo
en la escala, trenzada por el tiempo,
que lleva hasta el confín del mundo intacto.
Formo parte de atávicos peldaños,
realidad de ordenada vibración,
equilibrio fundado en el decálogo,
su ruptura es la causa del dolor.
Los sentidos trascienden su frontera,
adquieren la pureza original,
la mente, en el umbral de antigua ciencia,
regresa al Pensamiento que hizo el mar.
Es, la humana y vital fecundidad,
sembrado de jazmines y de ortigas,
de almendros y cipreses, espiral
en dimensión exacta de armonía.
Amo mi ser total, la esencia ungida,
principio y fin, obsequio del Amor
en vibrante iluminación divina,
germen y acto de excelsa creación.
ÍNDICE
47
48
ANTIGUOS PAISAJES
Contemplo mis antiguos paisajes, renacidos
bajo esa claridad final de la existencia.
Hoy recorre mi mente vericuetos seguidos
en tierra de soberbia, ajena a la conciencia.
Senderos polvorientos, semilleros de abrojos,
cosechaba la espina como el único fruto,
con la angustia por manto y sin luz en los ojos,
esperaba la dicha por mi humano tributo.
No se halla en este mundo la tierra prometida.
La luz brilló en mi ser marcándome el camino,
la senda que conduce a blanca amanecida
en el feliz momento del sueño vespertino.
Iré al místico monte, llegaré hasta su cumbre.
Será una bienandanza, feliz en la renuncia.
Se limpiará mi espíritu de la mortal herrumbre,
¡alcanzaré la Paz que el Evangelio anuncia!.
ÍNDICE
49
50
OM – AUM
1/2
Oye el latido
del universo.
Oye la voz
de tu deseo.
Mira los campos
de húmeda hierba.
Mira las playas
de ardiente arena.
Vive la vida
cada momento.
Vive el instante
de amor sincero.
Aún vivirás
bellos momentos.
Aún la sonrisa
borra el recuerdo.
Aún queda tierra.
Aún queda fuego.
Aún canta el alma.
Aún vibra el cuerpo.
Aún la paloma
es mensajera.
Aún forman nidos
blancas cigüeñas.
Aún brilla el sol.
Aún hay estrellas.
Aún juega el niño.
Aún hay ballenas.
Aún la ilusión
vuela en tus sueños.
Aún la palabra
rompe el silencio.
Aún hay futuro.
Aún queda tiempo.
Aún hay abrazos.
Aún nace el beso.
Aún estremecen
los sentimientos.
Aún echan flor
viejos cerezos.
Aún está el mundo
ante tu puerta.
Aún llama siempre
la primavera.
Aún en las ramas
susurra el viento.
Aún lleva el aire
la luz del cielo.
ÍNDICE
►►►
51
52
OM – AUM
2/2
Siente la duda,
medita y piensa.
Siente el clamor
de tu conciencia.
Aún crece el trigo
de la promesa.
Aún se hace pan
de vida eterna.
Aún brota el fruto.
Aún se cosecha.
Aún hay quien ama.
Aún hay quien reza.
Aún lucha el hombre
por una idea.
Aún el espíritu
a Dios se acerca.
Lleva a otro ser
el Evangelio.
Lleva a tu hermano
pan y consuelo.
Aún dan buen vino
los odres viejos.
Aún se hace sangre
en el misterio.
Aún se vendimia.
Aún hay viñedos.
Aún quedan monjes.
Aún crecen templos.
Aún la verdad
viene del Verbo.
Aún por la tierra
va el misionero.
Hasta una fecha
Dios aún te espera.
Tienes aún tiempo
en tu sendero.
ÍNDICE
53
54
HACIA EL LUGAR SIN NOMBRE
Hay una ley oculta dentro de un ritmo mágico,
una experiencia insólita en espacio intangible,
un cosmos palpitante en otras dimensiones,
una gran fuerza ingrávida desde un mundo invisible
Es la faz trascendente de todas las imágenes,
un inconcreto límite entre fe y fantasía,
frontera de locura, de razón o creencia
en un lugar incógnito perdido en lejanía.
El tiempo se detiene en la vivencia cósmica
que tan sólo es un pálpito de momentos sentidos
cuando el alma se eleva más allá de la vida
hacia una esfera estática, sin formas, sin latidos.
Paraíso lejano perdido en la vorágine
de la soberbia trágica que conquistó la muerte,
ese edén añorado por el ente cautivo
dentro del negro páramo en que el alma se vierte
Hay un ansia infinita tras el rostro hierático
que observa la esperpéntica convivencia del hombre
en una tierra esclava de esa ley, de ese ritmo,
cuando hace fin del tránsito hacia el lugar sin nombre.
ÍNDICE
55
56
El inmenso espacio,
el sol, las estrellas,
me hablan de Ti.
El mundo que gira
y es tiempo que pasa,
me habla de Ti.
TODO ME LLEVA A TI
Las olas que baten
los acantilados
me hablan de Ti.
El espejo inmóvil
del lago tranquilo
me habla de Ti.
Mi mente, mi cuerpo,
todas mis entrañas
me hablan de Ti.
Y el alma que vive
unida a tu esencia
me lleva hacia Ti.
Las águilas fuertes
en sus altos vuelos
me hablan de Ti.
La dulce avecilla
con su trino alegre
me habla de Ti.
Los seres que dejan
obras inmortales
me hablan de Ti.
La mujer que alumbra
una nueva vida
me habla de Ti.
ÍNDICE
57
58
SEÑOR, TOMA MIS PANES Y MIS PECES
Sufres porque Juan ha muerto
y buscas la soledad,
mas te salen al encuentro
miles de hombres cuyo credo
es tu Vida y tu Verdad.
Tu dolor es caridad
y les ofreces consuelo,
tienes mensajes de paz,
de eterna felicidad,
y curas a los enfermos.
Un joven tiene en un cesto
cinco panes de cebada
y dos peces muy pequeños;
te da su hacienda, Maestro,
porque siente tu llamada
en el alma renovada.
Tú alzas los ojos al cielo,
la bendices y, aumentada,
la multitud sustentada,
sobran doce cestos llenos.
El poblado está muy lejos,
es final de la jornada,
los cuerpos están hambrientos
pues no tienen alimento,
pero el alma está saciada.
La muchedumbre, sentada
sobre la hierba, en silencio,
permanece entusiasmada
con tu palabra sagrada
y no piensa en el regreso.
Yo también voy a tu encuentro
al monte de la humildad;
quiero estar entre tu pueblo
porque has llenado mi cesto
con tu infinita bondad;
aumenta mi caridad
para gozar compartiendo,
que llegue a todos tu pan
y una nueva humanidad
viva feliz en tu reino.
ÍNDICE
59
60
SOY MOVIDO
Por un motor inmóvil soy movido.
En vigilia sutil del pensamiento
gozo del inefable sentimiento
que hace lo incomprensible comprendido.
A su contemplación soy concebido,
existo porque soy conocimiento,
un ser de espiritual entendimiento
y vivo plenamente a Él unido.
Es la belleza mi felicidad,
el amor es mi paz y mi justicia,
me perfecciono por la caridad.
Soy testigo de mística verdad,
llevo impresa la Voz con la Noticia,
razón de mi interior movilidad.
ÍNDICE
61
62
Me enseñaste el camino de tu ciencia
y preferí vagar en la ignorancia,
tendré que dar, Señor, mejores cuentas
por saber la verdad de tu palabra.
Me limpiaste con agua de la vida,
me invitaste a la boda de las almas,
y sigues esperando en tu agonía
mi amorosa respuesta a tu llamada.
Me ofreces tratamiento de elegido,
el calor y la luz de tu mirada
y, en la Cruz del dolor y del martirio,
el abrazo de amor y de esperanza.
Quiero hacer penitencia de ceniza
a los pies de tu imagen consagrada,
no quiero ser la causa de tu herida
como Corazeín, como Betsaida.
Diste un precepto nuevo, que los hombres
se amen unos a otros, que se entreguen
como te has entregado, sin temores,
sin recelos, caritativamente.
Amaré, por tu amor, a mis hermanos,
amaré al pobre, al viejo, al desvalido,
proclamaré el precepto que Tú has dado
porque deseo ser tu fiel discípulo.
P
E
N
I
T
E
N
C
I
A
D
E
C
E
N
I
Z
A
ÍNDICE
Lograré que produzcan tus talentos,
quemaré la raíz de mi cizaña,
me abrazaré con fuerza a tu universo
como aquel hijo pródigo en tu casa.
Te ofreceré mis uvas, el racimo
maduro con el sol de tu mañana,
y llenaré mi copa con el vino
envejecido en odres de tu cava.
Seré el fruto en sazón de aquella higuera
carcomida, reseca, deshojada,
y llenaré mis manos de azucenas,
de jazmines, de espliego y de albahaca.
Quiero elevarme en alas de tu aliento
desde tu voz grabada en mis entrañas
y ser en este espacio el misionero
que acreciente la hacienda de tus almas.
63
64
Contigo soy
una hoja de tu árbol,
humilde soy
digno de majestad,
yo sé que soy
hechura de tu mano
y por Ti soy
un ser en libertad.
SOY LO QUE SOY,
SEÑOR
Soy como soy
porque así me has creado,
soy cuanto soy
porque es tu voluntad,
yo nada soy
si no estás en mi barro
y si algo soy
lo debo a tu bondad.
Con tu bien soy
valiente, sobrehumano,
con tu luz soy
faro en la oscuridad,
en tu paz soy
feliz y sosegado
y por fe soy
divina inmensidad.
Aunque así soy
deseo ser tu esclavo,
pecador soy
y obtengo tu piedad,
tal como soy
me admites como hermano
y si en Ti soy
me darás tu heredad.
Por ser quien soy
te has hecho Dios humano,
por tu amor soy
dueño de tu verdad,
así cual soy
me llamas a tu lado
y lo que soy
será en Ti eternidad.
ÍNDICE
65
66
Él es el que me inquieta,
me nombra, me conoce,
está viva su huella
en todos mis rincones.
Él es lo que en mí reza
cuando todo se rompe.
ÉL ES
Él es esa ansiedad
que en medio de la noche
embravece mi mar
preguntándome dónde
encontraré la paz,
dónde estará mi Norte
Él es esa tristeza
que en mi cuerpo se esconde,
sube como la hiedra
desde oscuros rincones
anhelando su meta
de luz y de horizonte.
Él es eso intangible
que está en mis emociones
trascendiendo mis límites,
mis penas y mis goces,
y me acerca al origen
de la vida y del hombre.
ÍNDICE
67
68
UNA SOLA OFRENDA
Me has abierto la entrada al Santuario,
tras la cortina inicio mi camino,
con tu agua purifico mis pecados,
no pides oblación y sacrificio.
Sólo traigo mi pena y mi dolor,
mi pesar por haberte abandonado,
por el tiempo perdido en la ilusión
de encontrar en el mundo mi remanso.
Mi ofrenda del dolor no la desprecias
porque me forja libre y trascendente.
¡Enalba mis sentidos, mi conciencia,
y viviré en tu reino con mi muerte!.
Aquí estoy para hacer tu voluntad,
para darte los frutos de mi vida.
¡Vacíame en el molde de tu altar,
en el ritual sagrado de tu Misa!.
Llevaré por la tierra tu mensaje,
lucharé contra el sequito infernal,
cantaré tu alabanza por los mares
y seré un siervo digno de tu paz.
ÍNDICE
69
70
HAY... 1/2
Hay un largo racimo de maduros deseos
colgado de los álamos.
Sed púrpura de goces, cálido desvarío
borracho de humedad.
Hay una vid
entroncada en las horas,
resurrección
de rojas uvas,
antiguo néctar
de un zumo trasvasado a las ánforas vírgenes.
Hay un mar insondable
donde las viejas lágrimas fructifican sarmientos,
un sollozo
de sombras despobladas bajo el sol,
fresca lluvia
para el ardor febril de la materia.
Hay un islote mágico varado en el destino,
fantasía con vértigo de ausencia,
fría estela lunar de noches blancas
rielando en las olas.
ÍNDICE
►►►
71
72
HAY... 2/2
Hay ruinas sumergidas
en la profundidad del pensamiento,
cubiertas por el musgo verdeoscuro
del lento olvido.
Hay águilas veloces en los riscos velados
aleteando vida entre las rocas,
garfio y ala
en vuelo inmaterial hacia el origen,
eco y voz
de un mudo firmamento.
Hay huellas de unos pies
sobre la piedra
con los restos de pétalos tardíos,
amanecida
de dólmenes sembrados en el césped,
ensoñación de bosques minerales.
Y hay un árbol sagrado con un perfil simbólico
en la montaña azul
del deseo
en el límite diáfano.
ÍNDICE
73
Alimento los pétalos tardíos
con el suave rocío de tu aliento.
Crecen libres mis ramas sin hierro, sin espinas,
sin ventada que azote la flaqueza.
BRISA, MÚSICA Y FLOR
Arpegios disonantes resuenan en las rocas
que oprimen tu simiente.
En mis ramas desnudas susurra tu suspiro
sediento de armonía.
Abro a la nueva vida mi pálida corola.
Me elevo por tu brisa hasta alcanzarte.
La flor de mi canción,
con aroma de azul melancolía,
es mi ofrenda de amor sobre tu altar.
Deseo amurallar ese viento cambiante
que deshoja la vida entre la bruma.
Escucho tu latido, hoy silba por mi savia,
fecunda pedregales de ansiedad.
Saboreo la duda,
es agridulce, voluptuosa, espesa
por mi temor al vértigo.
Remonto las raíces de las sombras
grabadas en ojeras de las noches insomnes.
Por mi tallo marchito en primavera
duermen salmos que imploran las aguas de la gracia.
Tu vendaval de amor es clara melodía
en mi oscuro silencio.
Alejas los espectros que anublan la espesura
y contemplo la luz de tu horizonte
rielando en mis lágrimas.
Tu plegaria sonora,
sinfonía de rosas y laureles,
insufla el infinito en mi paisaje.
ÍNDICE
74
75
76
HA LLEGADO LA HORA
Ha llegado la hora del olivo,
de la nube, del mar, de la alborada,
renaceré en la fuente del espíritu
sin volver hacia atrás con la mirada.
Derribaré los muros de la tierra
con la fuerza de tu soplo divino,
proclamará mi lengua tu promesa
y moriré a mi cuerpo peregrino.
Era estatua de sal bajo tu Sol
en la cima del monte consagrado,
me traspasaba el miedo y el temor
como una fría lanza en el costado.
Dan fruto tras la losa, en el Calvario,
espinas, clavos, látigos y cruz;
tras pórticos de templos y sagrarios,
por Ti son óleo, vino, pan y luz
En un atardecer de orar y luto
porque te habías ido, regresaste
por las puertas cerradas de mi mundo
y dulcemente en mi alma te hospedaste.
Gracias por el dolor que a Ti me une
y por la soledad que a Ti me lleva.
Por la cruz de la vida mi alma sube
para hallar en tu paz la buena nueva.
Aleteaba encima de las aguas
la ofrenda de tu amante cercanía,
tu clamor poderoso, tu oleada,
inundó mi arenal con tu ambrosía.
Ha llegado la hora del amor,
de la blanca paloma, de la gloria,
del bautismo de fuego, del perdón,
de la verdad, la vida y la victoria.
ÍNDICE
77
78
AMANECER DE ADÁN 1/2
Domingo. Amanecer.
El rocío humedece mis pestañas
que se abren a la luz.
Bautismo de cristales en la noche del tiempo
para el brillo angular de mi destino.
El sol hiere las débiles pupilas
con sus grandiosos rayos, demasiado potentes
a mis ojos, que estrenan mar y cielo.
Descansa mi materia sobre la hierba azul.
Diviso en la distancia un cúmulo de lágrimas
para el rojo horizonte de mi carne.
Dormidos a mis pies,
sueñan con mis caricias los leones
cansados de sus juegos inocentes.
Las serpientes alargan sus colmillos
intentando morderme los talones ilesos.
Me levanto asombrado,
observo mi contorno en soledad
y grito en el silencio
con el primer sonido del nacido a la muerte:
suplico cercanía.
Mi padre me completa desgarrando mi cuerpo.
Ella lastima, duele, me seguirá punzando
con su gris melodía de jugosos jazmines.
ÍNDICE
►►►
79
80
AMANECER DE ADÁN 2/2
Paseo por mi parque, mi eterno territorio,
el vergel de cipreses e inmaculadas rosas.
Enlazo la cintura del ser que me acompaña
y siento escalofríos
en mi sangre caliente enloquecida.
Ella ofrece la fruta de sus labios
y me invita a reinar,
a ser el tacto único que domine sus formas.
Saboreo armonía. La esperanza me acoge.
Mi grito es hoy un místico ¡aleluya!.
Se enardece mi hombría
desafiante, insurrecta, embriagada de orgullo.
Vuelvo a gritar en mi interior opaco
sin eco en la penumbra.
El fuego se rebela
contra la desnudez revestida de escamas
y arrasa la dorada superficie
que albergaba el nidal de la paloma.
Errante, prisionero, cautivo de mí mismo,
surco eriales de sombras
arrastrando el deseo de aquel jardín florido.
En mi carne proscrita
alborea en ofrenda la Voz para la Vida,
y otra vez humedece mis pestañas
el rocío de luz que iluminó mis ojos
en el día primero del origen.
ÍNDICE
81
82
El primer árbol muere,
las ramas olvidaron su destino.
Mi néctar temporal suplica, ruega
su célico rocío.
DESTINO DE AMOR 1/2
El asombro dilata mis pupilas.
Un destello infinito,
voz, arpegio de luz,
crea mi ser: Palabra sobre el limo.
Pensamiento de amor
que pronuncia mi nombre y me levanta,
y me sigue pensando,
y soy estrella lúcida en mi nada.
Mi raíz terrenal
ahonda en el misterio.
El eco se hace grito dominante:
crearé el paraíso en mi terreno.
ÍNDICE
►►►
83
84
No vivo en soledad
ni temo al tiempo
que ha dejado de ser mortal frontera,
soy lucero del nuevo firmamento.
DESTINO DE AMOR 2/2
Universo de luz,
sílaba de sus labios, me dio nombre
su amor que amó, que me ama y sigue amando
y me inunda de místicos fulgores.
La Voz envía la lluvia,
injerta nueva savia en vieja tierra;
sangre y agua inmortales
para abonar mi pálida cosecha.
Me colma de esplendores,
me unifica con su alta melodía,
soy música del cosmos
acompasada al ritmo de la Vida.
Me alimenta su Pan,
me crea día a día su Palabra,
me llama, me enamora,
cesó la densidad de la distancia.
ÍNDICE
85
86
Amanece el rocío en el jardín,
en la rama la tórtola zurea,
el abrazo en las nubes aletea
y enmudece el aullido del mastín.
Se ha parado de golpe el balancín
que agitaba el fragor de la marea
y una espiral de dársenas ondea
en arpegios de antiguo clavecín.
LA MUERTE
Se desvela el enigma de la vida
en las últimas ráfagas de tierra,
telaraña de aurora que se cierra
sobre el dolor abierto de la herida.
El laberinto azul es avenida,
y un imán amoroso nos aferra
al destino mortal que nos aterra,
revelado en la mágica partida.
Lejos de la crisálida, en la huella
que emite claridades, se estremecen
impulsos ancestrales, se ensombrecen
las rutas luminosas de la estrella.
Un coloquio de soles firma y sella
el pacto celestial, voces que ofrecen
la plenitud de amor y palidecen
los rayos de pasión de la centella.
Nuestros lazos se van desanudando
y sus cintas flamean en el viento,
el recuerdo es un sueño, un lamento,
estertores del ser resucitando.
A lo lejos la luz alboreando
en las ondas de un nuevo pensamiento,
despoja de la niebla al firmamento
con la eterna verdad que está triunfando.
Atravesando pórticos de gloria
se alcanza el paraíso universal,
se vive el espectáculo final,
se recupera atávica memoria.
ÍNDICE
87
88
Porque tengo hambre y sed de tu justicia,
de existir redimida, liberada,
me das tu pan, tu vino y tu Noticia
y me proclamas bienaventurada.
ALMA BIENAVENTURADA 1/2
Bajo el sol, en el monte, me enseñaste
a ser dichosa, bienaventurada.
Señor, cerca del cielo me orientaste
y me siento feliz, reconfortada.
Porque eres Tú mi espiritual riqueza,
pues sin Ti soy arcilla mancillada,
infundes tu valor en mi flaqueza
y me proclamas bienaventurada.
Porque deseo hacer tu voluntad
y en Ti voy de mí misma abandonada,
me prometes la tierra en heredad
y me proclamas bienaventurada.
Porque ruego tu gracia, tu perdón,
y lloro arrepentida, atribulada,
me brindas tu indulgente compasión
y me proclamas bienaventurada.
ÍNDICE
►►►
89
90
Bajo el sol, en el monte, tu verdad
acampó sobre mi alma desterrada.
Tu perdón me da acceso a la ciudad
por la puerta que abrió la cruel lanzada.
ALMA BIENAVENTURADA 2/2
Porque atiendo al enfermo, al marginado,
y me abrazo a la Cruz de la jornada,
me das del manantial de tu costado
y me proclamas bienaventurada.
Porque ansío tu limpio sentimiento
para vivir en Ti santificada,
abres mis ojos al conocimiento
y me proclamas bienaventurada.
Porque exhorto a la paz en nuestro infierno
y acepto tu designio sosegada,
en el Padre me das tu amor fraterno
y me proclamas bienaventurada.
Porque estoy perseguida por mi celo,
por responder fielmente a tu llamada,
en tu Reino coronas mi desvelo
y me proclamas bienaventurada.
ÍNDICE
91
92
SOMOS LIBRES
Yo sé, mi creador, mi Rey del cielo,
que nos hiciste libres por amor;
yo bien lo sé, por eso humilde pido
nos satures de Ti el corazón.
No habrá nada en el mundo que esclavice,
no habrá miedo ni angustia ni dolor;
sólo Tú, mi Señor, serás ejemplo,
verdad, camino, vida y salvación.
Nuestro curso es fugaz, breve jornada
que lleva a disfrutar de tu esplendor.
Unidos por la fe, y de tu mano,
te hallaremos, cumplida la misión.
Pero sabes, ¡oh Dios!, que siendo libres
a veces no elegimos lo mejor,
¡ilumínanos!, ¡bríndanos tu Reino!
y al final el abrazo del perdón.
ÍNDICE
93
94
VIDA DERRAMADA
Vegetaba, Señor, lejos de Ti,
no entendía el sentido de la vida,
erraba aletargada, adormecida,
triste fango, y ahora estás en mí.
Tu imagen era un mito baladí,
vital ficción, la única salida
para el dolor, conducta establecida,
una ilusión que el hombre apoyó en Ti.
Hoy tengo el alma llena, enamorada
de tu presencia viva, desvelada.
Me duele el tiempo huido, inexorable,
y mi vida infructuosa, derramada
en la humana comedia, malgastada…
¡y Tú, Señor, me juzgas apreciable!.
ÍNDICE
95
96
EL RICO EPULÓN
Y EL POBRE LÁZARO
Ya hemos visto en esta tierra
a los muertos revividos,
ya Moisés y los Profetas
nos habían advertido:
Si deseáis paz perpetua
abrazad al enemigo,
repartid vuestra riqueza,
llevad la voz del bautismo
y con quién llame a la puerta
compartid el pan y el vino.
Idólatras del dinero,
de la púrpura, del lino,
reos del poder, del éxito,
llenos de humano egoísmo,
marginamos los tormentos
que sufren los oprimidos,
los habitantes del miedo,
los hambrientos, los mendigos,
los aislados, los enfermos,
los ancianos y los niños.
Olvidamos que a la puerta
nos espera el Infinito,
invoca a nuestra conciencia
con sangre de amor cautivo,
suplica el pan de la tierra
para ser Cuerpo de Cristo.
Le cerramos la cancela
que da acceso a lo más íntimo
para que se quede afuera,
para no escuchar sus gritos.
Decimos, con osadía:
¡Resucita a un muerto, Cristo!,
atiende esta rogativa
y seremos tus discípulos.
Cristo al muerto resucita,
camina fuera del nicho,
vuelven también a la vida
millones que son testigos
de la paz y la alegría
que reina en el paraíso.
ÍNDICE
E idólatras del dinero,
de la púrpura, del lino,
reos del poder, del éxito,
llenos de humano egoísmo,
nos exiliamos de un cielo
que declaramos ficticio,
y cuando llega el momento
del paso definitivo
pedimos que en el infierno
nos rediman del martirio.
¡Pero de la luz eterna
nos separa un gran abismo!
97
98
Horizonte infinito con el velo
de una verdad a medias,
en la llanura de los pensamientos
la fe pierde la senda.
EN LA LLANURA DE LOS PENSAMIENTOS
En la llanura de los pensamientos
hay un objeto extraño
de un más allá, de algún mundo extranjero
misterioso y lejano.
Siempre Cristo es el Rey de cielo y tierra.
Él es nuestro Señor.
Él es principio y fin, alfa y omega.
Él es Hijo de Dios.
Viene de un negro espacio, no sabemos
su paz y su tormenta,
aparece de noche en nuestro cielo
oculto entre la niebla.
Quizá han llegado seres a la tierra
con mensajes remotos,
y pensamos que hay vida en un planeta
que soñamos hermoso.
Deja surcos de fuego en la planicie
de una antigua creencia,
y la frágil arcilla en su alambique
se aterroriza y tiembla.
ÍNDICE
99
100
LA RESURRECCIÓN DE LÁZARO
Los lazos de este mundo nos ligan pies y manos,
un sudario recubre nuestra interior mirada,
una losa insensible cierra al amor la entrada,
los sagrados preceptos son pasto de gusanos.
Están muertos los niños y presos los ancianos,
el poder y el dinero dirigen la jornada,
al honor día a día lo pasamos a espada
y al que regala el pan le cortamos las manos.
¡Oh, Señor, ven y ve! Que ya hiede esta tierra.
Trae tu amor y tu paz, el reino que libera
de la tumba, del mal, del horror, de la guerra.
Te conmueve, Señor, el hombre que en sí encierra
su espíritu inmortal y le gritas: ¡sal fuera!.
No te quiere escuchar, hoy tu verdad le aterra.
ÍNDICE
101
102
Porque anhelo estar contigo
te llamo con mi oración,
me integro en tu creación
y de tu amor soy mendigo.
TENGO FE
Porque te siento te sé,
y este saber me une a Ti,
porque sé que estás aquí
tengo puesta en Ti mi fe.
Es la fe mi salvación,
mi fuerza, mi valentía,
mi esperanza, mi alegría,
¡Tú llenas mi corazón!.
Es tan clara la evidencia
que has trascendido a mi vida,
y esta evidencia sentida
es certeza en mi conciencia.
Ahora gozo la emoción
de tu amante compañía,
de tu viva Eucaristía,
y eres en mí convicción.
Eres palabra de amor,
eres luz, eres camino,
eres vida, eres destino,
eres la Verdad, Señor.
ÍNDICE
103
104
PUEDO CANTAR...,
PUEDO MORIR
Puedo morir en la guerra
de realidades y sueños;
puedo morir en la tierra,
¡ábreme, Señor, tu cielo!.
Puedo cantar de alegría
con el ritmo de los tiempos;
puedo cantar todo el día,
con la noche llega el miedo.
Puedo reír con la escena
que interpreta mi silencio;
puedo reír con mi pena,
¡qué reír extraño y viejo!.
Puedo gozar de las flores,
de las fuentes, de mi cuerpo;
puedo gozar entre horrores
de nuestro inhumano infierno.
Puedo sentir la armonía
del campo, del mar, del cielo:
puedo sentir la agonía,
¡qué maldito sentimiento!.
Puedo llorar de emoción
por la dicha de un momento;
puedo llorar de pasión
por la frialdad de un beso.
ÍNDICE
105
106
PEQUEÑA SEMILLA
Fuiste, mi Señor,
pequeña semilla de tierra agostada
que se hizo palmera en oasis de amor,
vergel renacido con sílabas de agua.
Mis rocas se han hecho tierra de labor
que abriga en su limo tos hondas parábolas
y de sus raíces tú eres fruto y flor.
Eres, mi Señor,
sembrador de vida por surcos de barro,
un agricultor de lágrima y duelo
para la cosecha de risas y cánticos.
Plantaré en tu nombre cedros de mi suelo,
tú ennoblecerás los troncos profanos
y tendrán las hojas savia de tu cielo.
Serás, mi Señor,
ave celestial del reino infinito,
Tú me librarás de humana cadena
cuando la hoz siegue mi tallo cautivo.
Resucitaré una Nochebuena.
Comí el Pan que es Vida por tu sacrificio
sobre el blanco altar en virgen patena.
ÍNDICE
107
108
Poesías.- “AMOR MÍSTICO” Tomo II
Autora: Emma Margarita R.A.-Valdés
Autor presentación: Vicente Sánchez Pino
Diseño: Vicente Sánchez Pino
Imágenes : La mayoría, son de la pagina
“AMOR MÍSTICO”
Respeten las autorías de los poemas y de
la presentación
Emma-Margarita R. A.-Valdés
Todos los derechos reservados ©
Música: Messiah Pastoral Symphony - Handel
Fecha: Junio 2.011
ÍNDICE
109
110
ÍNDICE
Todo me lleva a Ti
Señor, toma mis panes y mis peces
Soy movido
Penitencia de ceniza
Soy lo que soy
Él es
Una sola ofrenda
Hay...
Brisa, música y flor
Ha llegado la hora
Amanecer de Adán
Destino de amor
La muerte
Alma bienaventurada
Somos libres
Vida derramada
El rico Epulón y el pobre Lázaro
En la llanura de los pensamientos
La resurrección de Lázaro
Tengo fe
Puedo cantar..., puedo morir
Pequeña semilla
Créditos
Nota del autor del PPS
Currículum Vítae
Introducción
Me coronas rey de la materia
Dame tu luz
Padre
Red de amor
Por el azul se llega a Galilea
Es sábado, Señor
Espíritu inmortal
Hombre y Dios
No se ahogue mi esperanza
Hay paz al final del infierno
Discípulos de Cristo id y predicad
Discípulo
Conjuro
Trayecto vital
Mi crecida de amor
Arranca mis piedras de molino
Peregrino de frutos y semillas
Antiguos paisajes
OM-AUM
Hacia el lugar sin nombre
SALIR
ÍNDICE
R
E
I
N
I
C
I
O
Gracias por su visita
Emma-Margarita R. A.-Valdés
S
A
L
I
R
ÍNDICE
Descargar

Poesías “AMOR MÍSTICO” Tomo II