Π
“Hermelinda”
Vals criollo
peruano
Vito Cano
Jennifer Yoswa
Nuñez Carvallo
Nilgum Akyol
Lisa Linch
Nuñez Carvallo
Lisa Linch
Elaine Jackson
Demetrio Saldaña
Nuñez Carvallo
Nuñez Carvallo
Elaine Jackson
Elaine Jackson
Ivon Bouchard
Elaine Jackson
Guimoye
Camino Brent
Camino Brent
Nuñez Carvallo
Marcial Farfán
Marcial Farfán
Elena Ilku
Hermelinda
(Vals Peruano)
Autor: Alberto Condemarín
Escucha, amada mía,
la voz de los cantares
que brotan de mi lira
cual desolado son.
Malévola es tu ausencia
temiendo mil azares,
enferma tengo el alma
y herido el corazón.
Qué triste, amada mía,
los días amanecen,
qué lentas son las horas
que estoy lejos de ti.
Para calmar la duda
que tormentosa crece,
acuérdate, Hermelinda,
acuérdate de mí.
Ya para mí las aves
no cantan sus amores
ni vierte su perfume
la aurora matinal.
Ni el tímido arroyuelo
que bulle entre las flores
tu rostro peregrino
refleja en el cristal.
Seré tu fiel amante
que solitario llora
al recordar las horas
de dicha y de placer,
bañando con mis lágrimas
tu frente encantadora,
tus ojos dos luceros
fijados hacia mí.
Cantan: Los Morochucos
Violines del Perú
El vals HERMELINDA tiene tras de sí una historia que muy pocos conocen.
Ese fue el nombre de la esposa del gran Felipe Pinglo y esa composición fue
dedicada a ella antes de convertirse en la señora de Pinglo. La Srta. Hermelinda Rivera
era cortejada por Don Alberto Condemarín, unos 20 años mayor que la joven Hermelinda.
En ese entonces Don Alberto era ya un reconocido compositor y Felipe Pinglo era muy
joven.
Es evidente que Felipe Pinglo la conquistó contra el inicial parecer de los padres
de Hermelinda. Sin embargo, como una paradoja del destino, ni siquiera el mismísimo
Felipe Pinglo pudo componer una canción tan
hermosa como HERMELINDA ("Para calmar la duda que tormentosa crece, acuérdate
Hermelinda, acuérdate de mí...")
Se dice que fue una de las frustraciones de Felipe Pinglo, aunque lo intentó (se
habla de una inédita HERMELINDA que nunca vió la luz debido a que Pinglo la sentía
inferior a la que compuso su rival de amores). Felipe Pinglo triunfó en el amor, pero Don
Alberto Condemarín ganó la partida musical con la que es seguramente una de las
canciones de amor más sentidas y poéticas de nuestra música criolla.
En los versos de Alberto Condemarín ya todo está consumado y nada puede
hacer para revertir el desengaño. En sus versos, que son dos años más tarde que los de
Pinglo, hay una resignación muy anticipada a la boda de Felipe y Hermelinda. Estos se
casaron en la Iglesia de San Francisco el 11 de mayo de 1926.
(Datos de Internet.)
[email protected]
Imágenes y música procedentes de Internet
Sin ánimo de Lucro - Non profit
Π
Descargar

Producciones PMG Pi