La Entrevista
Periodística
Intimidades de la Conversación Pública
Basado en el texto de Jorge Halperín
Prólogo
•
Se dice que la entrevista es el reino de la
pregunta.
• También, una nota que trae la vibración de
un personaje, su respiración, sus puntos de
vista y su naturaleza.
• Es un medio que nos permite (gracias a
nuestra propia habilidad), obtener del
entrevistado toda la información que
buscamos, lo voluntario e involuntario.
"El vínculo Periodista Entrevistado"
• La entrevista es la más pública de las
conversaciones privadas.
• Funciona con las reglas del diálogo privado pero
para el ámbito público: proximidad, intercambio,
exposición discursiva con interrupciones, un tono
marcado por la espontaneidad, presencia de lo
personal y atmósfera de intimidad.
• No es un diálogo libre entre dos sujetos. Es una
conversación centrada en uno de los
interlocutores.
• La relación entre el periodista y el entrevistado
no es entre pares, ni mucho menos entre
conocidos de toda la vida. Es la voz del
entrevistado la que debe predominar.
• El periodista debe mantenerse al margen, pero no
por eso ser un fantasma; debe marcar su
presencia cada vez que observe la existencia de
contradicciones y otras mañas del entrevistado.
•
Las ideas del periodista deben servir como
herramientas para poner a prueba el discurso
del entrevistado.
• Éste está a nuestra disposición para ser
guiado, interrumpido, criticado.
• Tenemos la libertad para penetrar en su vida.
Estamos autorizados para cuestionarlo
públicamente y a poner en duda sus
declaraciones.
• El periodista debe tener en cuenta que trabaja
para un medio (que tiene reglas que debe
respetar) y que su diálogo debe estar pensado
en sus lectores.
• Debe tratar de convertirse en una persona
confiable y a su vez, debe estar atento a las
manipulaciones de éste para cuestionarlo frente
a las incoherencias de sus declaraciones.
• El periodista escucha al entrevistado, no trabaja
para él sino que para un tercero.
"Un abordaje práctico"
• Las formas de entrevistas son: de personaje, de
declaraciones, de divulgación, informativas,
testimoniales, encuestas.
• En todos los tipos de entrevista hay un juego de
confrontación, pero este juego alcanza su punto
máximo en las entrevistas de personaje y las de
declaraciones.
• En ambas el diálogo no sólo busca la
cooperación del sujeto, sino que también
debe avanzar en contra de él, o sea, en
aquello que el entrevistado no muestra
voluntariamente y que desea ocultar.
• La elección del entrevistado se debe a los
siguientes factores: porque es un personaje
famoso, es un personaje curioso, es muy
representativo de algo, es clave en una
circunstancia, está ligado a una noticia, es
portador de un saber muy valioso o por el valor
de sus ideas.
• De esta manera el periodista debe saber
perfectamente por qué eligió a tal entrevistado y
lo que desea lograr con la conversación:
1.
2.
3.
4.
Conseguir que haga una revelación inédita
Llevarlo a formular una importante denuncia
Mostrar una ángulo desconocido del personaje
Lograr que el sujeto profundice en algo que ha
llamado la atención de la gente
5. Producir en él una exposición fascinante sobre
un tema de interés público
6. Obtener un retrato complejo de su personalidad
7. Exponerlo como un caso testigo.
Se recomienda NO improvisar una entrevista,
claro que durante ella se pueden agregar cuántas
preguntas se quieran.
Una sólida retaguardia es contar con 10 buenas
preguntas, unos 3 o 4 temas diferentes y un
firme y profundo conocimiento del personaje.
Una buena pregunta:
- Es clara
- Que provoque información
- Que se haga cargo de una demanda colectiva o que
exprese las dudas de la gente si se trata de un personaje
público.
- Que sea abierta (que no se responda sólo con un SI o
No)
- Que permita profundizar,
- Que consiga explicaciones
- Que dé lugar a oposiciones,
- Que busque lo nuevo,
- Que invite al personaje a usar imágenes y fantasías,
- Que seleccione lo importante
- Que piense en lo global y en los detalles
• Hay que usar las 5 "W" inglesas: qué, quién,
por qué, cuándo, dónde.
• Los objetivos de una entrevista pueden girar en
torno a un tema central, pero el periodista debe
tener más temas de reservas en el caso de que el
entrevistado se note indiferente o reacio a
contestar nuestras preguntas.
• La clave está en tener un generoso
conocimiento del personaje.
Éste se obtiene a través de un trabajo riguroso
de archivo o mediante la conversación de
personas que conocen al entrevistado.
• El entrevistado debe entregarse y el
periodista guiarlo, para ello es necesario
crear un clima de distensión propicio para
que el entrevistado se confiese.
• Una buena entrevista es el resultado de
haber conseguido un óptimo equilibrio para
acercarnos lo suficiente al sujeto,
guardando, al mismo tiempo, las distancias.
"El lector portátil"
– El lector es el fantasma que aparece
recurrentemente en la entrevista. ¿Cómo me verán
los demás?, ¿Qué opiniones tendrán de mí?, son las
preguntas que aparecen en el pensamiento de uno y
otro lado.
– En nuestra mente siempre debe estar presente el
lector a través de las preguntas que debemos
formularnos: qué desea saber, qué conoce, qué
ignora, cuánto puede procesar de los que dice el
entrevistado; cuánto le interesa, desde qué ángulo
abordará el tema. Se debe despertar la curiosidad e
interés por leernos.
• Es importante no dar por concluida la entrevista
sin estar seguros de que hemos obtenido toda
aquélla información básica que no puede estar
ausente de la nota.
• Una vez realizada, en el caso de la prensa escrita,
es preferible hacer una desgrabación completa de
la conversación para decidir cuáles son las partes
más importantes, hacer una jerarquización y
ordenar el diálogo, por eso se dice que el texto
requiere de un hilo conductor.
• La entrevista escrita no debe ser la copia fiel
de la conversación, ya que pueden existir
momentos donde el entrevistado habla con
muchos monosílabos y reitera de manera
constante determinadas ideas, lo que puede
resultar poco interesante para el lector.
• Ocurre lo mismo cuando un párrafo de
respuesta es enorme, en este caso, se debe
crear una pregunta (no realizada en la
entrevista) que guarde coherencia con la
respuesta y que no muestre al entrevistado
como omitiendo, contestando pobremente o
carente de ideas.
Cómo narran el diálogo: la
grafica, la radio y la TV
• Así como para el público existen grandes
diferencias entre ver y oír al personaje, sólo
oírlo o imaginárselo a través de la prensa
escrita, del mismo modo hay diferencias en la
construcción del reportaje de acuerdo al medio
que se trate.
• Existen 4 diferencias fundamentales entre las
entrevistas de la radio y la televisión con los
otros medios:
• 1) los programas de radio y Tv ofrecen
además de la entrevista, falsees noticiosos,
música, comentarios, juegos, espacios de
cocina, y otros discursos múltiples y
diversos, pero
sobre
todo
cortes
publicitarios y por lo mismo el clima inicial
que se establece en la conversación se ve
alterado o modificado por estos intervalos.
• Lo que hace que el contenido de la charla
sufra muchas modificaciones de acuerdo a
las cosas que ocurran en el estudio.
2) El público puede inhibir a los entrevistados.
En una entrevista televisiva o radial.
• Donde el
entrevistado
tiene muy
pocas
oportunidades de olvidar que el oyente está
presente.
• En cambio la entrevista gráfica si tiene las
condiciones apropiadas, pues ahí tiende a perder
la conciencia de que está hablando para miles
de personas.
• En las audiovisuales en cambio, el entrevistador
parte la entrevista dirigiéndose al público y
presentando al entrevistado, y nunca deja de
dirigirse al público mientras ésta dura. Por lo
que no hay manera en el medio audiovisual de
eludir al tercero de la entrevista
3) El tiempo es otro punto importante.
• En las escritas es recomendable dejar hablar al
entrevistado para que elabore más sus
respuestas, y llegar donde este quiera llegar.
• En televisión el tiempo es tirano, por lo que lo
más aconsejable es inducir al entrevistado a un
timing que implica respuestas de no más de
tres minutos. Para eso, hay que manejar bien la
emoción y los tiempos.
• El lenguaje es otro punto importante, ya que
este no debe ser tan intelectual como lo es a
veces para los medios escritos, sino más bien
tiene que ser
coloquial, con poco uso de
conceptos densos.
4) La principal diferencia entre la entrevista televisiva
con la radial y la gráfica, es la doble narración
que se establece en la primera.
• En la entrevista televisiva hay dos narradores, es
decir, dos puntos de vista: el del entrevistador que
interroga al entrevistado y el del director, que dirige
los planos visuales
• Por ambos discurre la conversación, la que en
definitiva crea la imagen que ve el público, la misma
que con la cámara adquiere para el entrevistado
una apariencia bastante intimidatoria, ya que no
sólo se estará pendiente de sus opiniones, sino que
también de sus gestos, actitudes y movimientos.
• En la radio no existe este doble registro.
• Periodistas y entrevistados pueden llegar
vestidos de manera más informal y no se está
pendiente de la apariencia física.
• El no estar expuesto a multitudes en el
momento de la entrevista sino a unas pocas
personas en el auditorio, otorga una mayor
calidez y provoca menos inhibiciones.
Gajes del Oficio
• Halperín critica la tendencia de los
medios de girar en torno a los mismos
temas y entrevistar
a
los mismos
personajes.
• Para ello esboza varias razones para
justificar dicha tendencia:
1. La presión sobre los medios (operadores políticos,
promotores, editores de prensa) quienes martillan a
cada minuto por la batalla del rating que obliga a
mostrar constantemente personajes famosos.
2. Las ventajas que surgen de llevar a las pantallas a
personajes famosos, enteradas del lenguaje de los
medios lo que garantiza que los lectores no vayan
a aburrirse.
3.- Lo concluyentes que son las cifras del rating
cuando un programa trae a una estrella y la sienta
junto al conductor.
4.- Tv como un medio extraordinariamente diferente al
resto. La pantalla ficcionaliza todo y lo lee en
términos de personajes, anécdotas, confrontación,
climas, rostros, gestos, historias. Esto explica que
muchas veces los entrevistadores no sean periodistas
sino locutores, actores o modelos, rostros a los que la
gente está acostumbrada a ver a diario por las
pantallas.
• El objetivo fundamental que justifica todas las
razones anteriores es la familiaridad en la TV,
elemento más importante que la agudeza y el ingenio
del personaje o la expectativa de que vaya a
revelarnos algo que no sabemos
Recomendaciones:
• Tiempo de preparación de la entrevista: los expertos
recomiendan 10 minutos de preparación por cada 1
minuto de entrevista, pero se entiende que por los
tiempos reducidos de la TV y la urgencia a veces de
realizar entrevistas en directo, esto no es siempre posible.
“Nunca entrevistar sin conocer al menos el 60% de las
respuestas”.
• Rituales de la conversación: la conversación de una
entrevista, como toda
otra forma de intercambio está
ritualizada, lo que significa que se somete a determinadas
reglas. Existe un participante con más poder (el
entrevistador) al que se le permitirá tener algunas licencias
y libertades en relación con las personas que tratan con
él.
• Hacer hablar al personaje más que contestar
preguntas: si el entrevistado elabora mucho sus
respuestas se pierden la calidez, el atractivo, la
espontaneidad del encuentro y se reducen las
posibilidades de que surjan confesiones sinceras.
Para quebrar este clima monolítico son importantes
el clima de confianza y el rapport que se establezca
con el auditor, ver la estrategia más adecuada para
cada invitado de acuerdo a sus características. El rol
del entrevistador no es hablar mucho, sino pensar.
• Dar
una
imagen confiable:
despertar la
predisposición del entrevistado a hablar y no forzarlo
a hacerlo. Recordar que sólo hablará cuando tenga
ganas de hacerlo.
• No ser amigo del entrevistado: no entrevistar a
amigos, salvo que sea demasiado importante para el
curso de un reportaje.
• No olvidar que la estrella de la entrevista es el
entrevistado y no el entrevistador, esto como
principal consejo para quienes tiene la costumbre de
hablar ellos todo el tiempo cuando están entrevistando.
• No interrumpir: salvo en los casos en que el
entrevistado sea verborreico y se aleje de los objetivos
de la entrevista, para lo cuál se debe interrumpir con
bastante maestría, manteniendo siempre la atención en
lo que el entrevistado dice y no pendientes de la
siguiente pregunta, puesto que ésta puede surgir
justamente de lo que diga el entrevistado.
• Encadenando las preguntas: hacerlo de
forma que conduzcan las respuestas
entrevistado y organicen su exposición.
siempre la conversación lleva el orden
luego se le dará en el texto.
tal
del
No
que
• Escuchar
mucho
pero
no
hacerlo
pasivamente: no ser un auditor pasivo que
oye y reproduce las declaraciones del
entrevistado sin ninguna réplica.
Preguntas prácticas y diferentes
técnicas que se utilizan para
ciertos casos específicos.
¿Cuándo hay que publicar lo que dice el entrevistado
y cuándo callarlo?
Primero hay que recordar que en una entrevista, el
personaje sabe que es un trabajo para ser publicado,
que sus declaraciones salen al aire o se escriben, por lo
tanto, es éticamente correcto que no se calle nada, a
menos que haya una petición expresa del entrevistado
hacerlo, como el off the record
• Pero, ¿Porqué hacerlo si el entrevistado sabe de
antemano que la entrevista es para una publicación?
Se hace por que hay un pacto de confianza con el
entrevistado. Hay veces que es mejor respetar esos
acuerdos off the record porque así se logran obtener
otras cosas.
¿El callar nos convierte en cómplices?, No si
estamos en la dirección correcta, buscar la verdad. Si
hay una razón atendible para callar, mejor hacerlo.
• Pero si callar algo altera o hace perder el interés de la
entrevista, hay que negociar hasta el final con el
entrevistado para que nos permita por lo menos decir
algo. Saber lo que nos reveló nos da ventaja para
transar.
¿Podemos reproducir cualquier declaración?
• El mejor ejemplo de esto es: Si está en estado de
intemperancia el entrevistado o si está en una
situación extrema ¿vale lo que dijo?, Sí vale, pero
lo ético es que confirme sus declaraciones cuando
esté sobrio.
• Es importante saber que no sólo los entrevistados
son los que se hacen cargo de una entrevista, sobre
todo escrita.
• Los periodistas son los que construyen la nota y la
publican, también son responsables de lo que dice
cuando el entrevistado están en un lugar o situación
complicada. Por ejemplo afrontar el enojo de los
entrevistados o de tercera a quienes afecte alguna
declaración “desafortunada”.
• No trabajamos para complacer a la gente y
publicamos cosas que a lo mejor no se quisieron
decir pero que se dijeron.
• Hay casos, según el autor, en que debemos ser
menos pesados y más complacientes, cuando los
entrevistados son ingenuos o es la primera vez
que los entrevistan, porque no cachan esto de dar
declaraciones a la prensa y a veces no tiene
conciencia de que lo que dicen va a ser publicado.
• !Pero ojo!, Protegerlas no significa omitir
información, sino pensar más de una vez en lo
correcto no de publicar tal o cual frase sin
chequearla.
La entrevista según sexo
• John Brady dice que las mujeres son mejores
entrevistadoras que los hombre, porque son más
sensibles a cosas ambientales y otras por el
estilo. Según él un estudio reveló que los
varones obtienen menos respuestas que las
mujeres y que las periodistas consiguen sus
mejores respuesta de los hombres.
• Para el autor eso es patraña, sólo prejuicios. No
depende del sexo del entrevistador el éxito o
fracaso de una entrevista.
Los que no quieren
• ¿Qué pasa cuando alguien no quiere dar
entrevistas? Hay que ser muy pillo y tratar de
convencerlo siendo medio patudo, por ejemplo
los de watergate les ofrecían discreción y hasta no
usaban block de notas, así la información les
fluía. Aquí se dice que hay que saber lograr
“rapport”.
• Para alguien famoso una técnica es adular a quien
se esté entrevistando. Brady dice: “nada es
imposible para un entrevistador que conoce cómo
llevar su juego a buen término valiéndose de una
pregunta irresistible.”
Juego de ajedrez
• La entrevista es un juego de ajedrez. El entrevistador
no mueve una pieza sin pensar en el próximo
movimiento, sin un propósito.
La forma de la entrevista
• Como embudo o embudo invertido. En la primera se
va preguntando de lo más general a lo particular, la
segunda es al revés.
• Cada una tiene sus pro y sus contra. La de embudo
abre con generalidades y eso le permite al
entrevistado dirigirse hacia donde él le inspire. La
pregunta abierta permite crear un ambiente
distendido; El problema es que produce generalidades
lo que no ayuda a que el reportaje sea entretenido.
• El embudo invertido abre con preguntas duras,
específicas. Esa variante es efectiva con sujetos
muy francos y directos.
• Una pregunta muy directa y concreta puede
convencer al entrevistado de que el periodista
habla en su propio idioma y sabe lo que pregunta.
• Una buena opción es que a una pregunta abierta
le siga una más directa. Ej: ¿puede darme un
ejemplo concreto?
• Pero obvio, nada es tan rígido. También se logran
cosa buenas preguntando puras tonteras, como
anécdotas y cosas por el estilo.
Por dónde empezar
• Hacer las preguntas lo más cortas posibles. Y si se le
necesita contextualización, se le hace, pero se hace directa,
luego una pausa y se efectúa la pregunta más concisa
posible. No hay que enredar a
los entrevistados
combinando temas.
De cómo sacar conejos de la galera
• El entrevistado debe conducir la entrevista, pero eso no
significa que debe ser mandón con ella. La idea es que
fluya una conversación y ofrecerle libertad al entrevistado.
• “Muchas veces una pregunta trivial puede abrir el alma de
un duro político”
• Los políticos son los más secos para manejar una entrevista,
por eso hay que estar muy atento con ellos y darse cuenta
cuando dan discursos y no la respuesta que uno quiere.
La entrevista política
• La entrevista política se distingue por ser fáctica,
trata de hechos concreto y en un segundo nivel de
reflexiones. Las preguntas suelen ser más extensas,
con datos o citas y tiene un carácter de
confrontación.
• Trabaja con un interlocutor que no deja de pensar
en el efecto de sus palabras y que piensa mucho
cada respuesta, apela frecuentemente al off the
record con el cual pueden llegar a hacer un
compromiso que inhiba preguntas o comentarios
críticos.
• El periodista tiene la impresión de estar
interrogando a instituciones mas que a personas.
• Muchas de las entrevistas políticas son hechas
por personas que tiene mucho contacto con los
entrevistados (ejemplo: Fernando Paulsen) Eso
puede ser bueno, porque hay un buen
background y el entrevistado sabe que le
pregunta alguien entendido en el tema, pero la
familiaridad produce ataduras.
• Tiende a crearse algo parecido a cláusulas,
sutiles acuerdo de “no dañar” que en general son
sobreentendidos en el diálogo.
¿El silencio vale oro (como técnica de entrevista)?
• Esta técnica se refiere a quedarse callado luego de escuchar
una respuesta. Esto produce una tensión que puede tener
dos efectos: O el entrevistado siente que debe seguir
hablando (lo intimidó el silencio, siente que lo que dijo no
es suficiente) o que no lo están pescando, por lo cual puede
enojarse y terminar la entrevista.
Las preguntas stock
• Son las preguntas típicas que se le hacen a todas las
personas en todas las entrevistas de todos los medios. Lo
importante es tener un buen archivo e investigar para no
ponerse a preguntar las mismas cosas de siempre. Ser
creativo.
“Obviamente, cuando te mandan a reportear las mismas leseras de siempre,
se hacen estas preguntas típicas, pero siempre hay espacio para las
preguntas diferentes”.
La fantasía funciona
• Ocupar la imaginación es muy importante en una
entrevista, es un importante recurso para hacer una
entrevista. Pero hay que ser atinado. A veces esto no
resulta y la entrevista se frustra. Entonces todo queda al
sentido común y a lo relativo de la situación y del
entrevistado.
Cuestionarios con prejuicios
• A veces estamos haciendo malas preguntas, prejuzgando al
entrevistado por el historial que tiene. Otras sabemos que
tal personaje es así, y nos aprovechaos de eso para sacara
alguna buena declaración.
• Tanto el periodista prejuicioso como el oportunista se les
debe advertir que están contribuyendo al estigma, a la
discriminación social y a la intolerancia.
A prueba de tontos
• Hay preguntas que no fallan, y se usan sobre todo para los
sobreentrevistados, los que los entrevistan a cada rato..
• Lo importante de esto es que con esta preguntas se busca
tener algo nuevo, un aporte a que la entrevista se haga
distinta.
Ir de pesca
• La técnica de ir de pesca es: tomar ciertas cosas del
personaje y, las proyectamos, imaginamos consecuencias
y creamos preguntas a partir de eso. Es ir de pesca por
que no se sabe qué va a pasar, si se pesca algo o no.
• “hay temas que el sentido común nos indica que debemos
explotar ,pero existen otros de resultado incierto que, sin
embargo, más de una vez nos devuelven algún diamante
¿Entrevistar es un instinto?
• Si y no. Si porque el entrevistador tiene que estar atento a lo
que el entrevistado diga, porque el resultado depende mucho
de lo que se haga en el mismo momento de la entrevista, de
estar atento, etc. Pero no, porque la entrevista necesita
investigar a personaje, estudio previo, cosas que no son de
instinto.
El timing de la entrevista
• Es hacer la pregunta precisa en el momento exacto.
• ¿Cómo detectamos el momento justo?, no hay reglas. Sólo
el instinto, el oficio. Leer bien una situación, saber de la
conversación como algo complejo llenos de matices y
factores.
El periodista como infantería pesada.
• A veces se elige un personaje para victimizarlo. El
periodista le hace preguntas para que caiga en trampas.
“La entrevista periodística no es un pelea de fondo, aunque a veces pueda tener
ingredientes de ella. Cuando un entrevistado se enoja no siempre dice la verdad,
simplemente arroja la primera cosa que se le ocurre”
Cuando el entrevistado no contesta
• Jim Carly cuenta que cuando le pasa esto, dice que el
editor lo va a mandar a averiguar y a preguntarle de
nuevo lo mismo.
• Otro ejemplo es cuando piden confirmar una
información. Obviamente no pescan, pero si uno dice
como cierto el rumor en la pregunta (ej: ¿porqué invirtió
tanta plata en el proyecto XYZ?).
• Con los entrevistados hostiles conviene hacer preguntas
directas.
“De esto no hablo”
• Son los límites estrictos que ponen a veces los
entrevistados. Lo importante es que ellos los
establezcan antes, no en plena entrevista, porque así nos
ahorramos un problema. Pero igual hay que intentar
preguntar de otras formas, sacar algo que sea.
• Pero, no se debe esperar hasta el final de la charla para
abrir otro tema, porque el entrevistador puede tener su
tiempo agotado o poca disposición a responder algo
nuevo.
Entrevistados paranoicos
• Son lo que rebuscan en sus propias entrevistas teorías
conspiratorias hacia su personas. Son los que se creen
perseguidos por la prensa.
Los hiperentrevistados
• Son los que pasan siendo entrevistados por los medios.
Saben como son las entrevistas, cómo evadir preguntas y
poner en jaque al periodista. Saben que les preguntan de las
cosas que más le afectas, de su vida privada. Saben que el
periodista está interesado en ellos, porque necesitan la
información.
• Los hiperentrevistados son expertos en ignorar las preguntas
directamente y declarar lo que consideran importante que el
público escuche. ¿Y que se hace con ellos?
1 .-Armar bien la pauta de preguntas.
2.- Hacerse de mucha paciencia
3.- Ser amables
4.-Reformular las preguntas tantas veces como sea
necesario, hasta que las responda, argumentando “la
importancia para el medio y el país de su respuesta”
Prepararlos para el pinchazo
Cuando hay que preguntar cosas complejas, hay que
preparar al entrevistado, tantear el terreno. “Rodear” el tema
desde todos los ángulos posibles para no meter la pata o
hacer que el entrevistado no conteste.
Consejos:
Échele la culpa a cualquier otro por la pregunta: Al público
que quiere saber, a que la sociedad tiene una opinión
negativa de él y es su oportunidad de decir la verdad, de
contestar a sus críticos, etc.
“De a entender que la pregunta es a modo de juego: “voy a
hacer el papel de abogado del diablo”
Preludie la pregunta con algún elogio
Use preguntas separadas, aparentemente desconectadas
Use una jerga para preguntar sobre temas delicado: Por
ejemplo hablar de “pitos” en vez de “drogas”.
No someter el texto al control del
entrevistado
• Nunca hacerlo, es lo peor que se le puede
hacer a la entrevista. El trabajo periodístico
es del periodista que lo hizo, no de quién
habló. Es la mirada propia del periodista
sobre la entrevista.
• ¿Y cómo uno puede corroborar que lo que
se dijo es lo que va a salir publicado?, no se
puede, hay que confiar en el periodista, en
su profesionalidad. Además el entrevistado
sabe de antemano que va a ser publicado.
Delicias y Peligros del “Off The
Record”
• El off the record es muy común en el periodismo. Tiene sus
pros y sus contras. Hay veces que el off the record se
acepta, porque es la única forma de obtener ese tipo de
información.
• La charla off the record es esencial para el periodismo de
investigación. Porque así se puede confrontar, hasta
confirmar informaciones que de otra forma no se podrían
lograr.
• El riesgo es que a veces el entrevistador y el entrevistado
no están de acuerdo con el off the record. Hay matices
entre como “citar textualmente”, poner “fuentes cercanas”
o simplemente no poner la información.
• Entonces el entrevistador que no quiere trabajar con el
off the record debe decirlo antes de la entrevista, así las
cosas quedan claras desde antes.
• Cuando un entrevistado requiere anonimato, tiene dos
opciones:a) Citar al sujeto en forma directa y
atribuirlo a una “fuente confiable”
b) Parafrasear sus afirmaciones, pero sin
atribución, asumiendo con esto su
responsabilidad por la exactitud de la frase.
• Ojo con estos criterios porque cada uno es de doble filo.
• Recordemos que la entrevista anónima hay datos que
nadie se hace cargo después. A veces estas
informaciones son una trampa y caen redonditos, por
eso hay que tener sumo cuidado con este método de
sacar información.
¿Cómo saber cuándo parar y cuándo seguir
adelante?
• Depende de tres factores: 1)Criterio, pertinencia;
2)la finalidad u objetivo de la entrevista;
3)Evaluación del grado de tensión
Los personajes difíciles
• -No siempre es culpa del periodista de que una
entrevista fracase o tenga un final violento. Hay
personajes que tienen un carácter irascible y
escasa
tolerancia.
Hay
que
estudiar
cuidadosamente el momento y la forma de lanzar
la pregunta dura.
Reglas para realizar una buena
entrevista:
• Reglas Primarias: respetar el espacio físico de
cada uno, no agredirse física ni verbalmente, no
burlarse ni de las preguntas ni de las respuestas.
• Reglas generales: corrección en el trato, mirarse
durante el diálogo, escuchar las preguntas y las
respuestas, hacer pausas. Se supone que el
entrevistado no puede mentir descaradamente o
negar de un modo grosero lo que afirmó antes.
Hasta puede mentir, pero de una manera discreta.
O sea, mantener el verosímil.
Existe una poética del diálogo
• A veces hay una “vibración especial” u “ondas”. El diálogo
es estrella en sí mismo, no un simple vehículo para
transmitir ideas. Divierte, atrae, casi permite al lector vivir
lo que fue el encuentro del periodista con el personaje.
El final de la entrevista
• Puede ser un final fuerte con frases emotivas que cierren la
charla, seleccionando declaraciones que hayan sido hechas
en cualquier momento.
• En radio y TV es más complicado seleccionar de cualquier
parte, porque son importantísimo los climas.
Ética del periodista: Ofrecer un buen cierre al lector, pero ser
cuidadoso con el dolor que emerge en el entrevistado.
Al editar
• Se necesitan preguntas que no se hicieron
durante la charla: 1)Para dar ritmo a la entrevista
y evitar que el lector se enfrente a párrafos
interminables. 2)Preguntas-puente inventadas,
cuando el personaje agotó su respuesta sobre un
tema y necesitamos pasar a otro asunto de
manera fluida.
• No es ético agregar nada después de la charla
(“Si nuestras preguntas fueron mediocres no
tenemos derecho a salvar la imagen
mejorándolas”), pero para evitarlo se pueden
hacer algunas cosas: 1)Investigar mucho al
personaje. 2)Aguzar la percepción durante la
charla
La conversación publicada no es una fotografía
-Los periodistas no reproducen con exactitud
absoluta, no reemplazan a la cámara o a la
grabadora sino que son un nexo entre personaje y
público.
-El entrevistador corta, sintetiza, amalgama,
relaciona, recompagina, a veces hasta reconstruye
cuidadosamente expresiones (Obviamente sin
desvirtuar la personalidad del entrevistado)
-Una entrevista puede ser frívola, y tener muchos
defectos, pero nunca debe ser árida y aburrida
-Cuando hay mucha edición, ¿se puede afirmar
que la entrevista publicada es la realidad? La
respuesta última la tiene el periodista.
-La gente también puede evaluar la “fidelidad” de
la entrevista, dada la característica de nuestra
época mediática, que es el contacto regular del
público con sus personaje.
- En los EEUU no es tan popular la fórmula de
entrevista “pregunta-respuesta”, se usa más el
“excerpt” o entrevista glosada (cuando el
periodista narra su encuentro con el personaje en
un tono bastante literario, citando de tanto en
tanto sus frases).
-Ellos piensan que el uso de la subjetividad es
válido, sobre la base de una actitud honesta del
periodista. El uso de uno u otro, depende del
caso.
-El excerpt valoriza la mirada subjetiva porque la
objetividad no existe ni debe obsesionarnos.
No tiene la fuerza del diálogo, el impacto de una
réplica, la respuesta que se potencia por la fuerza
de la pregunta y hasta el clima de la
conversación.
El sujeto es descrito, retratado. Vibra a través de
su ambiente, su biografía, sus detalles. Se
construye de manera literaria.
Peligro: para que la nota glosada despierte interés
debe ser trabajada con las reglas de un relato de
ficción, y allí aparecen los riesgos de que se trate
de algo demasiado construido para ser real.
Trabajo realizado por:
César Contreras Manzor
Para el taller de Radio 2003
Profesor: Sergio Campos
Descargar

La Entrevista Periodística