EL TEXTO DEL
ANTIGUO
TESTAMENTO
No poseemos ningún texto bíblico
autógrafo, es decir, escrito por la
propia mano de su autor o producto
de su dictado. Y esto vale tanto para el
Antiguo como para el Nuevo
Testamento.
Todos los “originales” de todos
los textos bíblicos
desaparecieron hace mucho
tiempo.
Desde el siglo XVI, es considerable el
conjunto de documentación que se
ha venido recogiendo: los
manuscritos identificados se cuentan
por millares; posteriormente, los
papiros ofrecen, desde hace unos
cien años, datos importantes sobre el
texto bíblico.
A estas “copias manuscritas” se las llama
TESTIGOS.
LOS
MANUSCRITOS DE
ORIGEN JUDIO
EL PAPIRO NASH
Fragmento
bíblico
más
antiguo
conocido,
que
contiene el Decálogo (Éx 201-17), una parte de Dt 5,6-21
y el comienzo de Dt 6,4-9.
Probablemente del siglo II a.
C. Adquirido en Egipto en
1902 por W. L. Nash,
secretario de la Society of
Biblical
Archeology.
Actualmente se encuentra en
la
Biblioteca
de
la
Universidad de Cambridge.
LOS MANUSCRITOS DEL
DESIERTO DE JUDÁ
(Qumrán, Wadi Murabba’at, Masada,
Engadi)
Los Manuscritos del Mar Muerto o Rollos de
Qumrán
Llamados así por hallarse los
primeros rollos en una gruta
situada en Qumrán, a orillas del
mar Muerto. Son una colección
de origen judío, escritos en
hebreo
y
arameo
por
integrantes de un grupo al
interior del pueblo judío
reconocidos con el nombre de
“esenios”, que incluye escritos
completos hasta pequeñísimos
fragmentos. Datan desde el siglo
II a. C. hasta el I d. C. Fueron
encontrados en once grutas de
los escarpados alrededores del
mar Muerto, a partir de 1947.
Descargar

Los manuscritos del Nuevo Testamento y la Crítica