Los tiempos verbales
- La conjugación de verbos en
los tiempos simples (presente,
pretérito y futuro) del modo
indicativo como forma de
expresar diversas nociones
temporales.
- Los matices en la precisión
del tiempo que indican el
copretérito y el pospretérito de
indicativo.
- Prácticas de redacción
transformando el tiempo de los
verbos.
- La necesidad de concordancia
entre los tiempos verbales
usados en una redacción
Observa estas oraciones:
Magali bailará en el festival.
Magali baila en el festival.
Magali bailó en el festival.
¿Qué expresa el verbo en
cada una? Coméntalo en el
grupo.
Ahora, lee lo siguiente:
En el idioma español el verbo
sufre cambios a los cuales se
denomina accidentes: modo,
tiempo, número y persona.
Dichos accidentes gramaticales
se
manifiestan
en
la
terminación verbal. Observa los
siguientes verbos conjugados:
Visité a
mi tía.
Modo
indicativo
Tiempo
pretérito
Primera
persona
Número
singular
Llegarán
mañana.
Modo
indicativo
Tiempo
futuro
Tercera
persona
Número
plural
Canta
villancicos.
Modo
indicativo
Tiempo
presente
Tercera
persona
Número
singular
El modo verbal es la manera de
expresar la acción o el hecho
contenidos en el infinitivo. Indica la
actitud del hablante (aquel que emite
el enunciado) ante la acción verbal.
En nuestro idioma hay tres modos
verbales: indicativo, subjuntivo e
imperativo; por el momento vas a
estudiar algunos aspectos del primero
de ellos.
Mediante el modo indicativo, el
hablante expresa la acción del
verbo de una forma objetiva. Se
limita a exponer los hechos
como una realidad que sucede,
ha sucedido o sucederá:
-El sol brilla con intensidad.
-Ayer vino Mónica.
-Tú conseguirás los boletos.
-El modo indicativo del verbo
expresa la acción de manera
objetiva, indica el hecho.
Los verbos expresan tiempos.
El tiempo es un concepto de
medida; el hablante expresa, con
el verbo, el momento de las
acciones.
Para ello utiliza un segmento
imaginario: el punto de partida
es el presente, todo lo anterior
es el pasado y lo que queda por
venir es el futuro.
En el modo indicativo y en el
subjuntivo
existen
tiempos
verbales divididos en simples y
compuestos. Los simples sólo
necesitan la forma verbal (él
ama); los compuestos requieren
el verbo auxiliar (haber) más la
forma verbal: ha amado.
Presente indica que lo enunciado ocurre
ahora. Por ejemplo:
Los muchachos siguen las
indicaciones.
¡Tengo la solución!
Ricardo platica con Edgar.
Pretérito indica que lo que se enuncia ya
ocurrió. Por ejemplo:
Fui a Jalisco hace ocho días.
Ellos trajeron bastante comida.
¿Usted organizó la fiesta?
Futuro
señala que algo va a ocurrir. Por
ejemplo:
Iremos al campo el mes
próximo.
Beatriz
asistirá
al
teatro
conmigo.
Tú serás el maestro de
ceremonias.
Los verbos de nuestro idioma se
clasifican en tres grupos o clases:
-Verbos terminados en –ar
Como jugar, amar, estudiar
-Verbos terminados en –er
Como comer, oler, entender
-Verbos terminados en –ir
Como subir, reír, vivir
Primera conjugación (verbos
terminados en –ar)
Prestar
Presente
Yo
presto
Tú
prestas
Él
presta
Nosotros prestamos
Vosotros prestáis
ustedes o prestan
Ellos
prestan
Pretérito
presté
prestaste
prestó
prestamos
prestasteis
o prestaron
prestaron
Futuro
prestaré
prestarás
prestará
prestaremos
prestaréis
o prestarán
prestarán
Segunda conjugación (verbos
terminados en –er)
Comer
Presente
Yo
como
Tú
comes
Él
come
Nosotros comemos
Vosotros coméis
ustedes o comen
Ellos
comen
Pretérito
comí
comiste
comió
comimos
comisteis
o comieron
comieron
Futuro
comeré
comerás
comerá
comeremos
comeréis
o comerán
comerán
Es importante recordar que en
España se utiliza el pronombre
vosotros para la segunda
persona del plural y en
Hispanoamérica se usa el
pronombre ustedes, en este
caso, el verbo se conjuga como
si hablara de ellos.
Busca una o dos lecturas y
en éstas, identifica los
verbos conjugados e indica
en
qué
tiempo
se
encuentran.
Tercera conjugación (verbos
terminados en –ir)
Partir
Presente
Yo
parto
Tú
partes
Él
parte
Nosotros
partimos
Vosotros o partís
ustedes
o parten
Ellos
parten
Pretérito
partí
partiste
partió
partimos
partisteis
o partieron
partieron
Futuro
partiré
partirás
partirá
partiremos
partiréis
o partirán
partirán
¿Qué expresa el copretérito?
Una vez que has estudiado tres
tiempos verbales simples del
modo indicativo, recordarás otros
dos: copretérito y pospretérito,
ambos relacionados con el
tiempo pretérito, pero distintos de
él.
El copretérito es un tiempo
verbal con las siguientes
características:
Expresa una acción no terminada
que se prolonga en el tiempo. La
acción interesa sólo en su
duración y no en su principio ni en
su término:
Yo buscaba mis libros ahí.
(no interesa cuándo empecé o
dejé la búsqueda)
Ella reía sin control.
(no importa el inicio o el término
de la risa).
Raúl quería a su perrita.
(no interesa el principio ni el fin
del cariño.
Indica que algunas acciones son
repetidas, habituales:
Se levantaba a las siete.
Preparaba la cena para su
hermano.
Contestaban el teléfono de
inmediato.
Cuando se emplea en fórmulas
de cortesía, indica que hay un
hecho indicado, el cual para
consumarse depende de la
voluntad de la persona a quien
se dirige el hablante:
¿Qué deseaba?
Quería pedirte un favor.
Me proponía hablar contigo.
En tu cuaderno, conjuga los
verbos alcanzar, correr y
seguir en copretérito; subraya
las terminaciones de los
verbos en este tiempo.
En un cuadro sinóptico, indica
las
terminaciones
del
copretérito en los verbos de
cada clase o grupo.
Cambio de tiempo.
Cuando escribes, empleas
diversos tiempos verbales,
según lo requiera el texto que
elaboras:
Si, por ejemplo, quieres narrar
lo
que
hiciste
en
tus
vacaciones,
el
uso
del
copretérito
te
ayudará
a
referirte a un pasado de gran
amplitud, dentro del cual
puedes situar varias acciones:
Era la época de vacaciones.
Papá nos prometió que iríamos
a acampar al rancho de mi tío,
que no estaba lejos.
Por fin llegó la hora de partir.
Cada
día
traía
nuevas
sorpresas: íbamos a pescar,
nos bañábamos en el río,
comíamos yerbas silvestres;
hasta atrapábamos algunos
conejos.
El presente resulta muy útil en
el
momento
de
hacer
descripciones, o bien para
referirte a acciones habituales:
Margarita es una muchacha
muy rara. Sus ojos azules y su
cabello negrísimo la hacen ver
diferente de nosotras. Además,
tiene un carácter reservado,
casi nunca habla y le cuesta
mucho
trabajo
conseguir
nuevos amigos.
Ricardo despierta a las 6. Tarda
15 minutos en levantarse. A las
6:30 empieza a bañarse y toma
su desayuno a las 7:15. Casi
siempre se le hace tarde para ir
a la escuela.
Un uso especial del presente
es el llamado presente
histórico, que es un recurso
literario que hace aparecer
como actual una acción
pasada y la muestra más
vivamente.
El lugar era apropiado.
Cuando cayera la noche,
podría salir sin ser visto. De
pronto, el fugitivo ve que se
acerca un anciano.
Temeroso de ser descubierto,
regresa al escondrijo y se
oculta nerviosamente. Espera a
que el hombre se aleje para
emprender la carrera.
El pretérito da idea de exactitud.
Se utiliza para puntualizar
detalladamente lo ocurrido:
Llegó
de
prisa
al
sucio
departamento.
Buscó
rápidamente los documentos.
Al hacerlo, cayeron al piso varios
libros. No le importó y siguió su
desesperada búsqueda. En eso
escuchó el sonido de una llave al
introducirse en la cerradura.
Supo que su perseguidor había
llegado.
El
tiempo
futuro
expresa
acciones que tal vez ocurrirán,
que están por venir o por
suceder:
Probablemente
iremos
a
visitarlos
dentro
de
dos
semanas.
Será un viaje muy cansador:
atravesaremos buena parte de la
sierra. En esa temporada habrá
mal tiempo y no podremos
avanzar muy rápido.
Estas características de los
tiempos verbales no implican que,
en el momento de escribir, te veas
obligado a utilizar sólo uno de
ellos; por el contrario, si haces
una combinación adecuada, tus
escritos serán claros y carecerán
de monotonía.
Observa:
La tarde empezó a caer sobre el
pequeño poblado. Los jornaleros
se preparaban para finalizar sus
labores. En el pequeño mercado
las actividades concluían.
Era hora de cerrar “La favorita”,
fonda adonde iban a comer los
vendedores. Su dueña, Rosalía,
empezó a quitar los manteles de
las mesas.
En el párrafo anterior se combinan
oraciones
en
pretérito
y
copretérito, tiempos entre los que
existe concordancia; es decir, que
están ligados de manera lógica en
el periodo del que se habla.
¿Estas listo para continuar tus
prácticas
de
redacción
transformando el tiempo de los
verbos? Para que lo hagas, lee
primero el texto siguiente:
El diario a diario
Un señor toma el tranvía después
de comprar el diario y ponérselo
bajo el brazo. Media hora más
tarde desciende con el mismo
diario bajo el mismo brazo.
Pero ya no es el mismo
diario, ahora es un montón
de hojas impresas que el
señor abandona en un banco
de plaza.
Apenas queda solo en el banco, el
montón de hojas impresas se
convierte otra vez en un diario,
hasta que un muchacho lo ve, lo lee
y lo deja convertido en un montón
de hojas impresas.
Luego se lo lleva a su casa y en el
camino lo usa para empaquetar
medio kilo de acelgas, que es para
lo que sirven los diarios después de
estas excitantes metamorfosis.
Julio Cortázar,
Historia de cronopios y de famas,
Edhasa/Sudamericana,
Barcelona, 1976.
¿Qué acciones se describen en
el texto de Cortázar?,¿en qué
tiempo verbal aparecen?
Lee el texto en voz alta y, al
hacerlo, cambia los verbos del
tiempo presente al pretérito.
Copia el texto en tu cuaderno,
con los verbos conjugados en
tiempo futuro. Compara los
resultados de tus ejercicios con
el efecto del texto original.
Descargar

Diapositiva 1