Juan 3:12-17 Si os he dicho cosas terrenales, y no
creéis, ¿cómo creeréis si os dijere las celestiales?
Nadie subió al cielo, sino el que descendió del cielo;
el Hijo del Hombre, que está en el cielo.
Y como Moisés levantó la serpiente en el desierto,
así es necesario que el Hijo del Hombre sea
levantado, para que todo aquel que en él cree, no se
pierda, mas tenga vida eterna.
Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha
dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en
él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.
Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para
condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo
por él.
Si os he dicho cosas terrenales, y no creéis,
¿cómo creeréis si os dijere las celestiales?
para que todo aquel que en él cree, no se
pierda, mas tenga vida eterna.
Porque de tal manera amó Dios al mundo
Efesios 3:14-19 Por esta causa doblo mis rodillas
ante el Padre de nuestro Señor Jesucristo, de
quien toma nombre toda familia en los cielos y en
la tierra, para que os dé, conforme a las riquezas
de su gloria, el ser fortalecidos con poder en el
hombre interior por su Espíritu; para que habite
Cristo por la fe en vuestros corazones, a fin de
que, arraigados y cimentados en amor, seáis
plenamente capaces de comprender con todos
los santos cuál sea la anchura, la longitud, la
profundidad y la altura, y de conocer el amor de
Cristo, que excede a todo conocimiento, para que
seáis llenos de toda la plenitud de Dios.
Isa 1:3 El buey conoce a su dueño, y el asno el
pesebre de su señor; Israel no entiende, mi
pueblo no tiene conocimiento.
Jos 1:8 Nunca se apartará de tu boca este libro de
la ley, sino que de día y de noche meditarás en él,
para que guardes y hagas conforme a todo lo que
en él está escrito; porque entonces harás
prosperar tu camino, y todo te saldrá bien.
2Ti 3:14-15 Pero persiste tú en lo que has aprendido
y te persuadiste, sabiendo de quién has aprendido;
y que desde la niñez has sabido las Sagradas
Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la
salvación por la fe que es en Cristo Jesús.
Rom 5:8 Mas Dios muestra su amor para con
nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo
murió por nosotros.
1Jn 3:16 En esto hemos conocido el amor,
en que él puso su vida por nosotros; también
nosotros debemos poner nuestras vidas por
los hermanos.
Joh 10:17 Por eso me ama el Padre, porque
yo pongo mi vida, para volverla a tomar.
Joh 10:18 Nadie me la quita, sino que yo de
mí mismo la pongo. Tengo poder para
ponerla, y tengo poder para volverla a tomar.
Este mandamiento recibí de mi Padre.
Mat 26:53 ¿Acaso piensas que no puedo ahora
orar a mi Padre, y que él no me daría más de
doce legiones de ángeles?
1Ti 1:15 Palabra fiel y
digna de ser recibida por
todos: que Cristo Jesús
vino al mundo para salvar
a los pecadores, de los
cuales yo soy el primero.
Isa 53:3-5 Despreciado y
desechado entre los hombres,
varón de dolores,
experimentado en quebranto; y
como que escondimos de él el
rostro, fue menospreciado, y no
lo estimamos.
Ciertamente llevó él nuestras
enfermedades, y sufrió nuestros
dolores; y nosotros le tuvimos
por azotado, por herido de Dios
y abatido.
Mas él herido fue por nuestras
rebeliones, molido por nuestros
pecados; el castigo de nuestra
paz fue sobre él, y por su llaga
fuimos nosotros curados.
1Pe 1:18 sabiendo que fuisteis
rescatados de vuestra vana manera
de vivir, la cual recibisteis de
vuestros padres, no con cosas
corruptibles, como oro o plata,
1Pe 1:19 sino con la sangre
preciosa de Cristo, como de un
cordero sin mancha y sin
contaminación,
1Pe 1:20 ya destinado desde antes
de la fundación del mundo, pero
manifestado en los postreros
tiempos por amor de vosotros,
Mat 10:30 Pues aun vuestros
cabellos están todos contados.
Rev 13:8 Y la adoraron todos los
moradores de la tierra cuyos nombres no
estaban escritos en el libro de la vida del
Cordero que fue inmolado desde el
principio del mundo.
INMOLADO = G4969 = σφάζω = sfázo
matar (específicamente un animal para
alimento o en sacrificio) masacrar, mutilar
(violentamente) herir.
Php 2:5 Haya, pues, en vosotros este
sentir que hubo también en Cristo Jesús,
Php 2:6 el cual, siendo en forma de Dios,
no estimó el ser igual a Dios como cosa a
que aferrarse,
Php 2:7 sino que se despojó a sí mismo,
tomando forma de siervo, hecho
semejante a los hombres;
Joh 17:5 Ahora pues, Padre, glorifícame
tú al lado tuyo, con aquella gloria que tuve
contigo antes que el mundo fuese.
1Ti 1:15 Palabra fiel y digna de ser
recibida por todos: que Cristo Jesús
vino al mundo para salvar a los
pecadores, de los cuales yo soy el
primero.
Heb 5:12 Porque debiendo ser ya
maestros, después de tanto tiempo,
tenéis necesidad de que se os vuelva a
enseñar cuáles son los primeros
rudimentos de las palabras de Dios; y
habéis llegado a ser tales que tenéis
necesidad de leche, y no de alimento
sólido.
Descargar

Apocalipsis 1:12 “Y me volví para ver la voz que