Gustavo Adolfo
Bécquer
(1836-1870)
Nace en Sevilla, Andalucía, en 1836.
Es descendiente de nobles flamencos que llegaron a
Andalucía para comerciar y consiguieron una destacada
posición en la clase alta sevillana.
“Gustavo Adolfo
Bécquer dibujando”
Valeriano Bécquer
Se educa artísticamente en el seno de una
familia de pintores costumbristas
Su vida fue marcada por
las desgracias y el
infortunio.
A los 5 años muere su
padre y a los 10, su madre.
Estudia
pintura y humanidades,
y escribe desde niño.
A los 17 años
se muda a Madrid donde
conoce las privaciones y la
forzosa vida bohemia vivida
por la mayoría de los
escritores románticos.
Publica en revistas sus
primeras Leyendas
pero, al no conseguir
sobrevivir con su arte,
tiene que trabajar como
censor de novelas.
A los 22 años
se enamora
apasionadamente de
Julia Espín, una
hermosa cantante de
ópera, que no le
corresponde su amor
y lo sume en la
desesperación.
Empieza a escribir
las Rimas.
A los 25 años se casa
con Casta Esteban
y, luego de tener tres
hijos, se separa.
Valeriano, el hermano pintor,
será compañero y protector inseparable.
Su muerte acaece meses antes de la del poeta.
En 1870, a los 34 años, Bécquer muere de tuberculosis.
Su reconocimiento
llegaría un año
después de su muerte
cuando sus amigos
publican las Rimas.
Posromanticismo o
Romanticismo tardío
A pesar de su temática romántica
(sentimientos amorosos reflejados en
la naturaleza, tono melancólico,
sensación de la fugacidad de la vida)
Becquer se aleja del romanticismo
original al lograr una poética
contenida y rica en su simplicidad.
La exaltación romántica deja lugar a un mundo íntimo,
sutil, extremamente sensible. La riqueza y elegancia de
sus imágenes sirven de puente al modernismo.
En el corazón de los
textos becquerianos la
pintura comparece
insistente como un
medio de expresión de
lo inefable, en ocasiones
superior incluso a la
palabra.
Además de la pintura,
Bécquer tuvo gran interés por la música.
Fin
Descargar

Slide 1