LA RELIGIÓN
Tema Iv
¿Existe la religión?
•
La “religión” es una palabra
demasiado universal y abstracta.
• Tampoco existen las religiones, como
el cristianismo, el budismo o el
islamismo. Existen hombres y mujeres
cristianos, musulmanes…
¿Dónde
• La religión es imposible definirla en cuanto
hace referencia a la experiencia propia de
cada hombre. Sólo podemos aproximarnos a
ella en cuanto realidad culturalmente
configurada.
• No podremos hablar de religión o de
religiones sin un concepto básico que defina
dicho hecho. Pero es muy difícil llegar a una
definición exacta de la religión, variará según
se ponga el acento en uno u otro elemento.
• También es un obstáculo la cantidad de
definiciones de religión
Dimensiones básicas
en toda definición de
RELIGIÓN
• un elemento subjetivo e interior
(fe, creencia, sentido de dependencia)
• que se exterioriza
(gestos, oraciones)
• y objetiva
(aras, templos, estatuas, libros)
• y se vive a nivel individual y colectivo
(instituciones, tradiciones).
Etimología
del concepto “religión”
• Cicerón dice que “religión” deriva de:
“relegere” (que viene de legere, recoger,
reunir)
en el sentido de reflexionar sobre algo que
suscita interés personal y merece atención,
por lo que la religión es el cumplimiento de
los deberes para con los poderes divinos;
una actitud de reconocimiento de la
superioridad de los dioses.
• Lactancio relaciona “religio” con:
“religare” (que viene de ligare, vincular, unir)
significando el compromiso con la divinidad
como valor supremo.
• San Agustín, en la Ciudad de Dios, pone su
origen en:
“religere” (que viene de re-eligere, volver a
elegir)
señalando al hombre que se vuelve a Dios,
opta por una realidad de la que se sabe
apartado.
Clasificación de las
definiciones.
• Las definiciones sustantivas
Ponen el acento en la vivencia experiencial del
sujeto y conceden especial relevancia a la
realidad superior a la que hace referencia.
La religión, desde esta perspectiva sustantiva, es
una forma específicamente profunda de
experiencia de sentido en la que el hombre
cultiva su apertura a lo trascendente y
reconoce agradecido la presencia gratuita
y salvadora de la Realidad suprema que se
manifiesta confiriendo un valor de plenitud
a su existencia, al mundo y a la historia.
•
Las definiciones funcionales
Tienen en cuenta aspectos externos del individuo y la
sociedad, que pueden ser sometidos a análisis
directo. Ante la imposibilidad de relacionarse con el
misterio de manera directa es más fácil saber lo que
es la religión desde sus operaciones.
En línea funcional se define en proximidad a lo sociológico,
es decir, de acuerdo a su estructura y funciones
sociales, como un sistema estructurado de
mediaciones para la relación del hombre con el
misterio que aparece en medio de la vida; un
sistema de creencias, prácticas e instituciones en
las que el grupo humano encarna, vive y expresa
su respuesta a la presencia del misterio
Podemos concluir diciendo que:
una religión es religión en la medida
que logra realmente ligar
existencialmente al hombre con
realidad divina (misterio,
sobrenatural, sagrado) a través de
unas mediaciones históricas,
personales o institucionales
concretas.
Religión como experiencia
paradójica y múltiple.
1. La religión expresa la apertura del hombre hacia un nivel
trascendente, lleno de sentido. No se puede reducir a lo ideológico
ni a lo estructural; es el despliegue de la capacidad de
trascendimiento que distingue lo humano, y que nos hace ser y vivir
como persona.
2. La religión es el lugar donde acontece o se desvela el sentido
originario; es la experiencia que expresa la hondura de la realidad,
que se revela al humano y le confiere sentido. La religión no existe
sólo porque el hombre escuche, sino también porque el misterio se
revela y manifiesta.
3. La religión es una experiencia creadora de sentido; es expresión
del sentido que confiere realidad y hondura a todo lo humano.
4. La religión no se encierra en fenómenos aislados y separables del
conjunto de la vida. Es cierto que hay momentos de fuerte
densidad religiosa, pero lo religioso se vincula a todo el despliegue
de lo humano.
A estos cuatro rasgos definidores podemos añadir la aportación
cuatro perspectivas antropológicas:
1. La religión es una experiencia de enraizamiento y
fundamentación.
El hombre, que construye la cultura y su inteligibilidad, se
encuentra sometido en la base de su ser por algo que le arraiga
y le religa (Zubiri).
2. La religión es experiencia de apertura y trascendencia.
En su hacer y saber, el hombre descubre un horizonte que le
desborda en sus posibilidades, pero que le atrae y define
(Rahner).
3. La religión es experiencia de tradición y comunión.
El hombre es por esencia historia, comunicación e historia
compartida (Gadamer).
4. La religión es experiencia de ruptura y revelación.
El hombre es un ser que rompe sus propias fronteras, va más
allá de sí, donde descubre una voz exterior, que le sitúa en una
conciencia de revelación (Barth).
LO SAGRADO
Por sagrado se entiende una realidad o un
marco ontológico especial, un nivel
abarcante,
mientras que religioso significa una
conducta peculiar del ser humano o forma
concreta de asumir la existencia en una
perspectiva nueva impuesta precisamente
por lo sagrado.
…representa un orden nuevo de realidad
determinante de la actitud religiosa.
Dos son los autores que mejor han
expresado su contenido:
Söderblom y R Otto
• …una realidad ontológica superior más
que a un ámbito o estado.
• …lo sagrado representa
sustancialmente una realidad suprema
sin parangón con las cosas mundanas,
pero que hace al mismo tiempo que
éstas puedan ser tenidas también por
sagradas porque reciben de ella una
configuración y significación especial.
Mircea Eliade…
afirma:
“Cualquiera que sea el contexto
histórico en el que esté sumergido, el
homo religiosus cree siempre que
existe una realidad absoluta, lo
sagrado, que transciende este mundo,
pero se manifiesta en él y, por este
hecho, lo santifica y lo hace real”
Lo profano y lo sagrado:
El dominio de lo profano abarca el ámbito común
de realidad donde el hombre ejerce sus
actividades cotidianas.
Lo sagrado, en cambio, representa lo otro, lo
extraño y lo prohibido; aquello ante lo que el
hombre experimenta su pequeñez y se siente
desarmado; pero es también la fuente del
poder, del éxito y de la eficacia. Por eso
suscita sentimientos ambivalentes, como
estremecimiento y pavor, admiración y
atracción, terror y amor.
Elementos y características
de lo sagrado:
a) Nuevo umbral ontológico
“ruptura de nivel” o nuevo umbral de realidad.
…carácter dialéctico de las hierofanías. Para que un
objeto pueda considerarse sagrado, debe revelar algo
distinto y superior.
Esta nueva realidad, que ofrece el aspecto de
inaccesibilidad e inefabilidad, exige un esfuerzo
de trascendimiento personal para ponerse en
contacto con ella
La superioridad de lo sagrado se
expresa en tres niveles diferentes:
• a. Ontológico o más densidad y
riqueza de ser.
• b. Axiológico o realidad más valiosa.
• c. Personal o personalidad en grado
sumo.
b) Plenitud de ser y realidad por excelencia.
Consistencia y eficacia... Frente a la
debilidad y caducidad de lo terreno, lo
suyo es la perennidad, el dinamismo
inextinguible y la fecundidad inagotable.
Estos signos son traducidos por el hombre
religioso por máxima potencia y energía
ilimitada que hacen de lo sagrado plenitud
y saturación de ser, realidad por
excelencia. De ahí su valor excepcional y
su infinita capacidad creadora.
c) Realidad misteriosa.
• El carácter misterioso de lo sagrado radica
en su superioridad ontológica… se sitúa
en un nivel distinto, resulta imposible
encasillarlo en el marco de nuestras
categorías y expresarlo en términos
tomados del lenguaje ordinario
• Otto lo designa con los términos de
misterio tremendo y fascinante
las distintas religiones lo presentan bajo tres
formas complementarias: lo sorprendente
(mirum), lo paradójico y lo antinómico:
• Sorprendente, porque es distinto e
inaprensible.
• Paradójico, porque parece contradecir las
categorías de la mente humana.
• Antinómico, porque comporta predicados
opuestos (admirable y terrible, temible y
atrayente, lejano y cercano).
d) Figuras y representaciones de lo
sagrado en las religiones.
1) Ser supremo. Esta manera de
representar lo sagrado es propia de los
pueblos arcaicos desconocedores de la
escritura, principalmente africanos y
asiáticos. La fe en un Ser supremo,
concebido como Dios celeste, es una
constante que configura su religión bajo la
forma de creador y señor de la existencia
2) Politeísmo. …lo sagrado se encarna en
múltiples formas.
Obedece más a contextos culturales que a
lo sagrado mismo.
No suele darse en los pueblos primitivos y sí
en las culturas más desarrolladas, como la
de Japón, Egipto, Grecia, Roma y América
precolombina
3) Dualismo. Es una variante del politeísmo
que reduce la pluralidad a dos miembros,
uno del bien y otro del mal.
La religión de Zoroastro en el antiguo Irán,
así como los misterios órficos, los
movimientos gnósticos y el maniqueísmo.
En todos ellos la divinidad presenta una
doble figura, si bien con formas diferentes
y matices distintos
4) Monismo panteísta. La supremacía
ontológica de lo sagrado lleva a
considerarlo como realidad única de la
que los demás seres, especialmente el
hombre, son meras expresiones y
manifestaciones. Es el caso del
hinduísmo, que se decanta abiertamente
por la unificación de lo divino haciendo de
cada realidad una encarnación del todo
5) Monoteísmo. El monoteísmo concibe lo
sagrado como realidad única trascendente
y personal, que llama Dios.
Sus principales características son las de
principio y destino del mundo, creador
providente, salvador y remunerador…
Mediaciones de lo sagrado:
las hierofanías.
Por hierofanía
se entienden determinados objetos o
grupos de hechos de distinta
naturaleza que, por sus especiales
características, ponen al hombre en la
pista de lo sagrado. Son realidades
mundanas a través de las cuales el
hombre se siente en presencia del
misterio.
Estas pertenecen a sectores distintos de la
realidad:
1. En un grupo tenemos todos los poderes y
elementos de la naturaleza cuya disposición
ayuda al hombre a representarse lo sagrado y
entrar en contacto con él. Son las llamadas
hierofanías cósmicas, como el cielo, los astros,
la tierra, ciertas plantas, el tiempo, el espacio y
las fuerzas fecundadoras.
2. Otro grupo está integrado por determinados
acontecimientos históricos de especial interés
para los pueblos, como las guerras, las
conquistas, las cosechas.
3. Un tercer grupo lo forman las personas y
funciones que revisten importancia para una
comunidad.
b) Morfología y multiplicidad de
las hierofanías
Fijándose en su estructura, M. Eliade ha
clasificado las hierofanías en naturales,
históricas y personales:
a. En el grupo de las naturales estarían
todos los elementos de un mismo orden
natural, como el cielo, los astros, la tierra,
la vida vegetal.
b. Entre las históricas tendríamos determinados
acontecimientos históricos, incluso la historia
nacional en su conjunto. Un ejemplo de este tipo
lo tenemos en la historia de Israel, para quien el
encuentro con Dios no se da en la naturaleza,
sino en la totalidad de los acontecimientos que
le han ayudado a ser un pueblo y nación.
c. Entre las personales estarían las personas que
ejercen determinadas funciones u ostentan una
representación ante el pueblo de especial
significación. Por ejemplo, en el cristianismo, la
hierofanía por antonomasia es un hombre,
Jesús de Nazaret, en quien se hace presente el
Misterio mismo en persona.
Descargar

HECHO RELIGIOSO