CONFERENCIAS
3
ELEGIDOS
Elegidos, pero, ¿estás
dispuesto a cumplir?
“Elegidos según la presciencia de Dios
Padre en santificación del Espíritu,
para obedecer y ser rociados con la
sangre de Jesucristo” (1 Pedro 1:2).
Algo que observar:
Dios Padre:
ELIGE.
El Espíritu Santo:
SANTIFICA.
La sangre de Jesucristo: CAPACITA.
Elegidos, pero, ¿estás
dispuesto a cumplir?
Dios Padre:
Según su presciencia.
ELIGE.
“Según nos escogió en él antes de la
fundación del mundo, para que fuésemos
santos y sin mancha delante de él, en amor
habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo”
(Efesios 1:4,5).
Vio lo que podíamos llegar a ser “en Cristo”.
Elegidos, pero, ¿estás
dispuesto a cumplir?
Dios Padre:
ELIGE.
El Espíritu Santo:
SANTIFICA.
“Esto erais algunos; mas ya habéis sido
lavados, ya habéis sido santificados, ya
habéis sido justificados en el nombre del
Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro
Dios” (1 Corintios 6:11).
Ejecuta las órdenes de Dios en nosotros.
Elegidos, pero, ¿estás
dispuesto a cumplir?
Dios Padre:
ELIGE.
El Espíritu Santo:
SANTIFICA.
La sangre de Jesucristo:
CAPACITA.
“El Dios de paz … por la sangre del pacto
eterno, os haga aptos en toda obra buena
para que hagáis su voluntad”
(Hebreos 13:20,21).
Porque nos limpia de todo pecado.
Elegidos, pero, ¿estás
dispuesto a cumplir?
Para esto has sido elegido:
1. “Para obedecer”.
“He hallado a David hijo de Isaí, varón
conforme a mi corazón, quien hará
todo lo que yo quiero”
(Hechos 13:22).
El Espíritu y la sangre de Cristo nos
hace conforme al corazón de Dios,
pero espera de nosotros obediencia.
Elegidos, pero, ¿estás
dispuesto a cumplir?
Para esto has sido elegido:
1. “Para obedecer”.
2. “Y ser rociado con la sangre de
Jesucristo”.
La sangre se rociaba sobre personas
y objetos en los días de Moisés para
que entrasen al servicio de Dios.
Es decir, los hacia APTOS para estar
en la presencia de un Dios SANTO.
Elegidos, pero, ¿estás
dispuesto a cumplir?
Si piensas: ¡NO PODRÉ!,
entonces, considera que:
“No depende del que quiere, ni del que
corre, sino de Dios que tiene
misericordia” (Romanos 9:16).
• No son tus ruegos.
• No son tus habilidades.
• Es la MISERICORDIA de Dios.
Elegidos, pero, ¿estás
dispuesto a cumplir?
Si piensas: ¡NO PODRÉ!,
entonces, considera que:
“Ninguna diferencia hizo entre
nosotros y ellos, purificando por la fe
sus corazones” (Hechos 15:9).
• No es quién eres.
• Es la calidad de tu fe la que Dios busca
para cambiar tu corazón y que puedas
obedecerle.
Dios eligió a una
persona,
para bendecir a
todos los hombres.
ABRAHAM
“En tu simiente serán benditas
todas las naciones de la tierra,
por cuanto obedeciste
a mi voz”
(Génesis 22:18).
Dios eligió a
un pueblo,
para manifestar
su gloria y su poder.
ISRAEL
“¿Ha intentado Dios venir a tomar
para sí una nación de en medio de
otra nación, con pruebas, con
señales, con milagros y con guerra,
y mano poderosa y brazo extendido,
y hechos aterradores como todo lo
que hizo con vosotros
Jehová vuestro Dios en Egipto?”
(Deuteronomio 4:34).
DIOS ELIGIÓ A LA IGLESIA
PARA MANIFESTAR
SU GRACIA Y SU
MISERICORDIA
Aquí estamos tú y yo.
“Así que, hermanos, os ruego
por las misericordias de Dios,
que presentéis vuestros
cuerpos en sacrificio vivo,
santo, agradable a Dios,
que es vuestro culto racional”
(Romanos 12:1).
Elegidos, pero, ¿estás
dispuesto a cumplir?
Esto es lo que se pide de ti:
1.
(Jn. 15:16).
Elegidos, pero, ¿estás
dispuesto a cumplir?
Esto es lo que se pide de ti:
1. Llevar fruto que permanezca
(Jn. 15:16).
2.
(1 Ts. 2:13,14).
Elegidos, pero, ¿estás
dispuesto a cumplir?
Esto es lo que se pide de ti:
1. Llevar fruto que permanezca
(Jn. 15:16).
2. Dejar que la palabra de Dios actúe
poderosamente en ti (1 Ts. 2:13,14).
3.
(Stg. 2:5).
Elegidos, pero, ¿estás
dispuesto a cumplir?
Esto es lo que se pide de ti:
1. Llevar fruto que permanezca
(Jn. 15:16)
2. Dejar que la palabra de Dios actúe
poderosamente en ti (1 Ts. 2:13,14).
3. Que seas rico en fe y heredes el reino
que ha prometido a los que le aman
(Stg. 2:5).
Elegidos, pero, ¿estás
dispuesto a cumplir?
Toma nota de este consejo:
“Por lo cual, hermanos, tanto más
procurad hacer firme vuestra
vocación y elección; porque haciendo
estas cosas, no caeréis jamás”
(2 Pedro 1:10).
¿Cómo entiendes estas indicaciones?
Elegidos, pero, ¿estás
dispuesto a cumplir?
Toma nota de este consejo:
•
•
•
“Hacer firme”: No dudar que Dios te eligió
EN CRISTO y lo hizo en su gracia y
misericordia.
“Vuestra vocación”: Conocer y aceptar las
buenas obras para las cuales fuiste creado
EN CRISTO JESÚS.
“Y elección”: Participar como miembro del
cuerpo del cual CRISTO es la cabeza.
Elegidos, pero, ¿estás
dispuesto a cumplir?
Toma nota de este consejo:
Es decir, debes creer y esforzarte para:
• Entender QUIÉN te llamó y CÓMO fue que
te eligió.
HUMILDAD.
• Ser capacitado POR el Espíritu Santo para
el servicio al que fuiste llamado. UTILIDAD.
• Vivir como miembro del cuerpo de Cristo
desempeñando la función que te fue
asignada.
FRUTO.
Elegidos, pero, ¿estás
dispuesto a cumplir?
Toma nota de este consejo:
Pero, ¿crees en el RESULTADO?
NO CAERÁS
¡JAMÁS!
Recuerda, Dios te ve, no en tus flaquezas y
deficiencia, sino en las perfecciones de
Cristo.
DIOS,
“Nos escogió en él
(Cristo) antes de la
fundación del mundo,
para que fuésemos
santos y sin mancha
delante de él”
(Efesios 1:4).
No dudes
de lo que
Dios
quiere
hacer
de ti.
Vive a
la altura
de tan
maravillosa
elección.
Descargar

Conferencia 3 Elegidos