Jueves Santo
9-04-2009
Jn 13,1-15
Texto: D.Amundarain; present:B.Areskurrinaga H.C.
JESÚS SE HA DADO SIEMPRE A LOS POBRES
Jesús ha vivido siempre entregado a los pobres:
a los enfermos, a los arrinconados... A todos ellos
ha extendido su mano amistosa. Los llama
bienaventurados.
Se ha sentado junto a ellos.
Al presente, va a entregarse
definitivamente.
Va a entregarse todo entero.
Hasta el extremo.
DISTINTIVO DE SUS DISCÍPULOS: DAR AYUDA AL HAMBRIENTO
Lo que distingue a sus
discípulos, según Jesús,
consiste en darse al pobre.
«Tuve hambre y me diste
de comer, sed y de beber,
desnudo y me vestiste,
enfermo y me visitaste».
Ese criterio lo ha mantenido hasta el final.
Eso mismo se lo pide a su discípulo.
LA DULCE MANO DE JESÚS SERVIDOR
Los jefes de gobierno dominan a la gente. Entre vosotros no debe ser así. Y
les da ejemplo. Se pone el delantal, se arrodilla y lava los pies a los
discípulos. Y los pies endurecidos por el caminar los endulza con sus
delicadas y dulces manos y con su corazón más suave y más dulce; más
todavía: ha suavizado aquellos corazones llenos de inquietud y afligidos
por el recibimiento nada amistoso que les han dispensado los jefes de
Jerusalén.
Esas manos que
han endulzado a
los discípulos, son
las mismas que
serán entregadas a
la injusticia para
ser perforadas por
ella.
Jesús no va a la cruz por el gusto de sufrir, tampoco para
pagar algo al Padre como compensación por nuestros
pecados; va solamente para ayudar al pobre a salir de su
desgracia. Es eso lo que ha querido demostrar de antemano
al lavar los pies.
PEDRO NO HA ENTENDIDO LO QUE ES SER MAESTRO SEGÚN JESÚS
Pedro no era todavía capaz
de entender la intención de
Jesús. Para Pedro el Maestro
es maestro, el discípulo es
discípulo: pura jerarquía.
Jesús se lo ha explicado: el
camino único para ser
maestro, para ser señor, para
ser profesor, consiste en ser
servidor. También le ha
aclarado algo más: consiste en
estar dispuesto a recibir el
servicio, consiste en creer con
confianza que Dios le quiere
perdonar.
JERARQUIZACIÓN: ES ROMPER LA LEY DE LA PARIDAD ESTABLECIDA POR DIOS
Todo el resto, el mundo de la jerarquía, el criterio dominio-servicio...: por
una parte es cambiar la ley de Dios; es romper la paridad entre [email protected] [email protected] de
Dios; por otra, el no acatar el servicio y el no creer en el perdón es poner a
Dios a la altura de nuestra conducta pecaminosa.
«Os he dado ejemplo, para que hagáis unos a otros lo que yo
os he hecho».
EN LA ÚLTIMA CENA TODOS EQUIPARADOS
Se suele considerar que la Última Cena se celebró en un ambiente pacífico. Al
contrario, debió ser una celebración clandestina, en un ambiente de conflicto
con las autoridades religiosas y políticas. Por otro lado, tuvo lugar sin
ninguna discriminación entre varones y mujeres. Asistieron, sin duda, la
madre de Jesús y otras. No parece que Jesús admitiera la discriminación que,
años más tarde y sobre un tema diferente, Pablo condenaría en la comunidad
de Corinto.
EL ADIÓS DE JESÚS SE DIRIGE A TODOS Y A TODAS, SIN DISTINCIÓN
Jesús vino a salvar a [email protected] A todos quiso lavar los
pies. A todos quiso darse como comida y bebida.
En la cena de aquel jueves a todos y a todas quiso
dirigir su adiós.
Al darles el mandamiento del amor mutuo, no se
dirigió solamente a los varones, no se refería
solamente al amor del varón para con la mujer
−¡qué barbaridad!−, se refería al amor de todos y
todas, mutuamente.
Sin realizar dos clases: varones y mujeres. No va con
él aquello de igualdad o desigualdad; lo que le va es
la paridad entre todos y todas.
JESÚS LAVA LOS PIES Y SE ENTREGA
Lo que en el evangelio de Juan es lavatorio de los pies, en los otros tres
evangelios es Cena, es Eucaristía. La Eucaristía es amor. Es señal o
sacramento del amor de Dios manifestado en y por Jesús. Partir el pan y
distribuir ambos, el pan y el vino.
«Haced esto en memoria mía».
De nuevo, lo mismo que después de lavar los pies: haced lo que yo he
hecho. Mejor dicho: lo que yo hago.
LA EUCARISTÍA MEMORIAL DEL AMOR DE JESÚS
Al celebrar la Eucaristía
anunciamos la muerte de
Jesús, la muerte por amor.
Al decirnos «hacer esto en
memoria mía», nos está
diciendo: aceptar la muerte,
como yo la acepto, para la
salvación de toda la
humanidad. Aceptar la
pasión, la muerte, la
resurrección, por amor.
Eso es algo más que realizar una función religiosa bonita. Es algo más que
realizar una corta y un tanto aburrida estancia en la iglesia. Es hacer
memoria. Es memorial. Es representación. Es unirse a Cristo. Es unirse a los
presentes y a toda la humanidad.
EL PELÍCANO FIGURA DE JESÚS
Cena. Banquete. Jesús se nos ha dado como comida y bebida. Para
representar eso, los primeros cristianos tomaron como figura visible
al pelícano. Éste se hiere a sí mismo para dar de comer a sus crías.
Santo Tomás de Aquino echó mano de esa misma figura en el
hermoso himno Adoro te devote. Es lo que ha querido realizar Jesús.
Se nos ha dado para que tengamos vida en él, sin que deje
de ser nuestra propia vida. Para que podamos ser
como la cepa que se une vitalmente a la vid.
«Porque cada vez que coméis de este pan y
bebéis de este vino, anunciáis la muerte del Señor,
hasta vuelva».
JESÚS CONTINÚA LAVANDO LOS PIES Y DÁNDOSE
La actividad de Jesús
no ha terminado.
Ha reunido a su
alrededor una
comunidad.
Le ha encomendado lo
que él ha realizado.
Por medio nuestro,
Jesús sigue en el mundo
curando a los enfermos,
ayudando a los pobres,
celebrando unos con otros la
comida de vida...
Descargar

Jesús lava los pies a los discípulos