El ser del Catequista
hace referencia, a su
Dimensión humana y
Cristiana
(Cf.. DGC 238)
Atento e implicado
en todo lo que ocurre
a su alrededor
Siendo fermento del
Evangelio en medio de
la masa
Revindicando la
dignidad de toda
persona
Comprometido con el
mundo
Preocupados por la
conversión al Señor:
testimonio y anuncio
En diálogo afectivo y
lleno de humanidad
con los que buscan
Con mirada de fe sobre
nuestro mundo
Contagiando
Esperanza, Paciencia,
Alegría interior
Convencidos en
recuperar la fe de los
que no creen
Descargar

Presentación de PowerPoint