“Preparar a los estudiantes para una vida útil y
llena de gozo, desarrollando de aner integral
sus capacidades con principios y valores
cristianos para el servicio de Dios y la
humanidad”
“Ser por la gracia de Dios, una institución
reconocida por su excelencia educativa y por
sus principios y valores cristianos, con amplia
participación en la comunidad”
 Parece
ser una pregunta que no tiene
sentido.
 Creo que vale la pena reflexionar sobre lo
que se considera sabido.
 No hay peor ignorancia que creer saber algo
y finalmente estar sinceramente equivocado.
 Podemos estar llamando por un nombre a
algo que tiene otra esencia muy distinta.
 La
tesis aquí es si no entendemos con
claridad el marco teórico de la educación
cristiana fácilmente se puede caer en un
eclectismo que lleve a sus exponentes a
hacer una mezcla de conceptos a los cuales
se los llame EDUCACIÓN CRISTIANA.
 Un colegio no se convierte en “cristiano”
simplemente porque sus profesores dicen
que son cristianos.
 Ni las actividades religiosas hacen de esa
institución una entidad cristiana.
 Podemos
cantar, orar y leer la Biblia, pero si
los fundamentos teóricos no están claros,
tampoco estarán las prácticas cotidianas.
 Uno de los mayores peligros que enfrentan
los
educadores
cristianos
es
recibir
información de diferentes escuelas de
pensamiento y aplicarlos en el contexto
educacional cristiano sin hacer un examen
adecuado de los conceptos y sin pasarlos por
el tamiz de las Sagradas Escrituras.
 Si esto se da existe el peligro de llamar
educación cristiana a algo que sólo se tiene
 “En
el principio creo Dios...” Gén. 1:1
 Sin El nada existe. “Porque en él vivimos, y
nos movemos, y somos” Hech. 17:28
 Para el cristiano, Dios como persona es lo
que constituye como realidad última.
 El es la causa y autor de la creación.
 Sus actividades tienen estructura, propósito
y orden.
“La fortaleza del sistema cristiano es que todo
cabe bajo el gran vértice del Dios existente,
infinito y personal, y es el único sistema en
el mundo que encierra toda verdad. No
existe otro sistema que tenga un vértice bajo
el cual entre todo...” Shaeffer
 El
conocimiento cristiano está basado en la
revelación de Dios en la naturaleza y en las
Escrituras.
 Estudiamos la naturaleza y su flujo en la
historia y la experiencia en el contexto de la
creación de Dios y la acción de Dios en la
naturaleza.
 La mente creyente discierne la obra de Dios
en la belleza y el misterio de la naturaleza.
 El
cristiano también acepta la Biblia como la
piedra epistemológica sobre la cual construir
su cosmovisión.
 No
puede haber una interpretación
significativa sin la revelación bíblica.
 Si falta la perspectiva que la Biblia nos da,
las cosas del mundo son sólo objetos
desconectados.
 La
Biblia debe responder a los grandes temas
de la vida.
¿Quién soy?
¿De dónde vengo?
¿A dónde voy?
¿Cuál es el significado de la historia?
¿Cuál es mi rol en la sociedad?
 La
cosmovisión cristiana acepta una
antropología que reconoce una estrecha
relación de parentesco entre Dios y los seres
humanos.
 Este parentesco puede resumirse en tres
aseveraciones mayores:
1) Dios creó a los seres humanos a su propia
imagen, Gén. 1:26,27
 El hombre es un ser extraordinario.
 El
parentesco con Dios hace posible que los
seres humanos funcionen con creatividad,
con relaciones con significado y con una
responsabilidad por sus actos.
2) Debido a esta estrecha relación entre Dios y
el ser humano, el cristiano ve el mal como
el resultado de una ruptura de esa relación,
llamado pecado en la Biblia.
 El hombre es un ser caído.
 El
pecado está en la raíz de las
percepciones,
relaciones
y
valores
distorsionados. Rom. 7:8,15-20
En la caída lo que en realidad perdió el hombre
fue:
a. La armonía con Dios. El hombre está separado
de Dios, como consecuencia pierde el sentido
de todo, Gén. 3:8.
b. Su
equilibrio psicológico. La perfección
involucraba vivir en armonía consigo mismo,
pero el hombre fue presa de la desesperación.
Gén. 3:10.
c. La unidad con su prójimo. La separación
sociológica. El hombre y la mujer terminan
agrediéndose, Gén. 3:12.
d. El encuentro con la naturaleza. En vez de
administrador, se convirtió en devastador o
depredador, Gén. 2:8,15.

3) Debido a la estrecha relación entre Dios y la
raza humana, la Divinidad no ha dejado a los
seres humanos sin esperanza.
 La cosmovisión cristiana es redentora y a la
vez quirúrgica.
 Es redentora porque Dios ha salvado a la
humanidad del pecado y reconciliado a los
hombres consigo mismo por medio de la cruz
de Cristo, 2 Cor. 5:19
 Es
quirúrgica porque mira hacia delante a un
tiempo del fin cuando el pecado y sus
resultados serán completamente extirpados.
“Nuevos cielos y nueva tierra...” Is. 65:17
 Ambos aspectos de esta restauración están
fundamentados en la vida y muerte de
Cristo.
 En
resumen, la cosmovisión cristiana es:
Bibliocéntrica (Jos. 1:7,8) y
Cristocéntrica (Col. 2:9,10)
 La cosmovisión cristiana es el supuesto sobre
la que se fundamenta la filosofía de la
educación cristiana, donde la fe y la razón se
abrazan.
 La educación cristiana entiende al ser
humano como un todo integral, bio-psicosocial-espiritual y ecológica.
1.
2.
En la educación cristina el ser humano debe
entender la trascendencia de la vida. No es
un simple pasar por la vida, no es sólo
acumular información y destrezas que
permitan determinadas acciones; es
someter al individuo a asumir con
responsabilidad su vida a fin de construir su
destino.
La educación cristiana construye el destino
del hombre en la conexión con el Dios
trascendente, Fil. 4:13
3. El fin de la educación cristiana no es sólo
informar, es redentora y restauradora para
que llegue a su clímax máximo de que educar
es adorar. En esto cooperan el hogar, la
escuela y la iglesia con los agentes divinos en
la preparación de aprendices de una
ciudadanía responsable en este mundo y en
el venidero.
4. La educación cristiana es concebida en
términos de eternidad; por lo tanto, es un
encuentro personal y vivencial con Cristo.
5. La educación cristiana transmite más que
conocimiento académico. Promueve el
desarrollo equilibrado de la persona como
un todo para una vida de fe en Dios y
respeto por la dignidad humana.
1.
2.
El estudiante. Como hijo de Dios, el
estudiante es el objeto del esfuerzo
educativo como un todo y, como tal,
debería ser amado y aceptado para que
desarrolle al máximo su potencial y cumpla
el propósito de Dios para su vida.
El profesor. El profesor debería ser un
cristiano adventista comprometido con la
misión de la iglesia y modelo de gracia
cristiana y competencia profesional.
3. Conocimiento. Todo aprendizaje está basado
en la fe y en un determinado conjunto de
presuposiciones o visión mundial, en la que
se acepta lo sobrenatural y también lo
natural.
4. Disciplina. El objetivo de la disciplina es
restaurar la imagen de Dios en cada
estudiante, en el marco del ejercicio de la
libertad y la acción del E.S.
5. Evaluación. La evaluación ya sea de
individuos o de la institución es redentora
por naturaleza y siempre busca el elevado
ideal de Dios de excelencia.
6.
Currículo.
Promueve
la
excelencia
académica e incluye la esencia de los
estudios generales a la formación de
ciudadanos responsables dentro de una
determinada cultura, juntamente con la
visión espiritual que forma el vivir cristiano y
edifica la comunidad.
 Tal
a.
b.
c.
ciudadanía incluye:
El aprecio por la herencia cristiana
La preocupación por la justicia social
El cuidado del medio ambiente
 Una
institución
adventista no tiene
significado sin un currículo; pero es más
grave aún un currículo sin significado.
 Esto quiere decir que el currículo de los
colegios y universidades adventistas no debe
ser sólo un reajuste o adaptación del
currículo secular de la sociedad en general.
 El currículo adventista debe incorporar un
marco filosófico y unos contenidos únicos si
creemos que las instituciones educativas
existen para ayudar a la iglesia a llevar a
cabo su misión especial en el mundo.
 El
currículo de la educación adventista
necesita contar con un vértice como hilo
unificador que se relacione con el todo.
 Es muy común que el currículo de un colegio
adventista sea un conjunto de ideas
naturalistas mezcladas con la verdad bíblica.
Por esta ruta caemos en el eclectismo.
 No es suficiente añadir cursos cristianos al
currículo, sino que la visión adventista del
mundo debe reflejarse en todo el currículo.
 El
currículo necesita ser implementado de
modo que ayude a los alumnos a aprender a
pensar cristianamente para que luego pueda
decidir vivir cristianamente.
 Esto implica diferenciar cristianamente y
pensar acerca de ideas cristianas.
 Haber
tenido la oportunidad de tener fe en
Dios y hacer su voluntad.
 Demostrar competencia en áreas que son el
fundamento necesario para los estudios
secundarios.
 Dar evidencia de desarrollo emocional
apropiado en las relaciones interpersonales.
 Conocer y practicar principios básicos de
salud y de un vivir equilibrado.
 Aprender a apreciar la dignidad del trabajo.
 Haber
tenido la oportunidad de entregar su
vida a Dios y manifestar una fe creciente en
él en la que se conjugue adoración, servicio y
testimonio para cumplir la misión de la
iglesia.
 Demostrar
competencia y pensamiento
creativo en áreas que constituyen el
fundamento de excelencia en la educación
superior.
 Dar evidencia de madurez y de sensibilidad
cristiana dentro del círculo de la familia.
 Haber
aprendido a tomar decisiones que
demuestren su convicción de que el cuerpo
es el templo de Dios.
 Haber
desarrollado
un
sentido
de
responsabilidad frente a las tareas que le son
confiadas para actuar de forma competente
en el diario vivir.
 La
identidad del sistema educacional
adventista es el producto de los siguientes
componentes interrelacionados.
1. Presuposiciones y creencias que justifican
la existencia y operación del sistema.
2. Una percepción del propósito último de la
educación.
3. Una comprensión de la naturaleza del
conocimiento.
4. Una creencia en cuanto a la naturales de
los estudiantes.
5.Una creencia en cuanto al rol y
responsabilidades del profesor.
6. Una comprensión del currículo
7. Presuposiciones en cuanto a la enseñanza y
el aprendizaje.
8. Una percepción sobre el ambiente ideal
para una institución educacional.
 La
educación
cristiana
es
pensar
cristianamente para vivir una vida de fe en
Dios.
 Sólo podemos hablar de educación cristiana
cuando
existen
maestros
cristianos
comprometidos con Dios y con la misión de la
iglesia.
Pr. Tadeo Añamuro H.
Descargar

BASES FILOSÓFICAS DE LA EDUCACIÓN CRISTIANA