Símbolos Patrios
Escudo de Armas de la Patria Vieja
1
Después del triunfo de Chacabuco, el 18
de octubre de ese mismo año, fue
adoptado un nuevo pabellón, llamado
bandera de la transición, que llevaba
tres franjas: azul, blanca y roja. La zona
roja reemplazaba a la amarilla de la
bandera de 1812. Su diseño se atribuye a
Juan Gregorio Las Heras.
Bandera de 1812
Bandera de la
Transición 1818
Estos colores tendrían su origen en los
versos de Alonso de Ercilla que dicen: "por
los pechos, al sesgo, atravesadas, bandas
azules, blancas y encargadas", atribuidas
como divisa guerrera a los mapuches
durante la Conquista.
En cuanto a lo que cada color representa,
el rojo simboliza la sangre vertida por
nuestro héroes en el campo de batalla; el
blanco, la nieve de la cordillera de los
Andes, y el azul, el limpio cielo chileno.
2
Al igual que la de la Patria Vieja, esta
bandera no tuvo legalización oficial y
pronto desapareció. Entre otras razones,
fue suprimida porque se la confundía con
el pabellón de Holanda.
La bandera actual fue concebida por el
ministro José Ignacio Zenteno y diseñada
por Antonio Arcos, militar español, aunque
algunos sostienen que fue Gregorio de
Andía y Varela quien la dibujó.
Fue legalizada por el decreto ley del 18 de
octubre de 1817, durante el gobierno de
Bernardo O'Higgins, firmado por el
ministro de Guerra, coronel José Ignacio
Zenteno. Este decreto sólo se conoce por
referencias indirectas, pues el original
desapareció.
Se usó públicamente, por primera vez, el
12 de febrero de 1818.
3
En nuestra bandera actual
figuran también los colores azul,
blanco y rojo. Horizontalmente, se
divide en dos franjas: azul y blanco la
superior, roja la inferior.
El azul forma un cuadrado
cuyas dimensiones son un tercio del
largo de la franja roja , o la mitad de
la franja blanca, y en el centro lleva
una estrella de cinco puntas cuyo
diámetro es igual a la mitad del
cuadro azul. La estrella solitaria
representa los poderes del Estado que
velan por la integridad de la patria.
Hoy en día, bajo decreto,
debe ser izada en Fiestas Patrias
y correctamente.
4
La manera correcta de izar la bandera
Colocarlo en posición correcta, al tope
del mástil y no a media asta o en
posición que lo haga ver desmedrado.
La bandera tiene que ser enarbolada
en un asta de color blanco, y en caso
de contar con este elemento se puede
colocar extendida en forma vertical u
horizontal. En ambos casos, el cuadro
azul debe quedar en la parte superior
y la izquierda del espectador.
En el caso de que el pabellón patrio
se encuentre junto a otros
extranjeros, el nacional no debe ser de
tamaño inferior a los demás ni ser
colocado a una altura menor. Por otra
parte, se debe tener en cuenta que al
ser izado y arriado, se hará en primer
y último lugar, respectivamente.
5
Al igual que la bandera, nuestro Escudo de
Armas ha experimentado varias alteraciones
desde que se creó hasta la actualidad,
debido a nuevas concepciones y a diversas
circunstancias.
El primer escudo se estableció durante el
gobierno de José Miguel Carrera, en 1812.
Fue diseñado sobre un óvalo; en el centro
tenía una columna que representaba el árbol
de la libertad; sobre la columna se
observaba un globo terráqueo; sobre el
globo, una lanza y una palma cruzadas, y
sobre éstas una estrella. De pie junto a la
columna, a un lado un hombre y al otro una
mujer, ambos indígenas.
En la parte superior, este escudo llevaba un
lema el latín que significa "Después de las
tinieblas, la luz", y en la parte inferior, otro,
también en latín, que significa "O por
consejo o por espada".
6
El 23 de septiembre de 1819, el Senado aprobó un proyecto en el cual el
escudo estaría formado en campo azul oscuro, ubicada en su centro
una columna de tipo jónico sobre un pedestal de mármol blanco, encima
el nuevo mundo americano, submontado un letrero que dice "Libertad", y
sobre éste una estrella de cinco puntas, representando a la provincia de
Santiago.
A los dos lados de la columna, se veían otras dos estrellas iguales por
Concepción y Coquimbo. Este conjunto iba rodeado de dos ramas de
laurel, atados sus cogollos con una cinta tricolor.
En el circuito de la cinta aparecía toda la armería en orden: caballería,
infantería, dragones, artillería y bombardería, "con los demás jeroglíficos
alusivos a la vil cadena de la esclavitud que supo romper la América".
Para completarlo, un indígena sostenía en alto el escudo, tomándolo con
sus manos por sobre su cabeza y sentado sobre un caimán americano.
7
En agosto de 1832, con la firma del presidente Prieto y su ministro Joaquín
Tocornal, se envió el proyecto respectivo al Congreso, el que lo aprobó el 24 de
junio de 1834, convirtiéndose éste en el Escudo nacional definitivo y actual,
con los mismos colores de la bandera.
Está diseñado sobre un fondo figurativo cortado en dos campos: azul el
superior y rojo el inferior, con una estrella blanca en el centro del fondo.
Sobre el fondo figurativo va un penacho o plumaje tricolor: azul, blanco y rojo, y
por soportes lleva un huemul a la derecha y un cóndor a la izquierda, cada uno
con una corona naval dorada.Todo este conjunto tiene los Andes americanos.8
Historia del
Himno Nacional de Chile
9
El primer Himno Nacional chileno data de 1819,
cuando el gobierno decretó, el 19 de julio, encargar
la creación de una música y un texto que sirvieran
para este fin.
PRIMER
HIMNO
NACIONAL
El compositor Manuel Robles y el poeta Bernardo
de Vera y Pintado cumplieron con este cometido y
su Canción Nacional se estrenó el 20 de agosto de
1820 en el teatro de Domingo Arteaga, en Compañía
esquina de Plazuela O'Higgins, aunque según otros
historiadores, ya se había tocado y cantado en las
fiestas de septiembre de 1819.
El primer número de periódico "Las Bellas Artes", del
5 de abril de 1869, señala que entre los profesores
que componían la orquesta de la primera compañía
lírica que vino a Chile, conocida con el nombre de la
Compañía Scheroni, debía mencionarse a Manuel
Robles, chileno. Era este un violinista notable por la
facilidad de su ejecución y buen estilo, sin embargo
no tuvo buenos modelos que imitar.
10
H
I
S
T
O
R
I
A
Cuenta la historia que la canción de Robles se
acostumbraba a cantar todas las noches que había
función en el teatro Arteaga. Al principio, todo el mundo
se ponía de pie. O'Higgins y Freire la escuchaban con
respeto y llenos de emoción, porque más de una vez
marcharon a la victoria a sus sones.
La costumbre de cantarla siempre que había teatro fue
desapareciendo poco a poco, hasta que al fin se ordenó
que sólo se cantase en el aniversario de la patria.
El doctor Bernardo Vera, tan conocido en la historia de la
independencia, fue el autor de los valientes versos que
se cantaban con la música de Robles.
Cuando en 1867 ya se consideraba perdido el
documento histórico que este himno constituía, José
Zapiola declaró que él recordaba la letra y la música y
podía reescribirlas, trabajo que le tomó un año y que
quedó terminado el 15 de octubre de 1968, resucitando
para siempre el himno de Robles.
Este primer himno se cantó hasta 1828, cuando fue
reemplazado por el Himno Nacional que actualmente se
canta.
11
(Letra: Bernardo de Vera)
Dulce Patria, recibe los votos / con que Chile en tus aras juró
Que, o la tumba serás de los libres / o el asilo contra la opresión
I
Ciudadanos, el amor sagrado/ de la Patria os convoca a la lid
Libertad es el eco de alarma / La divisa, triunfar o morir
El cadalzo o la antigua cadena / os presenta el soberbio español...
Arrancad el puñal al tirano / quebrantad ese cuello feroz
II
Habituarnos quisieron tres siglos / del esclavo a la suerte infeliz
Que al sonar de sus propias cadenas, / mas aprende a cantar que a gemir
Pero el fuerte clamor de la Patria / ese ruido espantoso acalló,
Y las voces de la Independencia / penetraron hasta el corazón.
12
En sus ojos hermosos la Patria / nuevas luces empezó a sentir
Observando sus altos derechos, / se ha encendido con ardor varonil
De virtud y justicia rodeada / a los pueblos del Orbe anunció
Que con sangre de Arauco ha firmado / la gran carta de emancipación.
IV
Los tiranos en rabia encendidos / y tocando de cerca su fin,
Desplegaron la furia impotente / que, aunque en vano, se halaga en destruir
Ciudadanos, mirad el campo / el cadaver del vil invasor...
¡Que perezca es cruel que el sepulcro / tan lejano a su cuna buscó!
V
Esos valles también ved, chilenos / que el Eterno quiso bendecir,
Y en que rie la naturaleza, / aunque ajada del déspota vil.
Al amigo y al deudo más caro, sirven hoy de sepulcro y honor,
Más la sangre del héroe es fecunda, / y en cada hombre cuenta un vengador
13
Segundo Himno Nacional
El segundo Himno Nacional chileno fue compuesto por el
compositor español Ramón Carnicer, cuando éste se encontraba
exiliado en Inglaterra debido a sus ideas liberales.
Mariano Egaña, Ministro de Chile en Londres, haciéndose eco de las
críticas que recibía por ese entonces la canción de Robles, solicitó a
Carnicer la composición de un nuevo himno, sobre el mismo texto de
Bernardo de Vera.
El músico español debe haber escrito esta obra hacia 1827, fecha en que
regresó a Barcelona, y su himno se estrenó en Santiago, en el teatro de
Arteaga, el 23 de diciembre de 1828, en un concierto de la Sociedad
Filarmónica que incluyó, además, la Canción Nacional de Robles y obras
de Isidora Zegers y otros compositores.
Años después, en 1847, el Gobierno de Chile encargó al joven poeta
Eusebio Lillo un nuevo texto que reemplazara el encendido poema antiespañol de Vera y Pintado, el que, luego de ser analizado por Andrés
Bello, conservó la estrofa del coro original ("Dulce patria, recibe los
votos...).
Tanto en himno de Carnicer como el texto de Lillo debieron vencer una
fuerte resistencia popular antes de imponerse sobre sus antecesores.
14
Ramón Carnicer
Nació en Lérida (Cataluña) el 24 de octubre de 1780 y
murió en Madrid el 17 de marzo de 1855. Fue gran
director de orquesta y, como compositor, destacó entre
los más grandes valores de su tiempo. Autor de varias
óperas entre las que destacan Lucrecia Borgia, y
Cristóforo Colombo.
Compuso una Misa Solemne para 8 voces y orquesta y
dos misas de réquiem. Compuso las vigilias con orquesta
para las exequias de Fernando VII (hecho notable pues
en su tiempo fue un liberal adverso a la monarquía) y
compuso una obertura para "El Barbero de Sevilla" que
fue alabada por el propio maestro Rossini. Fue autor de
un sinnúmero de canciones ligeras que se popularizaron
y dieron a su autor gran fama y popularidad.
En 1928 -aunque algunos historiadores, como Eugenio
Pereira en su "Centenario de la Canción Nacional de
Chile", lo fijan en 1826-, encontrándose en Londres,
recibió el encargo de componer el Himno Nacional
de Chile.
15
16
Biografía de Eusebio Lillo
Nació en Santiago el 14 de agosto de
1826 y murió en la misma ciudad el 8
de julio de 1910. Contaba con sólo 21
años de edad cuando, desempeñándose
en el Ministerio del Interior, recibió la
honrosa misión de componer los versos
de la Canción Nacional.
Desde su mocedad se vió envuelto en las luchas revolucionarias de la
época y, habiendo tomado participación en un motín, fué condenado a
muerte y hubo de buscar refugio en el Perú.
Durante la Guerra del Pacífico, en 1879, se desempeñó en el cargo de
Ministro en Campaña y ejerció de mediador en las negociaciones por
separado para llegar al pacto de tregua.
La labor literaria de don Eusebio Lillo fue múltiple, fecunda y de honda
huella en la cultura chilena.
17
Himno Nacional de Chile
Coro
Dulce Patria, recibe los votos
Con que Chile en tus aras juró
Que o la tumba serás de los libres
O el asilo contra la opresión.
I
II
Ha cesado la lucha sangrienta;
Alza, Chile, sin mancha la frente;
Ya es hermano el que ayer invasor;
Conquistaste tu nombre en la lid;
De tres siglos lavamos la afrenta
Siempre noble, constante y valiente
Combatiendo en el campo de honor.
Te encontraron los hijos del Cid.
El que ayer doblegábase esclavo
Que tus libres tranquilos coronen
Libre al fin y triunfante se ve;
A las artes, la industria y la paz,
Libertad es la herencia del bravo,
Y de triunfos cantares entonen
La Victoria se humilla a sus pies.
Que amedrenten al déspota audaz.
18
III
Vuestros nombres, valientes soldados,
Que habéis sido de Chile el sostén,
Nuestros pechos los llevan grabados;
Los sabrán nuestros hijos también.
Sean ellos el grito de muerte
Que lancemos marchando a lidiar,
Y sonando en la boca del fuerte
Hagan siempre al tirano temblar.
IV
Si pretende el cañón extranjero
Nuestros pueblos osado invadir;
Desnudemos al punto el acero
Y sepamos vencer o morir.
Con su sangre el altivo araucano
Nos legó por herencia el valor;
Y no tiembla la espada en la mano
Defendiendo de Chile el honor
19
VI
Esas galas, ¡oh, Patria!, esas flores
Que tapizan tu suelo feraz,
No las pisen jamás invasores;
Con tu sombra las cubra la paz.
V
Nuestros pechos serán tu baluarte,
Puro, Chile, es tu cielo azulado,
Con tu nombre sabremos vencer,
Puras brisas te cruzan también,
O tu noble, glorioso estandarte,
Y tu campo de flores bordado
Nos verá combatiendo caer.
Es la copia feliz del Edén.
Majestuosa es la blanca montaña
Que te dio por baluarte el Señor,
Y ese mar que tranquilo te baña
Te promete futuro esplendor.
20
 Respetar nuestra nación y nuestras
tradiciones
 Respetar los Símbolos Patrios, pues ellos nos
representan como personas y sociedad
 Entonar el Himno Nacional con orgullo de
chilenos.
 Izar nuestra bandera en Fiestas Patrias
 Luchar por ser cada día mejores ciudadanos
21
Descargar

Símbolos Patrios