QUÉ ES
LA ESPIRITUALIDAD
SA-FA
LAS FUENTES VIVAS
DE LA ESPIRITUALIDAD SA-FA
• La Palabra de Dios: Los Evangelios de la infancia de Cristo
(Algunos pasajes del Antiguo y del Nuevo Testamento).
• La liturgia: Los sacramentos de la vida cotidiana.
• La oración y celebraciones.
• Los signos y símbolos.
• La experiencia de vida: vida, carisma y mensaje del Hno.
Gabriel Taborin e historia del Instituto.
• La vida y las enseñanzas de la Iglesia.
• El mundo y las diversas culturas.
LA ESPIRITUALIDAD SA-FA
• educa la mirada para descubrir en el Dios único la
familia constituida por las tres divinas personas;
• invita a vivir “bajo el humilde techo de
Nazaret, en medio de esta augusta Familia”;
• lleva a ver en la Iglesia la familia de los hijos
de Dios;
• propone un camino de vida cristiana
inspirado en Nazaret.
UN CAMINO DE VIDA CRISTIANA
INSPIRADO EN NAZARET
• En Nazaret se oraba
• dimensión de transcendencia – de fe
• ser hijos/hijas
– Esta primera parte del lema se refiere directamente la
vida de oración, pero también a toda la dimensión
de la vida de fe del cristiano en su condición de
hijo/hija de Dios e incluso de apertura a la
trascendencia que tiene toda persona.
– El hombre es un ser abierto a los otros y al Otro.
Es capaz de conocerse, de poseerse, de darse
libremente y de entrar en comunión con otras
personas. Es también « capaz de Dios ».
Miremos el cuadro
Las tres personas están unidas por el solo
acto de obediencia de Jesús, a quien José manda y
a quien María admira. Pero Jesús, que es el lazo de
unión en el cuadro, es también la figura que expresa
más directamente la oración. Su oído escucha lo
que san José, su padre de la tierra, le manda, pero
su mirada se eleva claramente hacia su Padre del
cielo que es quien manda a través de san José.
María no olvida ni por un instante esa
relación divina de su Hijo con el Padre celestial, y es
precisamente la maravilla interior que experimenta
al ver a ese Dios tan grande obedecer con tanta
humildad, lo que tiene su mirada pendiente de los
movimientos de su Hijo.
San José, aunque es quien manda, no
pierde de vista que su hijo, aprendiz en el taller, lleva
en sí mismo la luz de Dios. Por eso, a pesar de que
manda a su hijo, tiene una mirada sumisa ante la
sabiduría de su Creador, en una actitud de oración,
de homenaje, de adoración”.
El camino espiritual de la vida de oración asumido
desde el misterio de Nazaret pasa por algunas
ETAPAS CARACTERÍSTICAS
• Todo empieza con la iniciativa de Dios que se hace
presente en medio de nuestra vida y nos llama a la
relación con él.
• Su presencia trae la paz, la alegría, y la seguridad
(Lc 1, 18, Mt. 1,20) y una nueva promesa de vida.
• Pero descubre también nuestros límites, nuestra
pequeñez (Lc 1) y nuestro pecado.
• Entre el deseo de plenitud de vida y las zonas de
sombra de nuestro ser, se fragua el momento de la
libre decisión (Lc 1,38), el salto de la fe, que pone en
juego toda la existencia.
Avanzar en el camino de la oración con la familia de
Nazaret es emprender “la peregrinación de la fe” (L
G, 58), que a veces es larga y monótona, pasa por la
cruz y lleva a:
– Integrar y superar la sensibilidad y la racionalidad
despojándonos de todo lo que estorba la relación
con Dios;
– Caminar en la oscuridad, con la certeza de que
más allá del exilio y del desierto está la casa donde
el Padre nos espera.
– Y todo ello en las circunstancias normales de la
vida, envueltos en las relaciones de cada día y en
las ocupaciones del trabajo y de la misión.
UN CAMINO DE VIDA CRISTIANA
INSPIRADO EN NAZARET
• En Nazaret se trabajaba
– dimensión de encarnación – de esperanza
• ser hombres/mujeres
Esta segunda parte de nuestro lema recoge toda la
dimensión de la relación de la persona con el trabajo
en todas sus dimensiones
El trabajo es un modo de expresión de la persona en
su totalidad y en su dignidad. El trabajo profesional y las
demás actividades nos colocan en una red de relaciones
personales, comunitarias, de actividad profesional y
pastoral, de familia, de amistad…
El trabajo comporta una regularidad en las ocupaciones,
una fidelidad que a veces se transforma en monotonía y
que pone a prueba las motivaciones y finalidades de
nuestra acción.
Miremos el cuadro.
A primera vista tenemos a la
Sagrada Familia en el trabajo. San
José está en el banco de carpintero.
María, sentada frente a él, tiene su
labor sobre las rodillas. Está
cosiendo. La mano que tiene la
aguja se ha detenido un momento.
La Madre contempla la
obediencia de su hijo Jesús quien,
llamado por José, acaba de tomar
un martillo y un trozo de madera, y
ahora escucha las órdenes que le da
su padre”.
Una existencia cristiana marcada por el misterio de
Nazaret en su dimensión de trabajo y de actividad
apostólica pasa por un itinerario que comprende:
• La acogida responsable de la misión confiada por Dios.
• La libre fidelidad a los compromisos de cada día en los
deberes de estado y profesionales.
• La esperanza de que cuanto sembramos a diario con nuestro
testimonio de vida y nuestra palabra tiene resonancias
insospechadas para nosotros y para los demás.
• La elaboración de proyectos y la responsabilización de
instituciones que duran en el tiempo: instituciones
educativas, inserción en la vida parroquial, itinerarios de
catequesis, iniciativas de formación…
• La aceptación del fracaso, de la incomprensión y, llegado el
momento, de los límites que impiden la actividad.
• La integración de las tres dimensiones de la acción: todo es
obra de Dios y obra del hombre, en relación con los demás
UN CAMINO DE VIDA CRISTIANA
INSPIRADO EN NAZARET
• En Nazaret se amaba
– dimensión de comunión – de caridad
• ser hermanos/hermanas
• La tercera parte de del lema se refiere al mundo de las
relaciones. Relaciones entre las personas en los
ámbitos inmediatos de la vida (comunidad, familia,
grupos y asociaciones) y relaciones en los ámbitos
eclesiales y sociales, abiertos a una dimensión
universal.
• Si las dos primeras partes han subrayado nuestra
apertura a Dios y nuestra responsabilidad en este
mundo, la tercera nos invita madurar en esa apertura y
responsabilidad por medio de vínculos sinceramente
fraternos entre nosotros y con los hombres y mujeres
que encontramos en nuestro camino.
Miremos el cuadro.
El amor de María y de José y su
unión en Jesús han sido expresados de
una manera muy expresiva por la cercanía
y disposición de las personas en el cuadro.
Fijémonos cómo María ha acercado
su taburete hasta las cercanías del banco
de trabajo de su esposo. Ha dejado
únicamente un pequeño espacio que Jesús
acaba de llenar con su persona
divinamente atrayente.
Jesús aparece como el lazo de
unión entre los dos santos esposos, al
mismo tiempo que los une por las miradas,
del cuerpo y del alma, centradas en él”
La espiritualidad SA-FA invita a un camino siempre
abierto al crecimiento en el mundo de las relaciones,
que comprende:
• La acogida y aceptación de los demás como don del Padre,
interesándose no sólo por qué es sino también por quién es
cada uno.
• El esfuerzo por crear ámbitos de comunión y de humanidad
en los lugares de vida y de trabajo pastoral o profesional.
• La preocupación por mediar en los conflictos, haciendo obra
de paz, y por el restablecimiento de las relaciones entre las
personas mediante la reconciliación y el diálogo.
• El cuidado de todo lo que favorece el espíritu de familia
(camunicación e informacion, atención en los detalles de la
vida ordinaria, etc)
• El cultivo de las relaciones filiales con Dios y fraternas con
todos.
• Las virtudes características: humildad, sencillez, unión,
obediencia y entrega
Algunas preguntas para la
reflexión y para el diálogo
• - Hacer una lista de palabras (pequeño
vocabulario) de la espiritualidad de la
Familia SA-FA.
• - ¿Cuáles son los aspectos de la
espiritualidad SA-FA que más incidencia
tienen en la Iglesia y en el mundo actual?
¿Por qué?
Descargar

¿qué es la espiritualidad safa? - Hermanos de la Sagrada Familia