ROMANOS
por
Raúl Ruiz M.A.
Notas tomadas de
Luis Velázquez Martínez M.A.
y de la Biblia de referencia Thompson,
versión Reina Valera 1960, Ed. Vida, Miami, FL. 1989
Introducción
I. Importancia
Mientras que toda la Escritura es
inspirada por Dios y útil, hay algunas
partes de la Biblia que contienen más
verdad doctrinal que otras. Desde
luego, lo que Pablo nos dice en Romanos
es de mucho más valor práctico para
nosotros que algunas de las listas del
libro de Números.
San
Agustín se
convirtió
por medio
de la
lectura de
Romanos.
Martín Lutero
inició la Reforma
basado en
Romanos 1.17:
«Mas el justo
por la fe vivirá».
Juan Wesley,
fundador del
metodismo, se
convirtió mientras
escuchaba a alguien
que leía del
comentario de Lutero
sobre Romanos.
Razones por las que todo cristiano debe
estudiar la epístola a Los Romanos:
(1) Presenta verdad doctrinal:
justificación, santificación, adopción,
juicio e identificación con Cristo.
(2) Presenta verdad dispensacional en
los capítulos 9-11, mostrando la
relación entre Israel y la Iglesia en
el eterno plan de Dios.
(3) Presenta
verdades
prácticas,
enseñando el secreto de la victoria
cristiana sobre la carne, los
deberes que tienen los cristianos
los unos con los otros y su relación
al gobierno.
Romanos es una gran exposición de la
fe. Es la más completa y lógica
presentación de la verdad cristiana en
todo el NT. Mientras que algunos temas
(tales como el sacerdocio de Cristo y la
venida del Señor) no se tratan en
detalle, se mencionan y relacionan con
otras grandes doctrinas de la fe.
Si una persona que estudia la Biblia
desea dominar un solo libro de la
Biblia, ¡¡¡que sea Romanos!!! Una
comprensión de este libro es la clave
para entender la Palabra de Dios
entera.
II. Trasfondo
Romanos fue escrito por Pablo durante
su visita de tres meses a Corinto
(Hch. 20:1-3) En Romanos 16:23 Pablo
indica que estaba con Gayo y Erasto,
ambos estaban asociados con Corinto
(1Co. 1:14; 2Ti. 4:20) Tal vez la carta la
llevó Febe (16:1), quien vivía en Cencrea,
el puerto marítimo que servía a Corinto
(Hch. 18:18)
Inscripción con el nombre de Erasto
En 1929 fue encontrada esta inscripción mencionando a Erastus como uno que
pagó la pavimentación de la calle a cambio de su nombramiento como un
oficial de la ciudad. Parece que era el mismo Erasto mencionado por Pablo que
envió saludos a la iglesia de Roma (Rom 16:23). Si es así, la influencia de
Pablo llegó a ciudadanos romanos influyentes y ricos de Corinto.
País (nombre oficial) República Italiana Capital Roma Superficie 116.306 millas2
301.230 km2 Un poco más grande que Arizona) Población 57.679.825 (est. julio 2001)
Aquila y Priscila, amigos de Pablo, eran
oriundos de Roma (Hch. 18.2) y por el
saludo a ellos en Romanos 16.3
descubrimos que habían regresado a
Roma.
¿Cómo surgieron los grupos de
creyentes en Roma? Nótese que Pablo
no dirige esta carta a «la iglesia en
Roma» sino más bien «a todos los que
estáis en Roma» (1:7) Cuando se lee el
capítulo 16 no se puede menos que notar
los diferentes grupos de creyentes, lo
cual sugiere que tal vez no había una
sola iglesia local (16:5, 10-11, 14-15)
Una tradición, sin fundamento histórico
ni escriturario, dice que el ministerio en
Roma lo fundó Pedro. Se afirma que
vivió en Roma veinticinco años, pero
esto no se puede probar. Si Pedro
empezó la obra en Roma, es de
esperarse que hubiera habido una
iglesia organizada en lugar de grupos
esparcidos de creyentes.
Pablo saluda a muchos amigos en el
capítulo 16, pero no a Pedro. En sus
otras cartas, siempre envía saludos a
los líderes espirituales. Si Pedro
hubiera estado ministrando en alguna
parte de Roma, Pablo, desde luego, lo
hubiera mencionado en algún punto de
sus epístolas de la prisión (Efesios,
Filipenses,
Colosenses,
Filemón,
2Timoteo).
El argumento más contundente en
contra de la opinión de que Pedro fue el
fundador de la obra en Roma es
Romanos 15:20, donde Pablo afirma que
no edificó sobre el fundamento de
ningún otro hombre. Pablo anhelaba
visitar a Roma para ministrar a los
santos allí (1:13; 15:22-24, 28, 29;
Hch. 19:21; 23:11); pero no hubiera
hecho planes si otro apóstol ya hubiera
empezado la obra allí.
¿Cómo, entonces, llegó el evangelio a
Roma? Hechos 2:10 indica que había
gente de Roma en Pentecostés. Priscila
y Aquila eran judíos romanos que
conocieron el evangelio. Nótese que los
nombres en el capítulo 16 son todos
gentiles, indicando que cristianos
gentiles de otras ciudades habían
llegado a Roma y llevado el evangelio.
A lo mejor estas personas se
convirtieron con Pablo en alguna de las
otras iglesias. Roma era el gran centro
del mundo en ese día y no es improbable
que miles de peregrinos acudieran por
las carreteras romanas a la ciudad
imperial.
Romanos 1:13-15, 11:13 y 15:14-16
indican que la mayoría de los creyentes
que recibieron la carta eran gentiles.
Naturalmente,
siempre
había
un
elemento judío en la comunidad
cristiana, de la misma forma que
muchos gentiles habían sido prosélitos
judíos.
III. Razones para escribir
Pablo estaba a punto de concluir su
trabajo en Asia (15:19) e ir a Jerusalén
con la ofrenda de amor de las iglesias
de Asia (15:25-26) Su corazón siempre
había sentido un peso por predicar en
Roma y esta larga carta era su manera
de preparar a los cristianos para su
venida.
Durante su estancia en Corinto
(Hch. 20:1-3) también escribió su carta
a los Gálatas, procurando responder a
los
judaizantes
que
estaban
confundiendo a las iglesias de Galacia.
Pablo tal vez quería advertir y enseñar
a los cristianos en Roma, por si acaso
estos judaizantes llegaban antes que él
y trastornaran sus planes.
La iglesia de Roma había sido fundada
sin la intervención de ninguno de los
apóstoles. Con su carta, Pablo procura
asegurarse de que la joven iglesia
caminara por los senderos de la fe y la
gracia, y evitar que fuera víctima de
los judaizantes.
Lockward, Alfonso. Nuevo Diccionario De La Biblia., Page 893. Miami: Editorial Unilit, 2003.
Nótese que en Romanos 3.8 menciona
las acusaciones falsas que ciertos
hombres hicieron en su contra. Las
razones de Pablo para la carta se
pueden resumir como sigue:
(1) Preparar a los cristianos para su
planeada visita y explicar por qué no los
había visitado antes (1:8-15; 15:23-29)
(2) Instruirles en las doctrinas básicas
de la fe cristiana, para que los falsos
maestros no los confundieran.
(3) Explicar la relación entre Israel y
la Iglesia, para que los judaizantes no
los descarriaran con sus doctrinas.
(4) Enseñar a los cristianos sus deberes
mutuos y hacia el estado.
(5) Responder a cualquier
contra Pablo (3:8)
calumnia
IV. Posición en la Biblia
Romanos es la primera de tres cartas
en el NT. basadas en un solo versículo
de las Escrituras: Habacuc 2.4: «Mas el
justo por su fe vivirá» Este versículo se
halla en Romanos 1:17 (el tema de
Romanos es la justificación por la fe),
Gálatas 3:11 (el tema de Gálatas es
cómo debe vivir el justo) y Hebreos
10.38 (el tema de Hebreos es vivir por
fe).
Romanos es la primera epístola del NT.
Usted notará que la pauta en las cartas
del NT. es 2Timoteo 3:16: «Toda la
Escritura es inspirada por Dios, y útil
para[...]»:
Enseñar: Romanos (el gran libro doctrinal)
Redargüir: 1 y 2 Corintios (Pablo redarguye y reprende el pecado)
Corregir: Gálatas (Pablo corrige la enseñanza falsa)
Instruir en justicia: Efesios y las cartas restantes de Pablo (enseñan la vida
santa basada en la doctrina cristiana)
V. Tema
El tema básico de Pablo es “la justicia
de Dios revelada en el evangelio de
Jesucristo” (1:16-17).
La palabra «justo» en una u otra forma
se usa más de cuarenta veces en estos
capítulos.
En los capítulos:
1-3 presenta la necesidad de la justicia;
3-8 la provisión de Dios de justicia en
Cristo;
9-11 cómo Israel rechazó la justicia de
Dios;
12-16, cómo se debe llevar la justicia en
la práctica diaria.
VI. Autor
Por evidencia interna fue Pablo (1:1),
quien se llama a sí mismo “el apóstol de
los gentiles” (1:1-7; 11:13; 15:15-20)
Tercio fue el amanuense (16:22).
Por la evidencia externa podemos decir
que Clemente de Roma lo menciona en
sus escritos, también en los escritos de
Ignacio, Justino Mártir, Policarpo, etc.
VII. Fecha y lugar del escrito:
Entre los años 56/57 d.C. y
escrita desde la ciudad de
Corinto.
La epístola tiene dos partes:
I. El Plan de Salvación.
(doctrinal) 1-11
II. El Plan de Vida Diaria.
(práctico) 12-16
Cadena clave: 1:6; 3:22-23, 28; 4:3; 5:1,
18; 9:31-32; 10:3-4, 6-9.
Tres muros que rodean a la humanidad:
1. El muro de la culpabilidad universal.
Caps. 1-3
2. El muro de las tendencias pecaminosas
7:15-12:4
3. El muro de la elección soberana. 9:7-18
Las puertas de la misericordia divina.
SINOPSIS
Parte I. El plan de Salvación:
1. La necesidad. En base a la culpabilidad
universal de la humanidad.
a. De los gentiles. 1:18-2:16
b. De los judíos bajo la ley. 2:17-3:20
c. De todos. 3:23
2. El método. Justificación por la fe.
3:21-28.
a. Es universal. 3:29-30.
b. Honra la ley. 3:31.
3. Ilustrado en la vida de Abraham.
Cap.4
a. Separado de las obras. 1-6
b. Separado de las ordenanzas. 9-12
c. Separado de a ley. 13-25
4. Las bendiciones. Eficaces por amor
de Dios y la obra redentora de Cristo.
5:1-11
5. La explicación. Don gratuito de Dios.
5:12-21
6. La solución del pecado. Crucifixión
del “yo” y una vida de servicio a Dios.
6:1-23
7. La lucha interna. 7:7-24
8. La culminación. Vida victoriosa cap. 8
9. La preocupación de Pablo por su
propio pueblo. 9:1-5
10. El Misterio. La elección divina y el
trato de Dios con Israel.
a. Privilegios de Israel. 9:4-5
b. Descendientes espirituales y los
naturales. 9:6-13
c. La soberanía divina. 9:14-24
d. Predicción del fracaso judío y la
respuesta positiva gentil.
11. La mala interpretación del plan de
Dios por parte de los judíos. 10:1-3
12. La explicación del plan de salvación
por fe. 10:4-18
13. El trato de Dios con Israel. 10:911:12
14. La advertencia a los gentiles de no
jactarse de sus privilegios. 11:13-22
15. La profecía. Israel será restaurado.
11:23-36
Parte II. El Plan de Vida Diaria.
1. Deberes cívico sociales. 13:1-10
2. Deber de vivir en luz. 13:11-14
3. Deberes hacia el débil. 14:1-15:7
a. No juzgarlos. 14:1-13
b. No ofenderlos. 14:15-23
c. Ayudarlos. 15:1-7
Parte III. Pensamientos finales.
Razones para dar gracias. 15:8-21
Deseo de visitar Roma. 15:22-16:16
Palabras finales y bendición. 16:17-27