PAULA
MONTAL:
UNA HUELLA
DE DIOS EN LA
HISTORIA
PAULA, CON SU VIDA, NOS HABLA DE DIOS
4. Desde el cielo, Madre
Paula nos cuida
vela por nosotros.
y
2. Paula escucha en su
interior la llamada de
Jesús y se compromete a
seguir sus pasos y a
echar una mano en los
problemas de su tiempo
3. Olesa de Montserrat es la
última
y
preferida
fundación de Madre Paula.
Aquí se pone de manifiesto
su amor profundo por
Jesús, su preferencia por
las
alumnas
más
necesitadas y su amor a
María.
1. Paula, una joven
inquieta y
comprometida
1. Cuando Paula es ya una joven,…
Se
oye a
la vecinas comentar
algunas veces:
-¿No se querrá casar esta
chica…?
Porque, la verdad es que está
dejando pasar las buenas
proposiciones
que
se
le
presentan.
Paula sonríe y calla:
Una de sus tías le dice:
- ¿Es que quieres quedarte
soltera? ¿o a lo mejor quieres
ser monja?
Paula sonríe y calla.
Es que guarda sus pensamientos más profundos
para sí…
En una ocasión comparte sus inquietudes con su
amiga Inés…
Por ahora sólo sabe que además de gustarle el
mar y los barcos, también le gustan los niños y las
niñas. Sobre todo, los niños y las niñas pobres.
Paula es la mejor catequista que tiene el párroco
de Arenys de Mar, y los niños la quieren
muchísimo.
Y cada día de fiesta se los lleva de paseo a la
playa y a la ermita de La Piedad- que por encima
de la montaña se asoma al mar- y les explica
cosas interesantes de la vida de Jesús. Y les
enseña a rezar y a ser buenas personas…
Es así como Paula comienza a seguir los pasos
de Jesús…
2. Paula quiere entregar su vida…
a la educación de las niñas. Ella
quiere realizar una labor socialcristiana. Porque se ha dado
cuenta de que las cosas no
andan muy bien:
 La revolución industrial trae
consigo
injusticias
como
la
explotación de la mujer y de los
niños.
 Prácticamente el 90% de las
mujeres no saben leer.
 No hay escuelas para niñas.
Por eso Paula decide fundar una
Congregación Religiosa que se
dedique a la promoción de la
mujer, a la enseñanza de las
niñas…
En el corazón de Paula se va
consolidando un deseo: “Quiero salvar
las familias, enseñando a las niñas el
amor a Dios”. Es decir, quiere que la
mujer esté preparada para ocupar un
puesto en la sociedad, sacarla de la
incultura, enseñar a rezar a sus alumnas
para que amen y conozcan a Dios.
Y como le gusta hacer las cosas bien,
piensa: ¡Sí, vale la peña soñar!, pero eso
sí, con los pies en la tierra y el corazón
confiando en Dios …
Así, Paula arde en deseos de ser una
verdadera Escolapia y junto con sus
primeras compañeras, abre colegios de
enseñanza y viven en comunidad al
estilo de Jesús.
Es así como Paula escucha la llamada de
Jesús y sigue sus pasos viviendo como Él y
haciendo el bien…
3. Olesa de Montserrat es la
última fundación de Madre Paula…
Olesa es un pueblo -entonces- pequeño y muy necesitado de
escuelas para niñas. Esta fundación es sencilla y pobre, y es por
eso por lo que le entusiasma a Paula.
Paula ha querido para su Colegio, un ambiente de familia. Un
Colegio pequeño puede muy bien llegar a ser una familia
numerosa.
Aquí, en Olesa, se ponen de manifiesto los amores secretos de
Paula: Jesús, sus alumnas y la Virgen María
 Jesús:
Paula desea que todas sus alumnas conozcan y amen a
Jesús, se emociona cuando rezan las niñas más pequeñas; las que
la conocieron dicen que con frecuencia decía: “Qué alegría siento
por dentro cuando escucho la oración de mis alumnas”,
 Las alumnas. Paula siente debilidad
por sus alumnas. Dicen que cada día
estaba
muy
pendiente
de
sus
necesidades: una que necesitaba
hablar, otra desayunar, otra aprender
más despacio… todas sus cosas le
interesaban…
¡Cuánto le gustaba también a Madre
Paula organizar fiestas!… En sus
fiestas nunca faltaba el chocolate.
 La Virgen María. Desde muy joven
Paula ama entrañablemente a la
Virgen. Sus últimas palabras son para
ella: ¡Madre, Madre mía!
Es así como descubrimos que Paula en
Olesa fue una huella de Dios para sus
compañeras, para las familias y sobre
todo para sus alumnas.
4. Desde el cielo vela por nosotros.
La obra educativa de Santa Paula
continúa en la Iglesia a través de
todos
los
Colegios
que
las
escolapias tienen abiertos en más
de 20 países, en los que se educan
a unos 30.000 alumnos y alumnas
que se forman como cristianos
para que sea una realidad la
“civilización del amor”
También nosotros hoy reconocemos en
ella una huella de Dios porque hizo con
su vida una entrega generosa a Dios y a
los demás.
Descargar

PAULA MONTAL: UNA HUELLA DE DIOS EN LA HISTORIA