LECCIÓN 7
PACTO PALESTINO
Continuando con la Dispensación de la Ley, vemos que Jehová
llevó a cabo dos pactos más: El primero con Israel una vez
llegados a la tierra de Canaán, al cual se le denomina Pacto
Palestino y el segundo fue con David.
En el palestino que estamos estudiando en esta lección, se pone
de manifiesto las obligaciones que debían de cumplir los israelitas
al tomar posesión del territorio, de acuerdo a lo que se nos da a
conocer en los capítulos del 28 al 30 del libro de Deuteromonio y
el 26 de Levíticos.
BASES
La obediencia y las bendiciones.
Castigo a los transgresores.
Castigo de dispersión.
Restauración si se arrepienten.
Orden de la restauración.
1. Las bendiciones que se obtienen por la
obediencia a la Ley de Dios.
Leer: Levítico 26. 3-13
Leer: Deuteronomio 28.1-15
2. Los castigos que acarrea la transgresión.
Lev. 26.14,31: 14 Pero si no me oyereis, ni hiciereis todos estos mis
mandamientos. 31 Haré desiertas vuestras ciudades, y asolaré
vuestros santuarios, y no oleré la fragancia de vuestro suave
perfume.
Leer: Deuteronomio 28.15-28,62
15 Pero acontecerá, si no oyeres la voz de Jehová tu Dios,
para procurar cumplir todos sus mandamientos y sus
estatutos que yo te intimo hoy, que vendrán sobre ti todas
estas maldiciones, y te alcanzarán. 16 Maldito serás tú en la
ciudad, y maldito en el campo. 17 Maldita tu canasta, y tu
artesa de amasar…
3. Si persisten en violar la Ley serían castigados
con la dispersión en todas las naciones.
Lev. 26.32-39: 32Asolaré también la tierra, y se pasmarán por ello
vuestros enemigos que en ella moren; 33y a vosotros os esparciré
entre las naciones, y desenvainaré espada en pos de vosotros; y
vuestra tierra estará asolada, y desiertas vuestras ciudades.
34Entonces la tierra gozará sus días de reposo, todos los días que
esté asolada, mientras vosotros estéis en la tierra de vuestros
enemigos; la tierra descansará entonces y gozará sus días de reposo.
35Todo el tiempo que esté asolada, descansará por lo que no reposó
en los días de reposo cuando habitabais en ella. 36Y a los que queden
de vosotros infundiré en sus corazones tal cobardía, en la tierra de
sus enemigos, que el sonido de una hoja que se mueva los
perseguirá, y huirán como ante la espada, y caerán sin que nadie los
persiga. 37Tropezarán los unos con los otros como si huyeran ante la
espada, aunque nadie los persiga; y no podréis resistir delante de
vuestros enemigos.
Leer: Deut. 28.58-67: 58 Si no cuidares de poner por obra todas las
palabras de esta ley que están escritas en este libro, temiendo este
nombre glorioso y temible: JEHOVÁ TU DIOS, 59 entonces Jehová
aumentará maravillosamente tus plagas y las plagas de tu
descendencia, plagas grandes y permanentes, y enfermedades
malignas y duraderas; 60 y traerá sobre ti todos los males de Egipto,
delante de los cuales temiste, y no te dejarán. 61 Asimismo toda
enfermedad y toda plaga que no está escrita en el libro de esta ley,
Jehová la enviará sobre ti, hasta que seas destruido 62 Y quedaréis
pocos en número, en lugar de haber sido como las estrellas del cielo en
multitud, por cuanto no obedecisteis a la voz de Jehová tu Dios. 63Así
como Jehová se gozaba en haceros bien y en multiplicaros, así se
gozará Jehová en arruinaros y en destruiros; y seréis arrancados de
sobre la tierra a la cual entráis para tomar posesión de ella. 64Y Jehová
te esparcirá por todos los pueblos, desde un extremo de la tierra hasta
el otro extremo; y allí servirás a dioses ajenos que no conociste tú ni
tus padres, al leño y a la piedra.
66 y tendrás tu vida como algo que pende delante de ti, y estarás
temeroso de noche y de día, y no tendrás seguridad de tu vida. 67 Por
la mañana dirás: ¡Quién diera que fuese la tarde! y a la tarde dirás:
¡Quién diera que fuese la mañana! por el miedo de tu corazón con que
estarás amedrentado, y por lo que verán tus ojos.
4. Serán restaurados si se arrepienten, de acuerdo con el
pacto con Abrahán.
Leer: Levítico 26.40-46
Leer: Deuteronomio 30.1-10
5. La restauración se daría en el orden siguiente:
a). Arrepentimiento
Deut. 30.2: 2y te convirtieres a Jehová tu Dios, y obedecieres a
su voz conforme a todo lo que yo te mando hoy, tú y tus
hijos, con todo tu corazón y con toda tu alma.
b). La promesa del regreso del Señor.
Deut. 30.3: Entonces Jehová hará volver a tus cautivos, y tendrá
misericordia de ti, y volverá a recogerte de entre todos los pueblos
adonde te hubiere esparcido Jehová tu Dios.
Amós 9.9-14: 9 Porque he aquí yo mandaré y haré que la casa de
Israel sea zarandeada entre todas las naciones, como se zarandea el
grano en una criba, y no cae un granito en la tierra. 10 A espada
morirán todos los pecadores de mi pueblo, que dicen: No se acercará,
ni nos alcanzará el mal. 11 En aquel día yo levantaré el tabernáculo
caído de David, y cerraré sus portillos y levantaré sus ruinas, y lo
edificaré como en el tiempo pasado; 12 para que aquellos sobre los
cuales es invocado mi nombre posean el resto de Edom, y a todas las
naciones, dice Jehová que hace esto. 13 He aquí vienen días, dice
Jehová, en que el que ara alcanzará al segador, y el pisador de las
uvas al que lleve la simiente; y los montes destilarán mosto, y todos
los collados se derretirán.
14 Y traeré del cautiverio a mi pueblo Israel, y edificarán ellos las
ciudades asoladas, y las habitarán; plantarán viñas, y beberán el
vino de ellas, y harán huertos, y comerán el fruto de ellos.
Hech. 15.14-17: 14 Simón ha contado cómo Dios visitó por primera
vez a los gentiles, para tomar de ellos pueblo para su nombre. 15 Y
con esto concuerdan las palabras de los profetas, como está escrito:
16 Después de esto volveré Y reedificaré el tabernáculo de David,
que está caído; y repararé sus ruinas, y lo volveré a levantar, 17 Para
que el resto de los hombres busque al Señor, y todos los gentiles,
sobre los cuales es invocado mi nombre.
c). Restauración de la tierra.
Deut. 30.5: y te hará volver Jehová tu Dios a la tierra que heredaron
tus padres, y será tuya; y te hará bien, y te multiplicará más que a tus
padres.
Is. 11.11-12: 11Asimismo acontecerá en aquel tiempo, que Jehová
alzará otra vez su mano para recobrar el remanente de su pueblo que
aún quede en Asiria, Egipto, Patros, Etiopía, Elam, Sinar y Hamat, y en
las costas del mar. 12Y levantará pendón a las naciones, y juntará los
desterrados de Israel, y reunirá los esparcidos de Judá de los cuatro
confines de la tierra.
Leer: Jer. 23.3-8:
Leer: Ez. 37.21-28:
d). La conversión.
Deut. 30.6: Y circuncidará Jehová tu Dios tu corazón, y el corazón de
tu descendencia, para que ames a Jehová tu Dios con todo tu corazón
y con toda tu alma, a fin de que vivas.
Romanos 11:26-27: 26y luego todo Israel será salvo, como está
escrito: Vendrá de Sión el Libertador, que apartará de Jacob la
impiedad. 27Y este será mi pacto con ellos, Cuando yo quite sus
pecados.
Eze. 36.24-28: 24 Y yo os tomaré de las naciones, y os recogeré de
todas las tierras, y os traeré a vuestro país. 25 Esparciré sobre
vosotros agua limpia, y seréis limpiados de todas vuestras
inmundicias; y de todos vuestros ídolos os limpiaré. 26 Os daré
corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros; y quitaré
de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne.
27 Y pondré dentro de vosotros mi Espíritu, y haré que andéis en mis
estatutos, y guardéis mis preceptos, y los pongáis por obra. 28
Habitaréis en la tierra que di a vuestros padres, y vosotros me seréis
por pueblo, y yo seré a vosotros por Dios.
e). Juicio a los opresores del pueblo de Dios.
Deut. 30.7: Y pondrá Jehová tu Dios todas estas maldiciones sobre
tus enemigos, y sobre tus aborrecedores que te persiguieron.
Is. 14.1-2: 1Porque Jehová tendrá piedad de Jacob, y todavía
escogerá a Israel, y lo hará reposar en su tierra; y a ellos se unirán
extranjeros, y se juntarán a la familia de Jacob. 2Y los tomarán los
pueblos, y los traerán a su lugar; y la casa de Israel los poseerá por
siervos y criadas en la tierra de Jehová; y cautivarán a los que los
cautivaron, y señorearán sobre los que los oprimieron.
f). Prosperidad de Israel en el milenio.
Deut. 30.9: Y te hará Jehová tu Dios abundar en toda obra de
tus manos, en el fruto de tu vientre, en el fruto de tu bestia,
y en el fruto de tu tierra, para bien; porque Jehová volverá
a gozarse sobre ti para bien, de la manera que se gozó
sobre tus padres.
Amós 9.11-14: 11En aquel día yo levantaré el tabernáculo caído de
David, y cerraré sus portillos y levantaré sus ruinas, y lo edificaré
como en el tiempo pasado; 12para que aquellos sobre los cuales es
invocado mi nombre posean el resto de Edom, y a todas las naciones,
dice Jehová que hace esto. 13He aquí vienen días, dice Jehová, en que
el que ara alcanzará al segador, y el pisador de las uvas al que lleve la
simiente; y los montes destilarán mosto, y todos los collados se
derretirán. 14Y traeré del cautiverio a mi pueblo Israel, y edificarán
ellos las ciudades asoladas, y las habitarán; plantarán viñas, y beberán
el vino de ellas, y harán huertos, y comerán el fruto de ellos.
En los siguientes versos encontramos profecías que ya han
tenido su cumplimiento:
Deut. 28.23,24,29,30,31,33,36,37,49,52,54,64-67
Lev. 26.32,34-39: 32Asolaré también la tierra, y se pasmarán por ello
vuestros enemigos que en ella moren. 34Entonces la tierra gozará
sus días de reposo, todos los días que esté asolada, mientras
vosotros estéis en la tierra de vuestros enemigos; la tierra
descansará entonces y gozará sus días de reposo. 35Todo el tiempo
que esté asolada, descansará por lo que no reposó en los días de
reposo cuando habitabais en ella. 36Y a los que queden de vosotros
infundiré en sus corazones tal cobardía, en la tierra de sus enemigos,
que el sonido de una hoja que se mueva los perseguirá, y huirán
como ante la espada, y caerán sin que nadie los persiga.
37Tropezarán los unos con los otros como si huyeran ante la espada,
aunque nadie los persiga; y no podréis resistir delante de vuestros
enemigos. 38Y pereceréis entre las naciones, y la tierra de vuestros
enemigos os consumirá. 39Y los que queden de vosotros decaerán
en las tierras de vuestros enemigos por su iniquidad; y por la
iniquidad de sus padres decaerán con ellos.
Hasta aquí la lección 7
Descargar

Slide 1