Salmo 51
Misericordia, oh Dios, por tu bondad,
por tu inmensa compasión borra mi culpa …
… lava a fondo mi delito,
limpia mi pecado.
Pues yo reconozco mi culpa
Y tengo siempre presente mi pecado
Contra ti, solo contra ti pequé,
cometí la maldad ante tus ojos …
así serás justo cuando juzgues,
e irreprochable cuando sentencies.
Mira, culpable nací,
pecador me concibió mi madre.
Tú quieres la sinceridad interior
y en lo íntimo me inculcas sabiduría.
Rocíame con el hisopo y quedaré limpio
lávame y blanquearé más que la nieve.
Hazme sentir el gozo y la alegría,
exulten los huesos que trituraste
Aparta de mi pecado tu vista
y borra todas mis culpas
No me arrojes lejos de tu rostro,
No me retires tu santo espíritu;
Devuélveme la alegría de tu salvación
Afiánzame con tu espíritu generoso.
Enseñaré a los malvados tus caminos,
y los pecadores volverán a ti.
Líbrame de la sangre, oh Dios,
Dios y salvador mío,
y mi lengua aclamará tu justicia.
Ábreme, Señor los labios,
y mi boca proclamará tu alabanza.
Un sacrificio no te satisface,
si te ofreciera un holocausto, no lo aceptarías
El sacrificio que te agrada
es un espíritu quebrantado;
Un corazón quebrantado y humillado,
oh Dios, tú no lo desprecias.
Por tu bondad favorece a Sión,
reconstruye las murallas de Jerusalén.
Entonces te agradarán los sacrificios estipulados:
el holocausto y la ofrenda,
y sobre tu altar se inmolarán novillos.
Descargar

info document