Octavo Mandamiento
Jesús nos enseña
a decir siempre la verdad
Sea vuestro sí, sí
El inventor de la mentira es el diablo.
Él fue quien introdujo en el mundo la primera
mentira cuando dijo a nuestros primeros
padres:
«Si coméis del árbol prohibido seréis
como dioses».
Comieron y, en lugar de ser como dioses, Adán
y Eva perdieron la amistad con Dios …
… y fueron expulsados del Paraíso.
Jesús, por el contrario, dijo siempre la verdad y nos
enseñó a decirla. Cuando le querían condenar a
muerte y no encontraban nada verdadero de qué
acusarle, el Sumo Sacerdote le preguntó: «¿Eres tú el
Hijo de Dios?». Y Jesús respondió: «Sí, lo soy».
Después, el Gobernador Poncio Pilato le
preguntó también:
«¿Eres tú el Rey de los judíos?».
Jesús sabía que si se declaraba Rey le
condenarían a muerte, pero dijo la verdad:
«Sí, tú lo has dicho, yo soy Rey». Y le
condenaron a muerte.
Piensa:
• Antes se coge a un mentiroso que a un cojo.
• De quien mucho miente, huye la gente.
Aprendemos
¿Cuál es el octavo mandamiento de la Ley de Dios?
El octavo mandamiento de la Ley de Dios es: No
dirás falso testimonio ni mentirás.
Aprendemos
¿Qué nos manda el octavo Mandamiento? El octavo
mandamiento de la Ley de Dios nos manda decir la
verdad y no levantar falso testimonio contra nadie.
Una historia de la
Biblia
Cuando detuvieron a Jesús en Getsemaní, lo llevaron a la Casa
de Anás y caifás. Pedro se quedó en la puerta en el patio
calentándose al fuego. La muchacha portera miró a Pedro y
le dijo: ¿no serás tú uno de los discípulos de ese hombre?
― No lo soy, contestó secamente Pedro
Una historia de la
Biblia
Se sentó bajo el pórtico cuando lo vio otra criada:
Este estaba con Jesús Nazareno
― No conozco a ese hombre, negó Pedro con juramento
Una historia de la
Biblia
Huyo al centro del patio con los que estaban delante de la
fogata. Uno lo miró y le dijo: ¿no eres tú uno de sus
discípulos
― ¡No sé lo que dices; no lo soy!, Pedro volvió a negar
De repente cantó un
gallo. Pasaba
entonces Jesús por
el patio después del
juicio ante Caifás y
miró a Pedro.
Recordó lo que había
dicho unas horas
antes, salió afuera y
empezó a llorar
amargamente.
Lo que Dios me propone para ser feliz:
Decir siempre la verdad con humildad
y valentía.
Que nuestro actuar sea sincero.
Respetar y defender la fama y el
buen nombre de las personas, no
hablando nunca mal de nadie.
Guardar los secretos.
Seguir a Jesús y hablar de Él, sin
avergonzamos, a nuestros amigos,
porque Jesús es la Verdad.
Imitar a Jesús, que nunca mintió.
Lo que me aleja de Dios
Decir mentiras y engañar a
mis padres, hermanos,
profesores, etc.
Acusar o hablar mal de
alguien diciendo cosas
falsas que no ha hecho o
publicando sus defectos.
Pensar mal de los demás.
¿Has visto cuánto critica la gente?
Al Señor no le gusta que
andemos hablando mal unos de
los otros.
Son pecados contra el octavo
Mandamiento, porque van
contra la fama del prójimo:
La calumnia:
Decir cosas malas de otro sabiendo
que son mentira
Son pecados contra el octavo
Mandamiento, porque van
contra la fama del prójimo:
La difamación:
Dar a conocer los defectos de los de
demás.
El falso testimonio:
Declarar en juicio algo que no es
verdad.
El juicio temerario:
Pensar mal de los demás sin
motivo ni fundamento.
FIN
Descargar

El 16 de octubre de 1931, en viñetas