“LAS AMIGAS CURAN”
Un estudio reciente publicado por la
Universidad de Los Ángeles, California, indica
que la amistad entre mujeres es
verdaderamente especial. Se descubrió que las
amigas contribuyen al fortalecimiento de la
identidad y protección de nuestro futuro. Esta
relación especial entre nosotras se manifiesta
en todo el espectro familiar y social.
La mujer, con mayor complejidad mental
que el hombre, le cuesta más romper las
barreras emocionales personales para
entregarse a una amistad sincera mas allá
del ego protector de autodefensa usado a
través de los siglos, una vez atravesada esta
barrera y superado el cuerpo de dolor
ancestral, brota de ella la creatividad, la
inteligencia y el amor que hace disfrutar y
que tiene una facultad sanadora mucho mas
amplia que la experimentada hacia los hijos.
Constituye un remanso en medio del mundo
real lleno de tempestades y obstáculos. Las
amigas nos ayudan a llenar los vacíos
emocionales de nuestras relaciones con los
hombres y nos ayudan a recordar quienes
somos realmente. Después de 50 años de
investigaciones, se identificó que existen
sustancias químicas producidas por el cerebro
femenino que ayudan a crear y mantener lazos
de amistad entre las mujeres y que pueden ser
transmitidos a distancia.
Cuando la hormona OXITOCINA es liberada
como parte de la reacción de las mujeres
frente al estrés, ellas sienten la necesidad de
proteger a sus hijos y de agruparse con otras
mujeres; cuando pasa eso, se produce una
cantidad aún mayor de oxitocina, que reduce el
estrés más agudo y provoca un efecto
calmante y curativo a su alrededor.
.
Esta facultad es usada por las mujeres
adelantándose a acontecimientos venideros,
como por ejemplo la necesidad de reunir a la
familia y amigos antes de descubrir que se
tiene un cáncer, del que ya se está
empezando el proceso de curación
espontánea, o mujeres que viendo en tv, un
desastre humano en otro lugar del mundo
liberan oxitocina en dosis mayores para
“curar” a su entorno familiar o de relaciones
inmediatas del estrés, del dolor o de otras
situaciones adversas, ( jaquecas, dolores
musculares, hernias, acidez de estómago,
ansiedad, etc).
Estas reacciones no aparecen entre los
miembros del sexo masculino porque la
testosterona que los hombres producen en
altas cantidades, tiende a neutralizar los
efectos de la oxitocina; mientras que los
estrógenos femeninos aumentan la
producción de esta hormona. Incluso mujeres
que han sobrepasado la menopausia en años,
pueden producir oxitocina mental.
Llevamos muchos años psicólogos y terapeutas
hablando de la necesidad de integrar en la
sociedad valores “ femeninos”, lo femenino se
está haciendo una necesidad esencial en las
relaciones humanas tanto dentro de la familia,
como en la empresa, la banca, y en todo el
ámbito del trabajo. Esto significa más
serenidad, un ritmo mas humano, mas
pacificación, mas conciencia de unidad, menos
estrés, eficacia a través de confianza y buena
comunicación, cariño, interés sincero entre los
miembros de la empresa, etc.
¡No olvidemos nuestra condición femenina
amorosa!
Después de repetidos estudios, se demostró
que los lazos emocionales existentes entre las
mujeres que son amigas verdaderas y leales,
contribuyen a una reducción de riesgos de
enfermedades ligadas a la presión arterial y
colesterol. Se cree que ésta puede ser una de
las razones de que las mujeres vivan
generalmente más que los hombres.
Las mujeres que no establecen relaciones de
amistad con otras mujeres, ya sean entre la
familia o por relaciones sociales, no muestran
los mismos resultados en su salud. Así que
tener amigas ayuda tanto a las mujeres, como
a los hombres no solamente a vivir más, sino
también a vivir mejor. El estudio sobre la
salud indica que cuantas más amigas tenga
una mujer, mayor es la probabilidad de que
llegue a vieja sin problemas físicos y llevando
una vida plena y saludable.
Aplicarlo a una misma y a los que nos rodean.
En este mismo estudio se observó también
cómo las mujeres superan los momentos
críticos (como la muerte del cónyuge ó de un
hijo) y se percibió que las mujeres que
pueden confiar en su amiga íntima, en otras
amigas, o en mujeres familiares afines son
capaces de reaccionar sin enfermedades
graves y se recuperan en un lapso menor que
aquéllas que no tienen en quien confiar.
El estudio concluyó que en la distancia de
separación entre mujeres que haya existido un
vínculo profundo, se pone en movimiento una
red de neuronas muy sensibles que actúa
como amplificador de señales sutiles para
detectar los estados anímicos de esos seres
queridos, esto se ha llamado intuición
femenina, la capacidad inconsciente de
reconocer hechos no clasificados previamente
por la mente, sin embargo parece que esta
hormona, la oxitocina influye en esa detección
previa y pone en marcha todo un sistema de
transmisión curativa a distancia .
La amistad entre las mujeres, y desde las
mujeres, y para las mujeres, para los niños y
para los hombres constituye una fuente de
fuerza, bienestar, alegría y salud. Por eso y
por muchas cosas más valga esta reflexión
enriquecedora para todos nosotros.
[email protected]
Descargar

relájate este instante