En un barrio de una ciudad cualquiera, vivía una niña muy bonita.
Las ropas que la pobre vestía eran viejas y gastadas.
El profesor quedó pensativo y muy triste al ver la situación
en que la niña se encontraba.
_Cómo es que una niña tan bonita
puede ir tan mal vestida a la escuela?_ pensó.
Separó algún dinero de su sueldo, y resolvió comprarle
a la pequeña un vestido nuevo.
Ella quedará linda con un vestido azul, pensó.
Cuando la madre vio a su pequeña hija
con aquel hermoso vestido, sintió que era lamentable
que vistiendo ese vestido, la niña fuese tan sucia a la escuela.
Por eso pasó a bañarla todos los días,
a peinar sus cabellos y cortar sus uñas.
Cuando terminó la semana, el padre le dijo:
Mujer, no encuentras que es una vergüenza que nuestra hija siendo tan bonita
y bien arreglada viva en un lugar como éste que se cae a pedazos?
Que te parece si arreglamos la casa?
En las horas libres voy a pintar las paredes,
construir una cerca y plantar un jardín.
Con el tiempo, como la casa se destacaba en el pequeño barrio por la belleza de las flores
que engalanaban el jardín, y el cuidado que tenía en todos sus detalles,
los vecinos se avergonzaban por vivir ellos en casas tan feas, y decidieron también
comenzar por arreglar sus viviendas, plantar flores, pintar las paredes
y desarrollar sus creatividades.
En poco tiempo el barrio estaba transformado.
Todo comenzó con un vestido azul....
No era intención de aquel maestro
cambiar la fisonomía del barrio.
El hizo lo que podía, dio su parte.
Hizo el primer movimiento que terminó movilizando
a otras personas para que se motivasen
y lucharan por mejorar sus vidas.
Piensa:
Cada uno de nosotros está haciendo su parte
en el lugar en que vive?
O será que solo somos de esos
que solo señalan los baches en las calles
y a los niños los dejamos solos y sin escuela
en medio de la violencia que se vive en las calles?
Recordemos que es difícil cambiar el estado de las cosas,
que es difícil limpiar toda una calle,
pero que es más fácil barrer nuestra vereda.
Es difícil reconstruir un planeta,
pero es posible regalar un vestido azul …
Desconozco el autor
Hay monedas de amor que valen más que los tesoros bancarios
cuando son dadas en el momento propicio y con el corazón.
Recuérdalo.
PPS Exclusivo de La Página de Rosy – Prohibida su Modificación – Derechos Reservados
Descargar

El Vestido Azul