TERROR EN LA CASA
MALDITA
Reconquista – Santa Fé
Escuela E:E:T Nº 462
Creación de: Ayelén Gómez – Melina Spesot
TERROR EN LA CASA MALDITA
Cuando alguien muere a causa de un
gran rencor nace una maldición. Ésta
se acumula en el lugar de la muerte y
aquellos que la encuentren serán
consumidos por su furia.
Ésta furia nació en una mujer llamada
Melina, quién fue asesinada por su
marido en una fría tarde de invierno y
su cadáver fue guardado en el sótano
de a casa. Él hombre, al reaccionar
ante lo que había hecho y no pudiendo
soportar la culpa, se ahorcó en el patio
de atrás.
A partir de ese momento se originó una
terrible maldición: todo aquel que se
atreviera a entrar a la casa, sería
poseído por el mal de Melina, quién
acabaría con la vida de todos aquellos
que pretendieran desafiarla.
Después de largos cuatro años, la familia Gómez se mudó a
la antigua casa de Melina. Tenían dos hijos Ayelén y Fernando.
Eligieron el lugar para disfrutar de la tranquilidad y belleza, sin
siquiera imaginar lo que vivirían. La tarea de ordenar cada
mueble, recuerdos y elementos personales les llevó varias
horas. De pronto, los jóvenes oyeron ruidos provenientes del
sótano, cada vez se hacían más intensos. Decidieron ir a ver
que pasaba pero el miedo les hacía temblar las piernas por lo
que dieron media vuelta para regresar y contárselos a sus
padres. Fue en ese momento que la imagen de una mujer les
prohibió el paso y, los jóvenes asustados se tomaron de las
manos y empezaron una loca carrera hacia el patio trasero.
Terrible sorpresa los esperaba y sólo alcanzó a escucharse los
gritos desesperados de Fernando:
- ¡no puede ser, dios mío! ¡¡¡no puede ser!!! Está muerto!!
Ayelén agregó sin poder contener el llanto:
- Papá … Mamá!! Esto es terrible!!
El cuerpo de su padre ahorcado en la galería era observado
por la imagen pálida de Gustavo, marido de Melina como si
volviera del más allá para apoderarse de su alma. Corrieron en
busca de su madre que se encontraba aterrada detrás de la
escaleras, horrorizadas por lo que había visto. Los jóvenes
preguntaron:
- Mamá,¿ Qué pasó?
- No entendemos nada, llamemos al comisario Emanuel
Su madre, apenas pudiendo hablar y en mar de llantos dijo:
- Esto no puede estar ocurriendo. Su padre sin motivo
alguno, preparó una soga, la ató al árbol grande, me miró y sólo
dijo: -”Adiós”, y se colgó.
- Debemos huir de aquí- dijo Ayelén
- Si, vallamos ya.
- Pero, y su padre, chicos …
Ya no había tiempo que perder, se tomaron de las manos
para escapar de ese horror, pero al querer salir, las puertas y
ventanas se cerraron de golpe y muertos de miedo se abrazaron
muy fuerte. Los tres se sentaron en una esquina de la sala
principal llorando desconsoladamente. Pasaban las horas y aún
estaban allí. Entonces Ayelén, viendo que ni Fernando ni su
Madre hacían absolutamente nada, decidió romper los vidrios
de las ventanas y quemar la casa como la única posibilidad de
terminar con ese infierno.
Alcanzó a divisar el bidón de gasoil que su padre tenía de
reserva y lo derramo por gran parte de la casa. Luego arrastró a
su hermano y a su madre asta la ventana rota y, cuando pensó
que estaban fuera de peligro tomo el encendedor y en un …
... Instante
el fuego se hizo presente. Ya en el frente de la
casa y totalmente destruidos observaron como las llamas
consumían todo al mismo tiempo que las imágenes de su
padre, Gustavo y Melina desaparecían con el fuego y destruían
para siempre la maldición de la casa. A lo lejos se escuchaba el
ruido de las sirenas que se acercaban.
Fin
Descargar

TERROR EN LA CASA MALDITA