Roma, La Civilización Eterna
Profesor Ariel Cuevas
• Si los griegos fueron los precursores de la
cultura occidental, los romanos se
preocuparon de imponer sus bases en la
mayor parte del mundo, desde el extremo
norte de África hasta la península Ibérica y
Gran Bretaña, y desde el océano Atlántico
al mar Caspio. Gracias al poder de su
imperio, las normas e instituciones que
ellos heredaron de los griegos, y las
propias que crearon, todavía siguen
aplicándose.
• Esta unión de conocimientos es llamada cultura
greco-romana, de la cual heredamos la lengua,
de la cual provienen idiomas como el español,
francés e italiano; el derecho, las instituciones
republicanas y la religión cristiana.
Los orígenes
• La Península Itálica, ubicada entre el centro de
Europa y el mar Mediterráneo (la que, si te fijas,
tiene la forma de una bota), fue el sitio donde
surgió la cultura romana. Sobre sus comienzos
la información es confusa, ya que la leyenda se
mezcla con la realidad.
• Sin embargo, los diversos estudios permiten
creer que esta región fue poblada alrededor del
2000-1500 a.C. por algunos pueblos nómades.
• Las aldeas levantadas en las siete colinas Capitolio, Quirinal, Viminal, Esquilino, Celio,
Aventino y Palatino- al sur del río Tíber, donde
se instaló el pueblo latino, se unieron, tal vez en
el siglo VIII a.C., creando Roma.
La fundación de Roma
• La información que se tiene acerca de la
fundación de Roma es incierta, ya que los
hechos históricos se funden con la leyenda.
• Cuentan los textos que en los montes Albanos,
al sudeste de la planicie latina y en la
desembocadura del río Tíber, se creó Alba
Longa, la primera ciudad de los latinos, fundada
por Ascanio, hijo del héroe troyano Eneas y
nieto de la diosa Venus.
Rómulo y Remo
• La leyenda cuenta que, después de la caída de
Troya, Eneas había llegado al Lacio y
desposado con Lavinia, hija del rey latino.
Eneas
• De ellos descendió más tarde Numitor, rey de
Alba Longa que fue destronado por su hermano
menor Amulio, quien para privarlo de
descendencia y quedarse definitivamente con el
poder asesinó a su hijo y mandó a su hija, Rea
Silvia, al servicio de la diosa Vesta. Pero Marte
se enamoró de ella y de su unión nacieron dos
gemelos: Rómulo y Remo.
Numitor y Amulio
• Al enterarse, Amulio ordenó que arrojaran a los
gemelos al río Tíber, pero su servidor los colocó
en una cesta. Debido al desbordamiento del río,
las aguas depositaron a los gemelos al pie del
monte Palatino, donde una loba –que habría
sido enviada por Marte– los encontró y
amamantó. Después los descubrió un pastor
que los crió secretamente.
• Años más tarde, los hermanos fueron
reconocidos por Numitor, su abuelo, a quien le
devolvieron su trono, tras derrocar a Amulio.
Después de eso, decidieron fundar una nueva
ciudad, que Rómulo estableció en el monte
Palatino. Remo había escogido el monte
Aventino, pero tuvo que ceder.
• Rómulo trazó el límite de la ciudad con un arado.
Remo, envidioso, quiso demostrarle su
superioridad insultándole en público y saltando
dicho límite.
• Rómulo se encolerizó tanto que se abalanzó
sobre él y lo mató. Ese día, el 21 de abril del
año 753 a.C. según el historiador latino Tito
Livio, quedó instituido como la fecha de
fundación de Roma.
Tito Livio
La información histórica
• Dejando de lado las leyendas, se cree que esta
región fue poblada alrededor del 2000-1.500 a.C.
por pueblos nómades que se fueron asentando
con el paso de los siglos.
• Las aldeas levantadas en las siete colinas –
Capitolio, Quirinal, Viminal, Esquilino, Celio,
Aventino y Palatino– al sur del río Tíber, se
unieron, talvez en el siglo VIII, creando Roma.
• Basándose en las antiguas crónicas griegas y la
exploración de algunos yacimientos, se cree
que entre los siglos VIII y VII a.C. ya existía un
mundo itálico muy diversificado y en plena
evolución.
• Cuatro pueblos se repartían el territorio: los
galos, que estaban en la llanura del Po, región
llamada Galia Cisalpina; los etruscos o
tirrenos, provenientes de Asia Menor, que se
situaron en la región de la actual Toscana;
Galos y Etruscos
• los griegos que estaban al sur, en el Golfo de
Tarento y en la isla de Sicilia; y los italiotas o
itálicos, entre los cuales se distinguieron los
latinos, que se asentaron en el valle del Tíber,
en cuyas orillas nació Roma.
• En la parte occidental de Sicilia había algunas
colonias fenicias bajo la dirección y protección
de la ciudad de Cartago.
Descargar

Roma, La Civilización Eterna