Artículo 286 Código Civil
“En caso de duda, se presume de buena fe
la posesión”
Razones:
Es un estado anímico e interno del individuo
cuya demostración resulta difícil

Consideraciones de tipo moral- actuación
honesta del individuo como premisa común

Determinada por el Principio General del Tráfico
de Bienes-rapidez y seguridad


El fallo del juez que declare su existencia o no,
debe estar bien fundamentado

No acogerse simplemente a la presunción de
existencia basado en el artículo 286

Que la presunción no se aplique siempre, pues
no existe razón jurídica para presumir que toda
persona actúa de buena fe

Recomendación de que la presunción de la buena
fe obedezca a una recta moral, su aplicación
más restringida y comprometida con la ética

El poseedor de mala fe conoce de antemano la
ilicitud u origen delictivo del bien

Hay mala fe si el poseedor tenía motivos suficientes
para dudar acerca de corresponderle el derecho

Cesa la buena fe de la posesión:
1. Al adquirir la certidumbre de que se posee
indebidamente
2. Desde la notificación de la demanda en que otro
reclame el derecho de poseer
Sentencia 42-95 Sala Primera
 La mala fe empieza a correr a partir de la
notificación de la demanda declarada con lugar
 La mala fe nunca puede deducirse ni presumirse. La
carga de la prueba siempre corre a cargo de quien la
afirma
 Las mejoras introducidas en el inmueble con
anterioridad a la notificación de la demanda le deben
ser indemnizadas a los poseedores que en un inicio
fueron poseedores de buena fe
 Derecho de retención del bien hasta tanto no se
cumpla con su pago
Sentencia 392-2006 Tribunal Segundo Civil,
Sección Primera

La posesión ejercida no podía considerarse
de mala fe en tanto no se había demostrado,
prevaleciendo la presunción de buena fe.

La mala fe no es elemento esencial para la
procedencia de la acción reivindicatoria, sino
tres elementos:
o
o
o
Legitimación de las partes
Derecho de propiedad del reivindicante
Identidad del bien
Sentencia 447-2002 Tribunal Segundo Civil.
Sección Primera
 Con relación a las mejoras necesarias y útiles
siempre existe el derecho de pago sin
importar que se tenga buena o mala fe,
hasta antes de ser notificados y la mala fe
hace perder sólo el derecho de retención.

No puede admitirse al poseedor de mala fe
introducir mejoras de alto valor a fin de
desalentar al reivindicante a exigir su
derecho, lo que atentaría contra el derecho
de propiedad y sus acciones protectoras.




Llamada negligencia
Mismos efectos de la “mala fe” pero son
conceptos diferentes
El que incurre en culpa grave desconoce el
origen delictivo o ilícito del bien
Se exige del poseedor simplemente una
diligencia normal, es decir, una valoración
objetiva (comportamiento que debió mostrar
el adquirente) unido a las condiciones
personales concretas del individuo
(capacidad socio-económica e intelectual)
La culpa grave como forma de separación de
la aplicación automática de la presunción de
la buena fe
 Pasar la actuación del individuo por el matiz
de la culpa grave, la cual destruye la
presunción de la buena fe
 Pautas para medir el grado de culpa
(valoración objetiva)
1. Situación verdadera sometida a publicidad
idónea- no amparo en error
2. Carácter normal o anormal del negocio
3. Investigar si el tercero tuvo posibilidad
material y moral de informarse y conocer la
situación verdadera

Descargar

La presunción de la buena fe del poseedor de cosa