Reza
el Rosario
todos los días
Pedido
de Nuestra Señora
en varias apariciones
Una humilde devota
de
Nuestra Señora:
Había una señora muy
sencilla que vendía
verduras en los barrios.
Cierto día, tía Joana, como
era conocida por todos,
fue a vender sus verduras
a casa de un protestante y
perdió su Rosario en el
jardín de la casa.
Pasados algunos días,
Joana volvió nuevamente
a aquella casa a fin de ver
si encontraba ahí su
querido Rosario.
El protestante la vio y le
dijo en tono sarcástico:
¿Has perdido a tu Dios?
Ella humildemente
respondió:
" ¿Yo, perder a mi Dios?
¡Nunca!".
El protestante tomó el
Rosario y dijo: “¿Este no
es tu Dios?".
A lo que ella respondió:
"Gracias a Dios que
encontró mi Rosario.
Muchas gracias."
Y él le dijo: "¿Por qué no
cambias esa cadena de
semillas baratas por la
Biblia?"
A lo que ella le dijo:
"Porque la Biblia no la se
leer, y con el Rosario yo
medito toda la Palabra de
Dios y la guardo en mi
corazón."
Él le pregunta:
“¿Medita la palabra de
Dios?¿Cómo es eso?
¿Me lo puede explicar?"
Acariciando su Rosario,
la tía Joana respondió:
Primero tomo la cruz, y
recuerdo que el Hijo de Dios
dio toda su sangre clavado
en una cruz para salvar a la
humanidad.
Esta primera cuenta gruesa,
me recuerda que hay un Dios
Todopoderoso.
Estas tres cuentas pequeñas
representan
las Tres Personas
de la Santísima Trinidad:
Padre, Hijo y Espíritu Santo.
Esta otra cuenta gruesa me
recuerda la oración que el
mismo Jesús, nuestro
Señor, nos enseñó: el
Padre Nuestro.
El Rosario tiene 5 misterios
que me recuerdan las 5
llagas de Jesucristo clavado
en la cruz, y en cada
misterio rezamos 10 AveMarías, que me recuerdan
los Diez Mandamientos que
Dios mismo entregó a
Moisés.
El Rosario de Nuestra
Señora tiene 15 Misterios
que son: 5 gozosos,
5 dolorosos y 5 gloriosos.
De mañana, cuando me
levanto para iniciar la
lucha del día rezo los
gozosos, pensando en los
pobres y en la sencilla y
humilde vida de Jesús,
María y José.
Al mediodía, en medio de
mi gran cansancio, mi
fatiga por el trabajo,
pensando en lo que me
falta para terminar el día y
poder descansar, rezo los
misterios dolorosos, que
me recuerdan la dura
caminata de mi Señor
Jesucristo hacia el
Calvario, con tanto dolor y
tanto cansancio.
Cuando llega el fin del día,
con los retos superados y las
metas cumplidas, rezo los
misterios gloriosos, que me
recuerdan que Jesús venció a
la muerte por amor, para traer
la salvación a toda la
humanidad.
“Ahora, dígame usted,
¿Dónde está la idolatría?"
El protestante, después de
escuchar todo esto,
simplemente dijo: " Yo no
sabía todo eso. ¡Por favor,
enséñame a rezar el
Rosario!”
El Santo Papa Juan Pablo II,
acrecentó el piadoso rezo del
Rosario con los
“Misterios de la Luz”
que hablan de la
Vida Pública de Jesús.
1º misterio :
El Bautismo de Jesús.
2º misterio :
Jesús se revela
en las Bodas de Caná.
3º misterio :
Jesús anuncia
el Reino de Dios.
4º misterio :
La Transfiguración de Jesús.
5º misterio :
Jesús instituye la
Eucaristía en la Cena
Pascual.
¿Qué tal si retomamos y
reforzamos el rezo de esta
oración sencilla y popular
que ha conservado y
alimentado la fe de tantas
personas?
Será una bendición para
todos nosotros!
Adaptado por
P. Antônio
Hoy es:
viernes, 02 de octubre de 2015
Son las 19:10:47
Jesús te bendiga
Descargar

Oração do Terço