Tercer Mandamiento
Santificar las fiestas
Que lleguemos a reunirnos contigo en el cielo
para celebrar la fiesta que no tiene fin
El domingo es día de fiesta
En nuestra familia tenemos unos días de fiesta. Así, por
ejemplo, celebramos nuestros santos, cumpleaños; los
aniversarios de acontecimientos importantes... Son días
de alegría y mamá prepara algún dulce para la comida o
la merienda.
También los cristianos formamos una gran
familia y tenemos nuestros días de fiesta.
Uno de ellos es el domingo.
En el domingo
recordamos
con alegría la
Resurrección
de Jesús
Y en el domingo también nos reunimos con
Jesús, el sacerdote y todos los cristianos en
la iglesia para celebrar la Santa Misa.
El domingo es día de fiesta
y de vida familiar.
Santificamos el domingo asistiendo a la Santa
Misa, unidos a los demás cristianos, para
ofrecer a Dios el Sacrificio que ofreció
Jesucristo en la cruz para nuestra salvación.
El domingo es día de fiesta
y de vida familiar.
En segundo lugar, descansando del trabajo, pues
también Dios descansó el séptimo día de la
Creación, para enseñarnos que Él quiere que
nosotros descansemos después de haber
trabajado durante la semana.
Aprendemos
¿Qué quiere decir Domingo? La palabra Domingo significa
Día del Señor.
¿Qué celebramos los cristianos el Domingo? Celebramos la
Resurrección de nuestro Señor Jesucristo.
Aprendemos
¿Cómo cumplen los cristianos el tercer
Mandamiento de la ley de Dios? Participando los
domingos en la Santa Misa y descansando del
trabajo de la semana.
Una historia de la Biblia
Desde el principio, los cristianos se reunían en las casas particulares
para celebrar la Eucaristía. Este encuentro les ayudaba a sentirse
más familia, estrechaba los vínculos de cariño entre unos con otros
y, además, compartían también sus alegrías y sus penas. Eran
conscientes de que, cada vez que celebraban la Eucaristía, hacían
presente a Jesús muerto y resucitado por los hombres; tenían
grabadas en sus mentes y en su corazón las palabras de la
institución de la Eucaristía.
Se reunían incluso sabiendo que corrían peligro de muerte si
les descubrían, pero como decía uno de los primeros
mártires, Emérito, a principios del siglo IV: Sin la
Eucaristía, no podemos vivir. Y otra mártir añadía: Sí,
también yo he ido a la Asamblea y, junto a mis
hermanos, he celebrado la Cena del Señor, puesto que
soy cristiana.
Lo que Dios me propone para ser feliz:
Asistir a Misa todos los domingos
y fiestas de guardar.
Estar en Misa con respeto y buena
disposición: estar atentos,
contestar y cantar.
Descansar los domingos de todo
trabajo innecesario.
Dedicar parte de nuestro tiempo a
nuestra familia: cuidar de
nuestros hermanos, ayudar a
nuestros mayores…
Hacer obras de caridad: visitar a los
ancianos, ayudar a los
necesitados…
Imitar a Jesús, que iba con María y
José al Templo a celebrar las fiestas.
Lo que me aleja de Dios
Dejar de ir a Misa los
domingos y fiestas de
guardar.
Impedir o dificultar a otros
que asistan a Misa.
Rezamos:
FIN
Dios Padre: que
todos tus hijos
lleguemos
a reunirnos contigo
en el cielo para
celebrar la fiesta
que no tiene fin.
Amén.
Descargar

El 16 de octubre de 1931, en viñetas