“María” en la Vida de Sor María
Romero, es la respiración de su
alma. Es su Reina, su Madre, su
celestial Princesa.. El trono real de
su corazón, para que en él reine
Jesús!
Corre a sus pies a desahogar su amor,
con oraciones ricas de inspiración
sobrenatural y del fascinador encanto
de una niña que se siente
TODA DE SU MAMÁ!
Es para la sierva de
Dios
Su “TODO”
porque es el camino
seguro que la lleva
en Jesús,y con
Jesús, al seno de la
Santísima Trinidad
Acuérdate que soy
tuya
Enteramente tuya.
Acuerdate que me he
consagrado a ti con
toda el alma, la vida y
el corazón
En su día lleno de
preocupaciones y de
trabajo, Sor María acentúa
el compromiso de vivir:
“En María, en su corazón,
con María, en su
compañía,por María,
ofreciendo todos los actos
del primero al último para
que los presente como
homenaje a Jesús”
Con un amor desbordante
hace suyo el sí de María,
en toda hora, ocasión,
lugar, situación, con el
mismo gozo del
MAGNIFICAT con la
sencillez de un niño en
brazos de su Madre...
Mamacita linda...
¿qué cosa yo he deseado
que tú no me hayas dado
o qué cosa te he pedido
que no me hayas
concedido?
Dame hambre y sed de
sacrificios,
mortificaciones,
penitencias,
humillaciones y dolores
para probarte con obras
mi amor
Dios mío, me abandono en tu divino
querer... Como la Virgen. Haz que en la
medida que Tu deseas de mí , como la
Virgen, sepa recibir y aprovechar lo que
me envías, próspero o adverso!
En Ti me abandono como la
Virgen, en la Virgen y por la
Virgen, para honra y gloria
de Jesús. ¡Dios de mi vida!
Te amo, creo y lo espero
todo de ti. Como la Virgen en
paz celestial y con seguridad
absoluta.
Doscientos
cincuenta millones
de corazones de
católicos se creen
en el colmo de la
felicidad repitiendo
el dulcísimo nombre
de
MARIA...¿Cuántas
veces lo repito yo
voluntariamente
durante el día, para
pedirle ayuda y
protección?
No nos consideremos satisfechos
honrando solamente a MARIA...
Lleguemos a algo más:
Los Santos Padres se
han complacido en
llamar a María:
¿y para mí, qué es
la Virgen?
Una gran potencia : El Magnificat.
Yo lo rezo cada vez que toca la
hora para unirme a la Virgen en su
cántico, explosión de júbilo,
humildad, amor y agradecimiento,
y lo propago a derecha e izquierda.
Sirve infaliblemente para rechazar
al diablo, sea de cualquier sitio y
de las personas
Rece el
MAGNIFICAT a
menudo... Pero
récelo con
energía. El
MAGNIFICAT es un
arma poderosísima
contra los
enemigos
infernales, y las
armas se usan con
valor, con valentía,
con coraje.Verá!
El título de María Auxiliadora
la entusiasmaba por varias
razones
La auxiliadora lleva a Jesús en sus brazos en una
singular actitud de ofrecimiento que expresa la
solicitud de nuestra Madre en socorrernos en
todas nuestras necesidades.
En las tribulaciones, en las
angustias, Sor María mira a
la Auxiliadora con amorosa
seguridad y en Ella
encuentra “ todo consuelo”,
porque es la Madre que
alienta
“ Mi delicia en los casos
imprevistos y en las
necesidades, es repetir
incesantemente su nombre:
EL MUNDO TIENE
GRAN NECESIDAD DE
VIRGENES
INMACULADAS
AUXILIADORAS...
El amor es el único que
nos libera del mal. La
devoción a la Virgen
Inmaculada
Auxiliadora viene a ser
para nosotras
salesianas,
UN OCTAVO
SACRAMENTO!!!
Mi Reina
Mi celestial princesa
Mi complascencia y de Jesús
El tesoro mío y de Jesús
Aquella que al amarla, doy a
Jesús la máxima prueba de
amor!
El trono real de mi corazón
para que en él reine Jesús!
El Rosario se rezaba en la
Capilla casi sin tregua, en
las novenas y en las
fiestas... Estaba impregnado
de esa interiorización a la
que ella había llegado:
estaba acompañado por el
compromiso de contemplar
y hacer vida cada misterio,
con los sentimientos
mismos de María Santísima
que guardaba todas las
cosas en el corazón!
Entre las muchas oraciones
que brotaban espontáneas de
su alma, Sor María privilegia
el Rosario.
...una serie de Rosarios
compuestos por ella,
dirigidos, no solo a la
Virgen, sino a las tres
Divinas Personas, a
Jesús, a sus adorables
Llagas, a su
amabilísimo Corazón
El tiempo para Sor María no es un
conjunto de paréntesis en que se
detiene a pensar y hablar con Dios... Es
más bien el lugar privilegiado del amor
contínuo a Dios y a su Reina!
Al dar la Hora
acostumbraba decir :
te saludo
dulcísima
María,
salúdame a
Jesús de
parte mía
El desayuno lo tomaré
como si hubiera sido
preparado por Mamacita
Linda y llena de
agradecimiento lo
tomaré admirando su
ternura y delicadeza
materna
Mi trabajo sea
cual fuere, lo
haré en
compañía de
Mamá... Antes
bien, me pondré
en sus manos...
Como un títere,
para que sea Ella
quien piense,
hable y trabaje en
mí y por mí.
El almuerzo,
merienda y cena,
los aceptaré como
hechos de Mamá,
poniendo en cada
bocado ( unidos a
los que el divino
Niño tomó en su
regazo) la
intención de que
sean tantas
comuniones
espirituales como
las que Ella recibió
sacramentales
El examen, la visita
y demás prácticas
de piedad, las haré
como una “ niñita”
que junta sus
manecitas
repitiendo lo que
Mamá irá diciendo.
Así seré un eco de
su voz dulcísima que
deleite a los ángeles
y al mismo Dios
según sus
intenciones
Los recreos,
acompañada
siempre por
mi Hermanito
Jesús, los
haré
alrededor de
Mamá, para
que Ella
también goce
y ría con
nosotros
Pero...mi
principal e
incesante
ocupación
será: Vivir
recostada
sobre el pecho
de Ella,
escuchando
las
palpitaciones
de su
Inmaculado
Corazón,
cubriéndola de
besos...
De alma totalmente
mariana, Sor Maria se
traza así un “ programa
de vida espiritual” que
en su profunda
humildad minimiza,
definiéndolo: “Infantil”,
pero en el que refleja
toda su jornada vivida
con María, una forma
ya natural de su ser y
de su hacer!
PORQUE ENCONTRÉ
MARGARITA DEL
EVANGELIO
Madre mía...
Abandonada y
ciega enteramente
en tus brazos
maternales, con
Jesús, en Jesús y
como Jesús; en
adelante, ama, ora,
trabaja y piensa
por mí, para la
MI
mayor gloria de la
Santísima.
Trinidad.
Oficina Proceso Canonización Sor María Romero. Sor Elena Ma. Cruz. 2002
Descargar

María - sor maria romero - SOR MARIA ROMERO-