EL ORIGEN Y LA NATURALEZA DEL
PECADO
Verdad central: “El pecado que se manifiesta en
la incredulidad y la desobediencia, nos separa
de Dios”
Versículo clave: Romanos 5:19 “Porque así
como por la desobediencia de un hombre los
muchos fueron constituidos pecadores, así
también por la obediencia de uno, los muchos
serán constituidos justos.”
I. LA DESOBEDIENCIA A DIOS
A. La fijación de los límites (Génesis 2:16-17)
Génesis 2:16-17 “les estaría prohibido comer del
árbol del la ciencia del bien y del mal.”
Consecuencia de desobedecer esta prohibición:
v.17) “Porque el día que de él comieres,
ciertamente morirás.”
¿Son buenos los límites?
¿Y las normas, son buenas?
¿Le gustan al ser humano los límites?
La serpiente negó la veracidad de las Palabras de
Dios: Génesis 3:4 “No moriréis”
Principio importante: ¿Por qué la serpiente fue
primero a Eva? Porque ella no escuchó la voz o el
mandato directamente de Dios, sino de un
hombre (Adán). Aunque es bueno escuchar la
Palabra de Dios en la iglesia por medio del pastor
o predicador, es muy importante aprender a
escuchar la voz de Dios en lo personal, de manera
directa.
Éxodo 20:19 “Y dijeron a Moisés: Habla tú con
nosotros, y nosotros oiremos; pero no hable Dios
con nosotros, para que no muramos.”
B. La desobediencia es pecado (Génesis 3:9-12)
Una de las características del pecado es que
“separa de Dios a la persona”.
Síntomas del pecado:
- “vergüenza”. Uno se siente como si en verdad
estuviera
desnudo
delante
de
Dios.
¿Qué significan las hojas de higuera? v.7)
- Esconderse. Ellos se escondieron entre los
árboles (3:8) ¿Podemos escondernos de Dios?
- v.9-10) Dios pregunta: ¿Dónde estás? ¿Sabía Dios
donde estaban Adán y Eva? ¿Por qué lo preguntó
entonces? Respuesta de Adán: “Tuve miedo”
-v.12) A la pregunta de Dios sobre si comió o no
del árbol prohibido, Adán contestó: “La mujer que
me diste por compañera me dio de ese fruto, y yo
lo comí.” v.13) La mujer también respondió: “La
serpiente me encañó y comí”. “Inculpar a otros”
¿En qué sentido nos separa de Dios el pecado?
No es posible tener una verdadera comunión con
el Señor mientras no se arrepientan de su pecado.
(Isaías 59:1-2)
C. Cristo y Adán (Romanos 5:12,19)
¿Quién fue el culpable del pecado de toda la
humanidad, Adán o Eva?
En Génesis 3:12 y 13 dice que tanto Adán como Eva
comieron del fruto. Aunque fuesen engañados, ellos
comieron voluntariamente.
¿Quién es culpable de nuestro pecado, Adán o Eva?
1ª Corintio 15:22 dice que por el pecado de Adán
todos somos pecadores y morimos físicamente y
espiritualmente.
También dice 1ª Corintios 15:22 “En Cristo todos serán
vivificados.”
¿Cómo supera nuestra conexión con Cristo a
nuestra conexión con Adán?
(Juan 3:3) Cuando nacemos de nuevo, significa
que Dios ha comenzado en nosotros una obra que
nos transforma por el poder de su Espíritu que
habita en nosotros y por su Palabra.
II. EL RECHAZO DE DIOS
A. La espiral descendente de pecado (Romanos
1:21-27)
En Romanos 1:18-32 vemos que los hombres
conocían a Dios por ser el Creador.
El primer paso descendente hacia el pecado
comienza cuando la persona rechaza la verdad
acerca de Dios que Él revela por medio de la
naturaleza (vv.18-20)
¿Qué clase de Dios revela la naturaleza?
-Un Creador
- Un Dios inteligente
- Poderoso
- Ordenado
- Detallista
- Sabio
El segundo paso es la creación de “dioses” que
sustituyan al Único Dios verdadero. (vv.21-23).
El tercer paso es que muy pronto la persona se
convierte en esclava de sus apetitos pecaminosos
(vv.24-25).
Una de las formas en que los seres humanos
muestran su rechazo a Dios es la “inmoralidad
sexual, en la que se incluye la homosexualidad”
(vv.26-27)
B. La carne contra el Espíritu (Romanos 8:5-8)
1. Los pensamientos (v.5)
- Los que están controlados por la naturaleza
pecaminosa buscan satisfacer sus apetitos de
pecado.
- Los que están gobernados por el Espíritu están
tratando de agradar a Dios en todo lo que hacen.
El deseo de obtener cosas como una buena casa,
o una seguridad económica, ¿Hacen que la mente
de un cristiano se vuelva carnal?
1ª Timoteo 4:4-5
“Dios creó las cosas buenas para que las
disfrutáramos con un corazón lleno de gratitud
hacia Él”
2. El ocuparse (v.6)
- La mente carnal trae consigo la muerte.
- La mente espiritual nos trae vida y paz.
- La persona con una mente carnal está
físicamente viva, pero muerta espiritualmente.
- La persona con una mente espiritual goza de la
vida tanto físicamente como espiritualmente. Y
esa vida se prolonga hasta la eternidad.
3. Los deseos de la carne (v.7)
- La mente carnal convierte al hombre en
enemigo de Dios. Su mente no obedece a la Ley de
Dios; ni siquiera puede hacerlo, aunque lo
intentara. Santiago 4:4 dice: “Los que se quieren
hacer amigos del mundo, se hacen enemigos de
Dios”
Las personas con una mente espiritual tienen paz
con Dios (Romanos 5:1)
¿Significa esto que la persona no tendrá
problemas en su vida?
(v.8) El que tiene una mente carnal se trata de
complacer así mismo, mientras que el que tiene una
mente espiritual agrada a Dios.
La Biblia habla de dos cosas por las cuales la persona
no puede agradar a Dios: Pensar en las cosas de la
carne, y no tener fe (Hebreos 11:6)
Los peligro de los cuales debe guardarse el cristiano:
-Lo que vemos en la televisión
- los libros que leemos
- Revistas
- Páginas de internet
- Relaciones personales
¿Ante todos estos peligros, que debe hacer el
creyente? 1ª Timoteo 6:11; 2ª Timoteo 2:22
III. LA OBEDIENCIA A LA NATURALEZA DE PECADO
A. El pecado procede de nuestro interior (Marcos
7:20-23)
Las cosas que nos contaminan no son la cosas que
vienen de fuera, sino las que salen desde dentro
de nuestro corazón. El pecado sale de la persona,
primero con un pensamiento, segundo con una
intención, tercero con una motivación y cuarto
con una acción.
¿Por qué es importante que entendamos que el
pecado sale de nuestro interior y no del exterior?
B. El fondo de la espiral descendente de pecado
(Romanos 1:28-32)
El cuarto paso cosiste en que el Señor entrega a
las personas que lo rechazan, en manos de su
propia naturaleza pecaminosa (Ro. 1:28) Deja que
sigan sus propios apetitos, nacidos en su mente
corrupta y depravada. Cuando alguien decide no
querer saber nada de Dios en su vida, es su
naturaleza pecaminosa quien acaba controlando
esta vida.
La única forma de salirse de esta interminable
espiral descendente del pecado consiste en acudir
al Dios vivo y verdadero por medio de Jesús.
(1ª Juan 1:9) Nos perdona y nos limpia.
C. La guerra interna (Romanos 7:18-21)
1. Saber que no basta con los conocimientos que
tengamos acerca de Dios para librar la batalla que
llevamos por dentro. Pablo dice que conocía la
Ley, pero esa Ley no tenía poder alguno para
ayudarlo (vv.18-19)
2. Nuestros esfuerzos personales tampoco son la
respuesta (vv.20-21) La actitud de creer que todo
lo podremos obtener si nos esforzamos lo
suficiente, aquí no valdrá.
3. Sólo podremos vencer a nuestra naturaleza
pecaminosa cuando nos apoyemos en el Espíritu
Santo. Aunque seamos cristianos, eso no quiere
decir que estemos libres de la atracción del
pecado. Debemos luchar todos los días esta
batalla.
4. Una botella llena de porquería, suciedad, sólo
puede vaciarse llenándola de otra cosa. El
creyente gasta muchos esfuerzos intentando
luchar cada día contra sus apetitos carnales, para
darse cuenta de que apenas puede vencerlos. En
lugar de eso debería comenzar a llenarse del
Espíritu Santo, leyendo la Palabra cada día y
obedeciéndola, orando varias veces al día y
teniendo comunión unos con otros. De esta
manera el creyente se llenará del Espíritu Santo y
la porquería saldrá por sí sola. Cuando se quiera
dar cuenta, habrá vencido a su carne.
Descargar

EL ORIGEN Y LA NATURALEZA DEL PECADO