“SOPLÓ SOBRE ELLOS SU
ALIENTO”
Texto:
José Fernández MORATIEL
La presencia no hay que imaginarla, hay
que recibirla, hay que acogerla.
El modo de darse de Dios es darnos su
aliento, su Espíritu.
Quizá un día comprendamos que los
demás viven si les damos nosotros
nuestra mirada, si les damos nuestra
atención.
Dios está empeñado y ocupado en
hacernos vivir, en darnos la vida. Nos da
su aliento.
Este ejercicio de silencio es para percibir
esto.
El soplo de Dios llega hasta las entrañas.
El silencio es para llegar a lo más íntimo.
El soplo de Dios alcanza lo más lejano de
nuestro corazón.
Dios no se queda en la superficie. Dios
reposa en las entrañas del hombre. Hasta
ahí llega su presencia.
Hagamos silencio para
reposar en lo profundo, en lo
más hondo.
En la superficie se resbala, en la
superficie no se puede descansar.
El silencio es para hacer pie firme en lo
hondo y profundo de nuestro ser.
“SOPLÓ SOBRE ELLOS SU
ALIENTO”
Texto:
José Fernández MORATIEL
Escuela del silencio
www.dominicos.org/manresa/silencio
Descargar

SOPLÓ SOBRE ELLOS SU ALIENTO”