El Líder está llamado a tratar con
todo tipo de personas
 Jesús trató con los más diversos caracteres
 En todos los casos salió victorioso
 El Secreto: hablaba y trataba a la gente con
sabiduría celestial
 Esta sabiduría sólo puede ser fruto de una
vida en el Espíritu
¿De dónde surgen estas personas?
 A veces, nosotros mismos somos los
causantes de la irritación de la gente.
Debemos tener cuidado en TODAS nuestras
actuaciones.
 Si usted es justo, veraz, íntegro, reduce
considerablemente la presencia de personas
difíciles en su ministerio.
Debemos dirigirlas, no manejarlas
 Existe una gran diferencia entre dirigir una
persona, y manejarla
 “Manejarla” es llevarla a hacer lo que uno
piensa que está bien.
 “Dirigirla”, es orientar sus capacidades y
potenciarlas.
 Para Dirigir correctamente a una persona
Ud. debe conocerla.
1. Ore en silencio;
2. No se irrite;
3. Quede en silencio y
escuche cuál es la apelación;
4. Sea objetivo y justo. Si usted
estuviera equivocado, admita;
2
5. Trate de identificarse
con quien habla;
6. Tenga una actitud
firme pero cordial;
7. Haga que su interlocutor se
concentre en Dios para ver la solución
del problema;
8. Tome los cuidados necesarios.
3
DEPENDA DE DIOS
 A veces hay personas que tiene caracteres difíciles
porque viven diariamente sujetos a muchas
presiones. Necesitan comprensión y ayuda.
 Otras veces, se trata de personas abiertamente
dañinas, que no dependen de Dios y van a la
iglesia incluso sin saber por qué.
 En ambos casos se requiere tratarlas bajo la
dependencia divina
Descargar

Slide sem título - IGLESIA ADVENTISTA DEL SEPTIMO