Soportar la tentación
Si desea una copia de la presentación en
PowerPoint visite:
www.escuelasabatica2000.org
Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando
haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha
prometido a los que le aman.
Soportar la tentación
Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando
haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha
prometido a los que le aman.
Sabiduría practica
Produce perfección
Produce paciencia
La prueba de nuestra fe
Debemos ser muy felices
Podemos tener pruebas
La
Soportar
perfección
la tentación
de la fe
Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando
haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha
prometido a los que le aman.
Soportar la tentación
Cuando alguno es tentado, no diga que es tentado de parte de
Dios; porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni él tienta a
nadie
Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando
haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha
prometido a los que le aman.
Soportar la tentación
Cuando alguno es tentado, no diga que es tentado de parte de
Dios; porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni él tienta a
nadie
Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando
haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha
prometido a los que le aman.
Soportar la tentación
Cuando alguno es tentado, no diga que es tentado de parte de
Dios; porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni él tienta a
nadie
Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando
haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha
prometido a los que le aman.
Por lo cual también yo, no
pudiendo soportar más,
envié para informarme de
vuestra fe, no sea que os
hubiese tentado el tentador,
y que nuestro trabajo
resultase en vano.
Dios no tienta
Soportar la tentación
Cuando alguno es tentado, no diga que es tentado de parte de
Dios; porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni él tienta a
nadie
Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando
haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha
prometido a los que le aman.
Por lo cual también yo, no
pudiendo soportar más,
envié para informarme de
vuestra fe, no sea que os
hubiese tentado el tentador,
y que nuestro trabajo
resultase en vano.
Dios no tienta
Soportar la tentación
Cuando alguno es tentado, no diga que es tentado de parte de
Dios; porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni él tienta a
nadie
Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando
haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha
prometido a los que le aman.
Entonces Jesús fue llevado
por el Espíritu al desierto,
para ser tentado por el
diablo.
Por lo cual también yo, no
pudiendo soportar más,
envié para informarme de
vuestra fe, no sea que os
hubiese tentado el tentador,
y que nuestro trabajo
resultase en vano.
Dios no tienta
Soportar la tentación
Cuando alguno es tentado, no diga que es tentado de parte de
Dios; porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni él tienta a
nadie
Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando
haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha
prometido a los que le aman.
Entonces Jesús fue llevado
por el Espíritu al desierto,
para ser tentado por el
diablo.
Por lo cual también yo, no
pudiendo soportar más,
envié para informarme de
vuestra fe, no sea que os
hubiese tentado el tentador,
y que nuestro trabajo
resultase en vano.
Dios no tienta
Soportar la tentación
Cuando alguno es tentado, no diga que es tentado de parte de
Dios; porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni él tienta a
nadie
Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando
haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha
prometido a los que le aman.
Entonces Jesús fue llevado
por el Espíritu al desierto,
para ser tentado por el
diablo.
Por lo cual también yo, no
pudiendo soportar más,
envié para informarme de
vuestra fe, no sea que os
hubiese tentado el tentador,
y que nuestro trabajo
resultase
vano.
El diablo en
es el
que tienta
Dios no tienta
Soportar la tentación
Cuando alguno es tentado, no diga que es tentado de parte de
Dios; porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni él tienta a
nadie
Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando
haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha
prometido a los que le aman.
Entonces Jesús fue llevado
por el Espíritu al desierto,
para ser tentado por el
diablo.
Sino que cada uno es
tentado, cuando de su
propia concupiscencia es
atraído y seducido.
El diablo es el que tienta
Dios no tienta
Soportar la tentación
Cuando alguno es tentado, no diga que es tentado de parte de
Dios; porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni él tienta a
nadie
Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando
haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha
prometido a los que le aman.
Entonces Jesús fue llevado
por el Espíritu al desierto,
para ser tentado por el
diablo.
Sino que cada uno es
tentado, cuando de su
propia concupiscencia es
atraído y seducido.
El diablo es el que tienta
Dios no tienta
Soportar la tentación
Cuando alguno es tentado, no diga que es tentado de parte de
Dios; porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni él tienta a
nadie
Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando
haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha
prometido a los que le aman.
Entonces Jesús fue llevado
por el Espíritu al desierto,
para ser tentado por el
diablo.
Al contrario, cuando somos
tentados, son nuestros propios
deseos los que nos arrastran y
dominan (TLA).
Sino que cada uno es
tentado, cuando de su
propia concupiscencia es
atraído y seducido.
El diablo es el que tienta
Dios no tienta
Soportar la tentación
Cuando alguno es tentado, no diga que es tentado de parte de
Dios; porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni él tienta a
nadie
Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando
haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha
prometido a los que le aman.
Entonces Jesús fue llevado
por el Espíritu al desierto,
para ser tentado por el
diablo.
Al contrario, cuando somos
tentados, son nuestros propios
deseos los que nos arrastran y
dominan (TLA).
Sino que cada uno es
tentado, cuando de su
propia concupiscencia es
atraído y seducido.
El diablo es el que tienta
Dios no tienta
Soportar la tentación
Todo lo contrario, cada uno es tentado cuando sus propios malos
deseos lo arrastran y seducen (NVI).
Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando
haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha
prometido a los que le aman.
Entonces Jesús fue llevado
por el Espíritu al desierto,
para ser tentado por el
diablo.
Sino que cada uno es
tentado, cuando de su
propia concupiscencia es
atraído y seducido.
Otra vez le llevó el diablo a un monte
muy alto, y le mostró todos los reinos del
mundo y la gloria de ellos, y le dijo: Todo
esto te daré, si postrado me adorares.
El diablo es el que tienta
Dios no tienta
Soportar la tentación
Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis; sino que sabe
Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y
seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal.
Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando
haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha
prometido a los que le aman.
Entonces Jesús fue llevado
por el Espíritu al desierto,
para ser tentado por el
diablo.
Sino que cada uno es
tentado, cuando de su
propia concupiscencia es
atraído y seducido.
Otra vez le llevó el diablo a un monte
muy alto, y le mostró todos los reinos del
mundo y la gloria de ellos, y le dijo: Todo
esto te daré, si postrado me adorares.
El diablo es el que tienta
Dios no tienta
Soportar la tentación
Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis; sino que sabe
Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y
seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal.
Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando
haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha
prometido a los que le aman.
Entonces Jesús fue llevado
por el Espíritu al desierto,
para ser tentado por el
diablo.
Sino que cada uno es
tentado, cuando de su
propia concupiscencia es
atraído y seducido.
Otra vez le llevó el diablo a un monte
muy alto, y le mostró todos los reinos del
mundo y la gloria de ellos, y le dijo: Todo
esto te daré, si postrado me adorares.
Usa lo que deseamos
El diablo es el que tienta
Dios no tienta
Soportar la tentación
Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis; sino que sabe
Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y
seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal.
Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando
haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha
prometido a los que le aman.
Entonces Jesús fue llevado
por el Espíritu al desierto,
para ser tentado por el
diablo.
Sino que cada uno es
tentado, cuando de su
propia concupiscencia es
atraído y seducido.
Otra vez le llevó el diablo a un monte
muy alto, y le mostró todos los reinos del
mundo y la gloria de ellos, y le dijo: Todo
esto te daré, si postrado me adorares.
Usa lo que deseamos
El diablo es el que tienta
Dios no tienta
Soportar la tentación
Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis; sino que sabe
Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y
seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal.
Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando
haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha
prometido a los que le aman.
Entonces Jesús fue llevado
por el Espíritu al desierto,
para ser tentado por el
diablo.
Sino que cada uno es
tentado, cuando de su
propia concupiscencia es
atraído y seducido.
Otra vez le llevó el diablo a un monte
muy alto, y le mostró todos los reinos del
mundo y la gloria de ellos, y le dijo: Todo
esto te daré, si postrado me adorares.
Usa lo que deseamos
El diablo es el que tienta
Dios no tienta
Soportar la tentación
Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis; sino que sabe
Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y
seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal.
Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando
haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha
prometido a los que le aman.
Y vio la mujer que el árbol
era bueno para comer, y
que era agradable a los
ojos, y árbol codiciable para
alcanzar la sabiduría; y
tomó de su fruto, y comió; y
dio también a su marido, el
cual comió así como ella.
Sino que cada uno es
tentado, cuando de su
propia concupiscencia es
atraído y seducido.
Usa lo que deseamos
El diablo es el que tienta
Dios no tienta
Soportar la tentación
Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis; sino que sabe
Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y
seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal.
Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando
haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha
prometido a los que le aman.
Y vio la mujer que el árbol
era bueno para comer, y
que era agradable a los
ojos, y árbol codiciable para
alcanzar la sabiduría; y
tomó de su fruto, y comió; y
dio también a su marido, el
cual comió así como ella.
Sino que cada uno es
tentado, cuando de su
propia concupiscencia es
atraído y seducido.
Usa lo que deseamos
El diablo es el que tienta
Dios no tienta
Soportar la tentación
Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis; sino que sabe
Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y
seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal.
Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando
haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha
prometido a los que le aman.
Y vio la mujer que el árbol
era bueno para comer, y
que era agradable a los
ojos, y árbol codiciable para
alcanzar la sabiduría; y
tomó de su fruto, y comió; y
dio también a su marido, el
cual comió así como ella.
Sino que cada uno es
tentado, cuando de su
propia concupiscencia es
atraído y seducido.
Usa lo que deseamos
El diablo es el que tienta
Dios no tienta
Soportar la tentación
Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis; sino que sabe
Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y
seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal.
Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando
haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha
prometido a los que le aman.
Y vio la mujer que el árbol
era bueno para comer, y
que era agradable a los
ojos, y árbol codiciable para
alcanzar la sabiduría; y
tomó de su fruto, y comió; y
dio también a su marido, el
cual comió así como ella.
Sino que cada uno es
tentado, cuando de su
propia concupiscencia es
atraído y seducido.
Nos atrae y seduce
Usa lo que deseamos
El diablo es el que tienta
Dios no tienta
Soportar la tentación
Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis; sino que sabe
Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y
seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal.
Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando
haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha
prometido a los que le aman.
Y vio la mujer que el árbol
era bueno para comer, y
que era agradable a los
ojos, y árbol codiciable para
alcanzar la sabiduría; y
tomó de su fruto, y comió; y
dio también a su marido, el
cual comió así como ella.
Sino que cada uno es
tentado, cuando de su
propia concupiscencia es
atraído y seducido.
Nos atrae y seduce
Usa lo que deseamos
El diablo es el que tienta
Dios no tienta
Soportar la tentación
Entonces la concupiscencia, después que ha concebido, da a luz
el pecado; y el pecado, siendo consumado, da a luz la
muerte. Amados hermanos míos, no erréis.
Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando
haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha
prometido a los que le aman.
Y vio la mujer que el árbol
era bueno para comer, y
que era agradable a los
ojos, y árbol codiciable para
alcanzar la sabiduría; y
tomó de su fruto, y comió; y
dio también a su marido, el
cual comió así como ella.
Sino que cada uno es
tentado, cuando de su
propia concupiscencia es
atraído y seducido.
Nos atrae y seduce
Usa lo que deseamos
El diablo es el que tienta
Dios no tienta
Soportar la tentación
Entonces la concupiscencia, después que ha concebido, da a luz
el pecado; y el pecado, siendo consumado, da a luz la
muerte. Amados hermanos míos, no erréis.
Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando
haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha
prometido a los que le aman.
Y vio la mujer que el árbol
era bueno para comer, y
que era agradable a los
ojos, y árbol codiciable para
alcanzar la sabiduría; y
tomó de su fruto, y comió; y
dio también a su marido, el
cual comió así como ella.
Sino que cada uno es
tentado, cuando de su
propia concupiscencia es
atraído y seducido.
Nos atrae y seduce
Usa lo que deseamos
El diablo es el que tienta
Dios no tienta
Soportar la tentación
Entonces la concupiscencia, después que ha concebido, da a luz
el pecado; y el pecado, siendo consumado, da a luz la
muerte. Amados hermanos míos, no erréis.
Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando
haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha
prometido a los que le aman.
Y vio la mujer que el árbol
era bueno para comer, y
que era agradable a los
ojos, y árbol codiciable para
alcanzar la sabiduría; y
tomó de su fruto, y comió; y
dio también a su marido, el
cual comió así como ella.
Sino que cada uno es
tentado, cuando de su
propia concupiscencia es
El pecado
es concebido
atraído
y seducido.
Nos atrae y seduce
Usa lo que deseamos
El diablo es el que tienta
Dios no tienta
Soportar la tentación
Entonces la concupiscencia, después que ha concebido, da a luz
el pecado; y el pecado, siendo consumado, da a luz la
muerte. Amados hermanos míos, no erréis.
Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando
haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha
prometido a los que le aman.
Y vio la mujer que el árbol
era bueno para comer, y
que era agradable a los
ojos, y árbol codiciable para
alcanzar la sabiduría; y
tomó de su fruto, y comió; y
dio también a su marido, el
cual comió así como ella.
El pecado es concebido
Nos atrae y seduce
Usa lo que deseamos
El diablo es el que tienta
Dios no tienta
Soportar la tentación
Entonces la concupiscencia, después que ha concebido, da a luz
el pecado; y el pecado, siendo consumado, da a luz la
muerte. Amados hermanos míos, no erréis.
Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando
haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha
prometido a los que le aman.
Y vio la mujer que el árbol
era bueno para comer, y
que era agradable a los
ojos, y árbol codiciable para
alcanzar la sabiduría; y
tomó de su fruto, y comió; y
dio también a su marido, el
cual comió así como ella.
El pecado es concebido
Nos atrae y seduce
Usa lo que deseamos
El diablo es el que tienta
Dios no tienta
Soportar la tentación
Entonces la concupiscencia, después que ha concebido, da a luz
el pecado; y el pecado, siendo consumado, da a luz la
muerte. Amados hermanos míos, no erréis.
Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando
haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha
prometido a los que le aman.
Y vio la mujer que el árbol
era bueno para comer, y
que era agradable a los
ojos, y árbol codiciable para
alcanzar la sabiduría; y
tomó de su fruto, y comió; y
dio también a su marido, el
cual comió así como ella.
El pecado produce muerte
El pecado es concebido
Nos atrae y seduce
Usa lo que deseamos
El diablo es el que tienta
Dios no tienta
Soportar la tentación
Entonces la concupiscencia, después que ha concebido, da a luz
el pecado; y el pecado, siendo consumado, da a luz la
muerte. Amados hermanos míos, no erréis.
Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando
haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha
prometido a los que le aman.
Y vio la mujer que el árbol
era bueno para comer, y
que era agradable a los
ojos, y árbol codiciable para
alcanzar la sabiduría; y
tomó de su fruto, y comió; y
dio también a su marido, el
cual comió así como ella.
El pecado produce muerte
El pecado es concebido
Nos atrae y seduce
Usa lo que deseamos
El diablo es el que tienta
Dios no tienta
Soportar la tentación
Entonces la concupiscencia, después que ha concebido, da a luz
el pecado; y el pecado, siendo consumado, da a luz la
muerte. Amados hermanos míos, no erréis.
Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando
haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha
prometido a los que le aman.
Y vio la mujer que el árbol
era bueno para comer, y
que era agradable a los
ojos, y árbol codiciable para
alcanzar la sabiduría; y
tomó de su fruto, y comió; y
dio también a su marido, el
cual comió así como ella.
El pecado produce muerte
El pecado es concebido
Nos atrae y seduce
Usa lo que deseamos
El diablo es el que tienta
Dios no tienta
Soportar la tentación
Entonces la concupiscencia, después que ha concebido, da a luz
el pecado; y el pecado, siendo consumado, da a luz la
muerte. Amados hermanos míos, no erréis.
Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando
haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha
prometido a los que le aman.
Y vio la mujer que el árbol
era bueno para comer, y
que era agradable a los
ojos, y árbol codiciable para
alcanzar la sabiduría; y
tomó de su fruto, y comió; y
dio también a su marido, el
cual comió así como ella.
El pecado produce muerte
El pecado es concebido
Nos atrae y seduce
Usa lo que deseamos
El diablo es el que tienta
Dios no tienta
Soportar la tentación
Entonces la concupiscencia, después que ha concebido, da a luz
el pecado; y el pecado, siendo consumado, da a luz la
muerte. Amados hermanos míos, no erréis.
Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando
haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha
prometido a los que le aman.
Toda buena dádiva y todo
don perfecto desciende de lo
alto, del Padre de las luces,
en el cual no hay mudanza,
ni sombra de variación.
El pecado produce muerte
El pecado es concebido
Nos atrae y seduce
Usa lo que deseamos
El diablo es el que tienta
Dios no tienta
Soportar la tentación
Entonces la concupiscencia, después que ha concebido, da a luz
el pecado; y el pecado, siendo consumado, da a luz la
muerte. Amados hermanos míos, no erréis.
Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando
haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha
prometido a los que le aman.
Toda buena dádiva y todo
don perfecto desciende de lo
alto, del Padre de las luces,
en el cual no hay mudanza,
ni sombra de variación.
El pecado produce muerte
El pecado es concebido
Nos atrae y seduce
Usa lo que deseamos
El diablo es el que tienta
Dios no tienta
Soportar la tentación
Entonces la concupiscencia, después que ha concebido, da a luz
el pecado; y el pecado, siendo consumado, da a luz la
muerte. Amados hermanos míos, no erréis.
Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando
haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha
prometido a los que le aman.
Toda buena dádiva y todo
don perfecto desciende de lo
alto, del Padre de las luces,
en el cual no hay mudanza,
ni sombra de variación.
El pecado produce muerte
El pecado es concebido
Nos atrae y seduce
Usa lo que deseamos
El diablo es el que tienta
Dios no tienta
Soportar la tentación
Entonces la concupiscencia, después que ha concebido, da a luz
el pecado; y el pecado, siendo consumado, da a luz la
muerte. Amados hermanos míos, no erréis.
Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando
haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha
prometido a los que le aman.
Toda buena dádiva y todo
don perfecto desciende de lo
alto, del Padre de las luces,
en el cual no hay mudanza,
ni sombra de variación.
Porque la paga del pecado es muerte,
mas la dádiva de Dios es vida eterna en
Cristo Jesús Señor nuestro.
El pecado produce muerte
El pecado es concebido
Nos atrae y seduce
Usa lo que deseamos
El diablo es el que tienta
Dios no tienta
Soportar la tentación
Entonces la concupiscencia, después que ha concebido, da a luz
el pecado; y el pecado, siendo consumado, da a luz la
muerte. Amados hermanos míos, no erréis.
Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando
haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha
prometido a los que le aman.
Toda buena dádiva y todo
don perfecto desciende de lo
alto, del Padre de las luces,
en el cual no hay mudanza,
ni sombra de variación.
Porque la paga del pecado es muerte,
mas la dádiva de Dios es vida eterna en
Cristo Jesús Señor nuestro.
El pecado produce muerte
El pecado es concebido
Nos atrae y seduce
Usa lo que deseamos
El diablo es el que tienta
Dios no tienta
Soportar la tentación
Entonces la concupiscencia, después que ha concebido, da a luz
el pecado; y el pecado, siendo consumado, da a luz la
muerte. Amados hermanos míos, no erréis.
Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando
haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha
prometido a los que le aman.
Toda buena dádiva y todo
don perfecto desciende de lo
alto, del Padre de las luces,
en el cual no hay mudanza,
ni sombra de variación.
Porque la paga del pecado es muerte,
mas la dádiva de Dios es vida eterna en
Cristo Jesús Señor nuestro.
El pecado produce muerte
El pecado es concebido
Nos atrae y seduce
Usa lo que deseamos
El diablo es el que tienta
Dios no tienta
Soportar la tentación
Entonces la concupiscencia, después que ha concebido, da a luz
el pecado; y el pecado, siendo consumado, da a luz la
muerte. Amados hermanos míos, no erréis.
Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando
haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha
prometido a los que le aman.
Toda buena dádiva y todo
don perfecto desciende de lo
alto, del Padre de las luces,
en el cual no hay mudanza,
ni sombra de variación.
Porque la paga del pecado es muerte,
mas la dádiva de Dios es vida eterna en
Cristo Jesús Señor nuestro.
El pecado produce muerte
El pecado es concebido
Nos atrae y seduce
Usa lo que deseamos
El diablo es el que tienta
Dios no tienta
Soportar la tentación
Entonces la concupiscencia, después que ha concebido, da a luz
el pecado; y el pecado, siendo consumado, da a luz la
muerte. Amados hermanos míos, no erréis.
Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando
haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha
prometido a los que le aman.
Toda buena dádiva y todo
don perfecto desciende de lo
alto, del Padre de las luces,
en el cual no hay mudanza,
ni sombra de variación.
Porque la paga del pecado es muerte,
mas la dádiva de Dios es vida eterna en
Cristo Jesús Señor nuestro.
El pecado produce muerte
El pecado es concebido
Nos atrae y seduce
Usa lo que deseamos
El diablo es el que tienta
Dios no tienta
Soportar la tentación
Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de
Dios, siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la
redención que es en Cristo Jesús
Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando
haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha
prometido a los que le aman.
Toda buena dádiva y todo
don perfecto desciende de lo
alto, del Padre de las luces,
en el cual no hay mudanza,
ni sombra de variación.
Porque la paga del pecado es muerte,
mas la dádiva de Dios es vida eterna en
Cristo Jesús Señor nuestro.
El pecado produce muerte
El pecado es concebido
Nos atrae y seduce
Usa lo que deseamos
El diablo es el que tienta
Dios no tienta
Soportar la tentación
Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de
Dios, siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la
redención que es en Cristo Jesús
Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando
haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha
prometido a los que le aman.
Toda buena dádiva y todo
don perfecto desciende de lo
alto, del Padre de las luces,
en el cual no hay mudanza,
ni sombra de variación.
Porque la paga del pecado es muerte,
mas la dádiva de Dios es vida eterna en
Cristo Jesús Señor nuestro.
El pecado produce muerte
El pecado es concebido
Nos atrae y seduce
Usa lo que deseamos
El diablo es el que tienta
Dios no tienta
Soportar la tentación
Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de
Dios, siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la
redención que es en Cristo Jesús
Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando
haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha
prometido a los que le aman.
Toda buena dádiva y todo
don perfecto desciende de lo
alto, del Padre de las luces,
en el cual no hay mudanza,
ni sombra de variación.
Porque la paga del pecado es muerte,
mas la dádiva de Dios es vida eterna en
Cristo Jesús Señor nuestro.
El pecado produce muerte
El pecado es concebido
Nos atrae y seduce
Usa lo que deseamos
El diablo es el que tienta
Dios no tienta
Soportar la tentación
Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de
Dios, siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la
redención que es en Cristo Jesús
Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando
haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha
prometido a los que le aman.
Toda buena dádiva y todo
don perfecto desciende de lo
alto, del Padre de las luces,
en el cual no hay mudanza,
ni sombra de variación.
Porque la paga del pecado es muerte,
mas la dádiva de Dios es vida eterna en
Cristo Jesús Señor nuestro.
La dadiva de Dios es vida
El pecado produce muerte
El pecado es concebido
Nos atrae y seduce
Usa lo que deseamos
El diablo es el que tienta
Dios no tienta
Soportar la tentación
Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de
Dios, siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la
redención que es en Cristo Jesús
Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando
haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha
prometido a los que le aman.
Toda buena dádiva y todo
don perfecto desciende de lo
alto, del Padre de las luces,
en el cual no hay mudanza,
ni sombra de variación.
Porque la paga del pecado es muerte,
mas la dádiva de Dios es vida eterna en
Cristo Jesús Señor nuestro.
La dadiva de Dios es vida
El pecado produce muerte
El pecado es concebido
Nos atrae y seduce
Usa lo que deseamos
El diablo es el que tienta
Dios no tienta
Soportar la tentación
El, de su voluntad, nos hizo nacer por la palabra de verdad, para
que seamos primicias de sus criaturas
Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando
haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha
prometido a los que le aman.
Toda buena dádiva y todo
don perfecto desciende de lo
alto, del Padre de las luces,
en el cual no hay mudanza,
ni sombra de variación.
Porque la paga del pecado es muerte,
mas la dádiva de Dios es vida eterna en
Cristo Jesús Señor nuestro.
La dadiva de Dios es vida
El pecado produce muerte
El pecado es concebido
Nos atrae y seduce
Usa lo que deseamos
El diablo es el que tienta
Dios no tienta
Soportar la tentación
El, de su voluntad, nos hizo nacer por la palabra de verdad, para
que seamos primicias de sus criaturas
Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando
haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha
prometido a los que le aman.
Toda buena dádiva y todo
don perfecto desciende de lo
alto, del Padre de las luces,
en el cual no hay mudanza,
ni sombra de variación.
Porque la paga del pecado es muerte,
mas la dádiva de Dios es vida eterna en
Cristo Jesús Señor nuestro.
La dadiva de Dios es vida
El pecado produce muerte
El pecado es concebido
Nos atrae y seduce
Usa lo que deseamos
El diablo es el que tienta
Dios no tienta
Soportar la tentación
El, de su voluntad, nos hizo nacer por la palabra de verdad, para
que seamos primicias de sus criaturas
Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando
haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha
prometido a los que le aman.
Toda buena dádiva y todo
don perfecto desciende de lo
alto, del Padre de las luces,
en el cual no hay mudanza,
ni sombra de variación.
Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de
cierto te digo, que el que no naciere de
nuevo, no puede ver el reino de Dios.
La dadiva de Dios es vida
El pecado produce muerte
El pecado es concebido
Nos atrae y seduce
Usa lo que deseamos
El diablo es el que tienta
Dios no tienta
Soportar la tentación
El, de su voluntad, nos hizo nacer por la palabra de verdad, para
que seamos primicias de sus criaturas
Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando
haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha
prometido a los que le aman.
Toda buena dádiva y todo
don perfecto desciende de lo
alto, del Padre de las luces,
en el cual no hay mudanza,
ni sombra de variación.
Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de
cierto te digo, que el que no naciere de
nuevo, no puede ver el reino de Dios.
La dadiva de Dios es vida
El pecado produce muerte
El pecado es concebido
Nos atrae y seduce
Usa lo que deseamos
El diablo es el que tienta
Dios no tienta
Soportar la tentación
El, de su voluntad, nos hizo nacer por la palabra de verdad, para
que seamos primicias de sus criaturas
Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando
haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha
prometido a los que le aman.
Toda buena dádiva y todo
don perfecto desciende de lo
alto, del Padre de las luces,
en el cual no hay mudanza,
ni sombra de variación.
Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de
cierto te digo, que el que no naciere de
nuevo, no puede ver el reino de Dios.
Hay que nacer de nuevo
La dadiva de Dios es vida
El pecado produce muerte
El pecado es concebido
Nos atrae y seduce
Usa lo que deseamos
El diablo es el que tienta
Dios no tienta
Soportar la tentación
El, de su voluntad, nos hizo nacer por la palabra de verdad, para
que seamos primicias de sus criaturas
Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando
haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha
prometido a los que le aman.
De modo que si alguno está
en Cristo, nueva criatura es;
las cosas viejas pasaron; he
aquí todas son hechas
nuevas.
Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de
cierto te digo, que el que no naciere de
nuevo, no puede ver el reino de Dios.
Hay que nacer de nuevo
La dadiva de Dios es vida
El pecado produce muerte
El pecado es concebido
Nos atrae y seduce
Usa lo que deseamos
El diablo es el que tienta
Dios no tienta
Soportar la tentación
El, de su voluntad, nos hizo nacer por la palabra de verdad, para
que seamos primicias de sus criaturas
Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando
haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha
prometido a los que le aman.
De modo que si alguno está
en Cristo, nueva criatura es;
las cosas viejas pasaron; he
aquí todas son hechas
nuevas.
Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de
cierto te digo, que el que no naciere de
nuevo, no puede ver el reino de Dios.
Hay que nacer de nuevo
La dadiva de Dios es vida
El pecado produce muerte
El pecado es concebido
Nos atrae y seduce
Usa lo que deseamos
El diablo es el que tienta
Dios no tienta
Soportar la tentación
El, de su voluntad, nos hizo nacer por la palabra de verdad, para
que seamos primicias de sus criaturas
Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando
haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha
prometido a los que le aman.
De modo que si alguno está
en Cristo, nueva criatura es;
las cosas viejas pasaron; he
aquí todas son hechas
nuevas.
Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de
cierto te digo, que el que no naciere de
nuevo, no puede ver el reino de Dios.
Hay que nacer de nuevo
La dadiva de Dios es vida
El pecado produce muerte
El pecado es concebido
Nos atrae y seduce
Usa lo que deseamos
El diablo es el que tienta
Dios no tienta
Soportar la tentación
El, de su voluntad, nos hizo nacer por la palabra de verdad, para
que seamos primicias de sus criaturas
Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando
haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha
prometido a los que le aman.
De modo que si alguno está
en Cristo, nueva criatura es;
las cosas viejas pasaron; he
aquí todas son hechas
nuevas.
Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de
cierto te digo, que el que no naciere de
nuevo, no puede ver el reino de Dios.
Hay que nacer de nuevo
La dadiva de Dios es vida
El pecado produce muerte
El pecado es concebido
Nos atrae y seduce
Usa lo que deseamos
El diablo es el que tienta
Dios no tienta
Soportar la tentación
El, de su voluntad, nos hizo nacer por la palabra de verdad, para
que seamos primicias de sus criaturas
Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando
haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha
prometido a los que le aman.
De modo que si alguno está
en Cristo, nueva criatura es;
las cosas viejas pasaron; he
aquí todas son hechas
nuevas.
Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de
cierto te digo, que el que no naciere de
nuevo, no puede ver el reino de Dios.
Hay que nacer de nuevo
La dadiva de Dios es vida
El pecado produce muerte
El pecado es concebido
Nos atrae y seduce
Usa lo que deseamos
El diablo es el que tienta
Dios no tienta
Soportar la tentación
El, de su voluntad, nos hizo nacer por la palabra de verdad, para
que seamos primicias de sus criaturas
Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando
haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha
prometido a los que le aman.
De modo que si alguno está
en Cristo, nueva criatura es;
las cosas viejas pasaron; he
aquí todas son hechas
nuevas.
Por esto, mis amados hermanos, todo
hombre sea pronto para oír, tardo para
hablar, tardo para airarse; porque la ira
del hombre no obra la justicia de Dios.
Hay que nacer de nuevo
La dadiva de Dios es vida
El pecado produce muerte
El pecado es concebido
Nos atrae y seduce
Usa lo que deseamos
El diablo es el que tienta
Dios no tienta
Soportar la tentación
El, de su voluntad, nos hizo nacer por la palabra de verdad, para
que seamos primicias de sus criaturas
Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando
haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha
prometido a los que le aman.
De modo que si alguno está
en Cristo, nueva criatura es;
las cosas viejas pasaron; he
aquí todas son hechas
nuevas.
Por esto, mis amados hermanos, todo
hombre sea pronto para oír, tardo para
hablar, tardo para airarse; porque la ira
del hombre no obra la justicia de Dios.
Hay que nacer de nuevo
La dadiva de Dios es vida
El pecado produce muerte
El pecado es concebido
Nos atrae y seduce
Usa lo que deseamos
El diablo es el que tienta
Dios no tienta
Soportar la tentación
El, de su voluntad, nos hizo nacer por la palabra de verdad, para
que seamos primicias de sus criaturas
Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando
haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha
prometido a los que le aman.
De modo que si alguno está
en Cristo, nueva criatura es;
las cosas viejas pasaron; he
aquí todas son hechas
nuevas.
Por esto, mis amados hermanos, todo
hombre sea pronto para oír, tardo para
hablar, tardo para airarse; porque la ira
del hombre no obra la justicia de Dios.
Hay que nacer de nuevo
La dadiva de Dios es vida
El pecado produce muerte
El pecado es concebido
Nos atrae y seduce
Usa lo que deseamos
El diablo es el que tienta
Dios no tienta
Soportar la tentación
El, de su voluntad, nos hizo nacer por la palabra de verdad, para
que seamos primicias de sus criaturas
Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando
haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha
prometido a los que le aman.
De modo que si alguno está
en Cristo, nueva criatura es;
las cosas viejas pasaron; he
aquí todas son hechas
nuevas.
Por esto, mis amados hermanos, todo
hombre sea pronto para oír, tardo para
hablar, tardo para airarse; porque la ira
del hombre no obra la justicia de Dios.
Hay que nacer de nuevo
La dadiva de Dios es vida
El pecado produce muerte
El pecado es concebido
Nos atrae y seduce
Usa lo que deseamos
El diablo es el que tienta
Dios no tienta
Soportar la tentación
El, de su voluntad, nos hizo nacer por la palabra de verdad, para
que seamos primicias de sus criaturas
Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando
haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha
prometido a los que le aman.
De modo que si alguno está
en Cristo, nueva criatura es;
las cosas viejas pasaron; he
aquí todas son hechas
nuevas.
Por esto, mis amados hermanos, todo
hombre sea pronto para oír, tardo para
hablar, tardo para airarse; porque la ira
del hombre no obra la justicia de Dios.
Vivir una nueva vida
Hay que nacer de nuevo
La dadiva de Dios es vida
El pecado produce muerte
El pecado es concebido
Nos atrae y seduce
Usa lo que deseamos
El diablo es el que tienta
Dios no tienta
Soportar la tentación
El, de su voluntad, nos hizo nacer por la palabra de verdad, para
que seamos primicias de sus criaturas
Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando
haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha
prometido a los que le aman.
De modo que si alguno está
en Cristo, nueva criatura es;
las cosas viejas pasaron; he
aquí todas son hechas
nuevas.
Por esto, mis amados hermanos, todo
hombre sea pronto para oír, tardo para
hablar, tardo para airarse; porque la ira
del hombre no obra la justicia de Dios.
Vivir una nueva vida
Hay que nacer de nuevo
La dadiva de Dios es vida
El pecado produce muerte
El pecado es concebido
Nos atrae y seduce
Usa lo que deseamos
El diablo es el que tienta
Dios no tienta
Soportar la tentación
Por lo cual, desechando toda inmundicia y abundancia de malicia,
recibid con mansedumbre la palabra implantada, la cual puede
salvar vuestras almas.
Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando
haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha
prometido a los que le aman.
De modo que si alguno está
en Cristo, nueva criatura es;
las cosas viejas pasaron; he
aquí todas son hechas
nuevas.
Por esto, mis amados hermanos, todo
hombre sea pronto para oír, tardo para
hablar, tardo para airarse; porque la ira
del hombre no obra la justicia de Dios.
Vivir una nueva vida
Hay que nacer de nuevo
La dadiva de Dios es vida
El pecado produce muerte
El pecado es concebido
Nos atrae y seduce
Usa lo que deseamos
El diablo es el que tienta
Dios no tienta
Soportar la tentación
Por lo cual, desechando toda inmundicia y abundancia de malicia,
recibid con mansedumbre la palabra implantada, la cual puede
salvar vuestras almas.
Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando
haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha
prometido a los que le aman.
De modo que si alguno está
en Cristo, nueva criatura es;
las cosas viejas pasaron; he
aquí todas son hechas
nuevas.
Por esto, mis amados hermanos, todo
hombre sea pronto para oír, tardo para
hablar, tardo para airarse; porque la ira
del hombre no obra la justicia de Dios.
Vivir una nueva vida
Hay que nacer de nuevo
La dadiva de Dios es vida
El pecado produce muerte
El pecado es concebido
Nos atrae y seduce
Usa lo que deseamos
El diablo es el que tienta
Dios no tienta
Soportar la tentación
Por lo cual, desechando toda inmundicia y abundancia de malicia,
recibid con mansedumbre la palabra implantada, la cual puede
salvar vuestras almas.
Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando
haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha
prometido a los que le aman.
De modo que si alguno está
en Cristo, nueva criatura es;
las cosas viejas pasaron; he
aquí todas son hechas
nuevas.
Por esto, mis amados hermanos, todo
hombre sea pronto para oír, tardo para
hablar, tardo para airarse; porque la ira
del hombre no obra la justicia de Dios.
Vivir una nueva vida
Hay que nacer de nuevo
La dadiva de Dios es vida
El pecado produce muerte
El pecado es concebido
Nos atrae y seduce
Usa lo que deseamos
El diablo es el que tienta
Dios no tienta
Soportar la tentación
Por lo cual, desechando toda inmundicia y abundancia de malicia,
recibid con mansedumbre la palabra implantada, la cual puede
salvar vuestras almas.
Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando
haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha
prometido a los que le aman.
De modo que si alguno está
en Cristo, nueva criatura es;
las cosas viejas pasaron; he
aquí todas son hechas
nuevas.
Por esto, mis amados hermanos, todo
hombre sea pronto para oír, tardo para
hablar, tardo para airarse; porque la ira
del hombre no obra la justicia de Dios.
Vivir una nueva vida
Hay que nacer de nuevo
La dadiva de Dios es vida
El pecado produce muerte
El pecado es concebido
Nos atrae y seduce
Usa lo que deseamos
El diablo es el que tienta
Dios no tienta
Soportar la tentación
Por lo cual, desechando toda inmundicia y abundancia de malicia,
recibid con mansedumbre la palabra implantada, la cual puede
salvar vuestras almas.
Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando
haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha
prometido a los que le aman.
De modo que si alguno está
en Cristo, nueva criatura es;
las cosas viejas pasaron; he
aquí todas son hechas
nuevas.
Por esto, mis amados hermanos, todo
hombre sea pronto para oír, tardo para
hablar, tardo para airarse; porque la ira
del hombre no obra la justicia de Dios.
Vivir una nueva vida
Hay que nacer de nuevo
La dadiva de Dios es vida
El pecado produce muerte
El pecado es concebido
Nos atrae y seduce
Usa lo que deseamos
El diablo es el que tienta
Dios no tienta
Soportar la tentación
Por lo cual, desechando toda inmundicia y abundancia de malicia,
recibid con mansedumbre la palabra implantada, la cual puede
salvar vuestras almas.
Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando
haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha
prometido a los que le aman.
De modo que si alguno está
en Cristo, nueva criatura es;
las cosas viejas pasaron; he
aquí todas son hechas
nuevas.
Por esto, mis amados hermanos, todo
hombre sea pronto para oír, tardo para
hablar, tardo para airarse; porque la ira
del hombre no obra la justicia de Dios.
Vivir una nueva vida
Hay que nacer de nuevo
La dadiva de Dios es vida
El pecado produce muerte
El pecado es concebido
Nos atrae y seduce
Usa lo que deseamos
El diablo es el que tienta
Dios no tienta
Soportar la tentación
Por lo cual, desechando toda inmundicia y abundancia de malicia,
recibid con mansedumbre la palabra implantada, la cual puede
salvar vuestras almas.
Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando
haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha
prometido a los que le aman.
En mi corazón he guardado
tus dichos, Para no pecar
contra ti.
Vivir una nueva vida
Hay que nacer de nuevo
La dadiva de Dios es vida
El pecado produce muerte
El pecado es concebido
Nos atrae y seduce
Usa lo que deseamos
El diablo es el que tienta
Dios no tienta
Soportar la tentación
Por lo cual, desechando toda inmundicia y abundancia de malicia,
recibid con mansedumbre la palabra implantada, la cual puede
salvar vuestras almas.
Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando
haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha
prometido a los que le aman.
En mi corazón he guardado
tus dichos, Para no pecar
contra ti.
Vivir una nueva vida
Hay que nacer de nuevo
La dadiva de Dios es vida
El pecado produce muerte
El pecado es concebido
Nos atrae y seduce
Usa lo que deseamos
El diablo es el que tienta
Dios no tienta
Soportar la tentación
Por lo cual, desechando toda inmundicia y abundancia de malicia,
recibid con mansedumbre la palabra implantada, la cual puede
salvar vuestras almas.
Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando
haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha
prometido a los que le aman.
En mi corazón he guardado
tus dichos, Para no pecar
contra ti.
Así que la fe es por el oír, y
el oír, por la palabra de Dios.
Implantar la palabra de
Dios en nuestro corazón
Vivir una nueva vida
Hay que nacer de nuevo
La dadiva de Dios es vida
El pecado produce muerte
El pecado es concebido
Nos atrae y seduce
Usa lo que deseamos
El diablo es el que tienta
Dios no tienta
Soportar la tentación
Por lo cual, desechando toda inmundicia y abundancia de malicia,
recibid con mansedumbre la palabra implantada, la cual puede
salvar vuestras almas.
Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando
haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha
prometido a los que le aman.
En mi corazón he guardado
tus dichos, Para no pecar
contra ti.
Así que la fe es por el oír, y
el oír, por la palabra de Dios.
Implantar la palabra de
Dios en nuestro corazón
Vivir una nueva vida
Hay que nacer de nuevo
La dadiva de Dios es vida
El pecado produce muerte
El pecado es concebido
Nos atrae y seduce
Usa lo que deseamos
El diablo es el que tienta
Dios no tienta
Soportar la tentación
Por lo cual, desechando toda inmundicia y abundancia de malicia,
recibid con mansedumbre la palabra implantada, la cual puede
salvar vuestras almas.
Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando
haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha
prometido a los que le aman.
En mi corazón he guardado
tus dichos, Para no pecar
contra ti.
Así que la fe es por el oír, y
el oír, por la palabra de Dios.
Implantar la palabra de
Dios en nuestro corazón
Vivir una nueva vida
Hay que nacer de nuevo
La dadiva de Dios es vida
El pecado produce muerte
El pecado es concebido
Nos atrae y seduce
Usa lo que deseamos
El diablo es el que tienta
Dios no tienta
Soportar la tentación
Por lo cual, desechando toda inmundicia y abundancia de malicia,
recibid con mansedumbre la palabra implantada, la cual puede
salvar vuestras almas.
Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando
haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha
prometido a los que le aman.
En mi corazón he guardado
tus dichos, Para no pecar
contra ti.
Así que la fe es por el oír, y
el oír, por la palabra de Dios.
Implantar la palabra de
Dios en nuestro corazón
Vivir una nueva vida
Hay que nacer de nuevo
La dadiva de Dios es vida
El pecado produce muerte
El pecado es concebido
Nos atrae y seduce
Usa lo que deseamos
El diablo es el que tienta
Dios no tienta
Soportar la tentación
He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre
la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo
Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando
haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha
prometido a los que le aman.
En mi corazón he guardado
tus dichos, Para no pecar
contra ti.
Así que la fe es por el oír, y
el oír, por la palabra de Dios.
Implantar la palabra de
Dios en nuestro corazón
Vivir una nueva vida
Hay que nacer de nuevo
La dadiva de Dios es vida
El pecado produce muerte
El pecado es concebido
Nos atrae y seduce
Usa lo que deseamos
El diablo es el que tienta
Dios no tienta
Soportar la tentación
He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre
la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo
Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando
haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha
prometido a los que le aman.
En mi corazón he guardado
tus dichos, Para no pecar
contra ti.
Así que la fe es por el oír, y
el oír, por la palabra de Dios.
Implantar la palabra de
Dios en nuestro corazón
Vivir una nueva vida
Hay que nacer de nuevo
La dadiva de Dios es vida
El pecado produce muerte
El pecado es concebido
Nos atrae y seduce
Usa lo que deseamos
El diablo es el que tienta
Dios no tienta
Soportar la tentación
He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre
la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo
Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando
haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha
prometido a los que le aman.
En mi corazón he guardado
tus dichos, Para no pecar
contra ti.
Así que la fe es por el oír, y
el oír, por la palabra de Dios.
Implantar la palabra de
Dios en nuestro corazón
Vivir una nueva vida
Hay que nacer de nuevo
La dadiva de Dios es vida
El pecado produce muerte
El pecado es concebido
Nos atrae y seduce
Usa lo que deseamos
El diablo es el que tienta
Dios no tienta
Soportar la tentación
He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre
la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo