HEBREOS
PRESENTACIÓN
GENERAL
Ubicación
1. El papiro Chester Beatty (P46) que se
encuentra en Dublín (Irlanda), fechado a
comienzos del siglo III d. C., lo coloca
entre Rm. y I Cor.
2. Los grandes manuscritos unciales (=
escritos en mayúscula): S (Sinaítico), B
(Vaticano) y A (Alejandrino) lo sitúan
entre II Tes. y I Tim. o bien, después de
Flm.
“a los hebreos”
Se encuentra ya en P46 y
está
testificado
por
algunos autores desde
finales del siglo II d. C.
tanto
en
Oriente
y
Occidente.
HEBREOS
LA ATRIBUCIÓN
PAULINA
Eusebio de Cesarea
Dice [Clemente de Alejandría]
que la carta a los Hebreos que
es, ciertamente, de Pablo, pero
que fue escrita en lengua hebrea
para los hebreos, siendo Lucas
quien la tradujo cuidadosamente
y la editó para los griegos; de
ahí que se encuentre el mismo
colorido en el estilo de esta carta
y en el de los Hechos.
Orígenes
El carácter de la dicción de la carta titulada A los
Hebreos no tiene aquella rudeza de lenguaje del
Apóstol, quien confiesa ser rudo en la palabra, esto es,
en el estilo, sino que la carta es bastante más griega
por la composición de su dicción; todo el que sepa
discernir las diferencias de estilo podrá reconocerlo. Y
aún más, que los pensamientos de la carta son
admirables y no inferiores a los de las cartas que se
admiten ser del Apóstol, quienquiera que se aplica a la
lectura del Apóstol, dirá con nosotros que también
esto es verdad.
Orígenes
Por mi parte, si he de dar mi opinión, yo diría que los
pensamientos son del Apóstol pero el estilo y la
composición son de alguien que evocaba de memoria las
enseñanzas del Apóstol, como un alumno que anota por
escrito las cosas que su maestro dijo. Por consiguiente, si
alguna Iglesia tiene esta carta como de Pablo, que también
por esto se la estime, pues no sin motivo los antiguo varones
la han transmitido como de Pablo. Pero ¿Quién escribió la
carta? Sólo Dios lo sabe. En cambio, hasta nosotros ha
llegado el relato de algunos que dicen que la carta la
escribió Clemente, que fue obispo de Roma, y el de otros,
según los cuales fue Lucas, el que escribió el Evangelio y los
Hechos.
Clemente de Alejandría
Porque como escribía a los hebreos, que
tenían prevenciones contra él y de él
sospechaban, con absoluta prudencia no
quiso espantarlos ya en el comienzo
poniendo su nombre... Ahora bien (...)
puesto que el Señor, apóstol del
Todopoderoso, fue enviado a los hebreos,
Pablo, que lo había sido a los gentiles, por
modestia no se intituló apóstol de los
hebreos, y a la vez por deferencia para con
el Señor y porque, a pesar de ser heraldo y
apóstol de los gentiles, escribe, de
añadidura, también a los hebreos una carta.
HEBREOS
CANONICIDAD
Concilio de Laodicea (360).
El Decretum Damasi, de las actas del
Concilio de Roma (382) incluye Heb.
en la lista de los libros “que ha de
recibir la universal Iglesia Católica”.
Concilio de Hipona (393) y Concilio
de Cartago (397) al nombrar como
obras de Pablo “trece cartas y una a
los Hebreos”.
El Concilio de Trento, en el
primer decreto acerca de la
S. Escritura “Recipiuntur
libri sacri et traditiones
apostolorum” del 8 abril de
1546, une también Hebreos
a la serie de las cartas de
san Pablo.
HEBREOS
EL GÉNERO
LITERARIO
El comienzo
anónimo
Heb. 1,1-4
Muchas veces y de muchos modos, habiendo
hablado Dios en el pasado a nuestros padres por
medio de los profetas; en estos días que son los
últimos, nos ha hablado por medio del Hijo, a
quien instituyó heredero de todas las cosas, por
quien también hizo los mundos; el cual, siendo
resplandor de su gloria e impronta de su
sustancia y sosteniendo todo con la palabra de su
poder, habiendo llevado a cabo la purificación de
los pecados, se sentó a la derecha de la Majestad
en las alturas, habiendo llegado a ser con una
superioridad sobre los ángeles tanto mayor
cuanto más les supera en el nombre que ha
heredado.
Ausencia del nombre
“Pablo”.
Ausencia de
comienzo epistolar.
Comienzo
de un discurso
Exordio
El final epistolar
Heb. 13,22-25
Les ruego hermanos, que acojan de
buena gana este discurso de
exhortación, pues les he escrito
brevemente. Sepan que su hermano
Timoteo ha sido puesto en libertad.
Si viene pronto, iré con él a verlos.
Saluden a sus dirigentes y a todos
los santos. Los saludan los de Italia.
La gracia sea con ustedes.
El final oratorio
Heb. 13,20-21
El Dios de la paz, que habiendo
suscitado de entre los muertos al gran
pastor de las ovejas en virtud de una
alianza
eterna,
nuestro
Señor
Jesucristo, los disponga con toda clase
de bienes para cumplir su voluntad,
realizando él en nosotros lo que es
agradable a sus ojos, por mediación de
Jesucristo, a quien sea la gloria por los
siglos de los siglos. Amén.
Final
de un discurso
Peroración
El conjunto
de la obra
En primera persona, utiliza por lo
general el plural (2,5; 5,11; 6,9).
No dice ni una sola vez que escribe,
sino siempre que habla: (2,5; 5,11;
6,9; 8,1; 9,5; 11,32).
Nunca da la menor noticia ni la
menor indicación concreta sobre él.
Heb. 1,1 - 13,21
Sermón o
Discurso oratorio
Incorporación del
final epistolar
Heb. 13,22-25
Les ruego hermanos, que acojan de
buena gana este discurso de
exhortación, pues les he escrito
brevemente. Sepan que su hermano
Timoteo ha sido puesto en libertad.
Si viene pronto, iré con él a verlos.
Saluden a sus dirigentes y a todos
los santos. Los saludan los de Italia.
La gracia sea con ustedes.
Hch. 13,15
Hermanos, si
tienen algún
discurso de
exhortación para el
pueblo, hablen.
Heb. 13,22-25
Les ruego hermanos, que acojan de
buena gana este discurso de
exhortación, pues les he escrito
brevemente. Sepan que su hermano
Timoteo ha sido puesto en libertad.
Si viene pronto, iré con él a verlos.
Saluden a sus dirigentes y a todos
los santos. Los saludan los de Italia.
La gracia sea con ustedes.
Un sermón
pronunciado en una
asamblea cristiana.
Luego se envió también
por escrito a una o
varias comunidades.
HEBREOS
DESTINATARIOS
El título
“a los hebreos”
No se encuentra la palabra
“hebreos”, ni ninguna otra
designación precisa de los
destinatarios.
“hermanos” o
“amados”
Los oyentes
del sermón
El auditorio no consiste en un
círculo restringido de responsables,
como en el caso del discurso de
Pablo en Mileto (cf. Hch. 20,18-35).
El predicador se expresa con los
términos que Pablo empleaba para
hablar a todos los cristianos de
Corinto (I Cor. 3,1-2; Heb. 5,12-13),
invitando a sus oyentes a someterse
a sus dirigentes (Heb. 13,17).
En I Cor. 3,1-2 Pablo comprueba la
incapacidad actual de sus lectores para
asimilar la “sabiduría” elaborada en el
círculo de cristianos “perfectos”. Es un
alimento demasiado fuerte para ellos. Están
todavía en la leche de los niños pequeños.
El predicador del sermón hace las mismas
advertencias (5,12-14). Sin embargo, toma
partido inverso y decide pedir un esfuerzo a
sus oyentes: que suban con él al nivel de
los “perfectos” (6,1), al nivel de los
maestros. Hace tiempo que debían haber
llegado ya (5,12).
La comunidad cristiana a la que se dirige el
sermón no es de fundación reciente. Hace
tiempo que recibió la palabra de Dios (13,7;
5,12). En su primera época sufrió con alegría
vejaciones y persecuciones (10,32-35). Después
perdió a sus primeros dirigentes (13,7). Ahora
se presentan nuevas dificultades (12,7), pero el
primer entusiasmo se perdió; se insinúa el
desaliento (12,3) y la desilusión (5,11; 10,25). Al
mismo tiempo aparecen desviaciones religiosas
(13,9), tendencias de tono judaizantes, en
particular, que ofrecen una seguridad religiosa
basada en la observancia de la ley (13,9b-10).
El predicador no cree que la situación
sea alarmante (cf. 6,9). Sin embargo
juzga útil evocar varias veces el peligro
de la caída grave, e incluso de la
apostasía (2,1; 3,12-13; 4,1.11; 6,6;
10,26.29; 12,15-17). La comunidad debe
velar incesantemente, rehacerse y
prevenir las flaquezas individuales que
pueden repercutir sobre el conjunto;
por último, debe estrechar su unión con
los dirigentes (13,17).
La mención de “sus
dirigentes” prueba que el
predicador no habla “en su
parroquia”. Podemos pensar
que el grupo apostólico de
que forma parte es itinerante
y visita sucesivamente varias
iglesias.
Heb. 1,1-13,18
Se compuso en función de
las necesidades de toda una
serie de comunidades
cristianas de una región
determinada y en una época
concreta.
Descargar

Elegido para anunciar la Buena Noticia de Dios”