Por: Pbro. Félix D. Ramírez Montalvo
RESPUESTAS POPULARES
Su religión no es católica judía, ni
budista
Fueron casados en una iglesia cristiana,
por un pastor ordenado
Asisten a una iglesia cristiana
Tienen menos problemas que los demás
matrimonios
Profesan la doctrina y los valores
cristianos
Tienen motivos cristianos en la casa:
cuadros, música, películas, etc.
Ecl . 7:20 Ciertamente no hay
hombre justo en la tierra, que
haga el bien y nunca peque.
No hay un solo pensamiento, emoción,
intención y palabra que no hayan sido
afectados por el pecado, esa tendencia
natural de ir en contra de la voluntad
de Dios.
Esta realidad aún incluye a los
cristianos; ser salvos de la condenación
eterna no nos exenta de pecar.
1 Tim. 1:15 Cristo Jesús vino al mundo
para salvar a los pecadores, de los
cuales yo soy el primero.
1. Nuestro mayor problema
es nuestro corazón
NO:
• Nuestro pasado
• El mundo, con sus tentaciones y
mentiras
• Nuestro cuerpo: hormonas y
neuronas
• Los múltiples defectos de nuestro
cónyuge
• Satanás o sus demonios
Rom 7:21 Así que, queriendo yo hacer el bien,
hallo la ley de que el mal está presente en mí.
Nuestras luchas más comunes:
 Luchamos
contra recuerdos de
nuestro pasado pecaminoso
 Nos angustiamos por la
gravedad de nuestros pecados
 Vivimos en el rencor por
pecados contra nosotros
 Algunas situaciones parecen
ser insoportables
Nuestras luchas más comunes:
 Nuestros
pecados y faltas
constantes nos conducen a la
desesperación
 Las adversidades en el
matrimonio nos dificultan
obedecer a Dios
 Tendemos a vivir para
nuestros caprichos
 Pensamos que no
cambiaremos jamás
2. Nuestra esperanza está
en el evangelio
a. No en conocimiento, técnicas,
estrategias.
b. El evangelio es un poder que
comunica gracia para
pecadores

c.
No funciona con personas
plenamente santificadas
La gracia nos capacita para
obedecer a Dios
1. Tenemos todos los recursos para
obedecer a Dios
•
•
•
•
•
La esperanza de que Dios terminará su obra de
transformación en nuestras vidas (Fil. 1:6)
La seguridad del perdón de Dios para nuestros
pecados.
El poder para perdonar, tal como Cristo nos
perdonó (Efe. 4:32
La garantía de recibir socorro y gracia (Heb.
4:14-16)
La garantía de que todas las circunstancias
están a nuestro favor (Rom. 8:28,29,31)
2. Mi llamado es ser instrumento de cambio
en las manos del Señor para mi pareja
• Mirad, hermanos, que no
haya en ninguno de vosotros
corazón malo de incredulidad
para apartarse del Dios vivo;
• antes exhortaos los unos a los
otros cada día, entre tanto que
se dice: Hoy; para que
ninguno de vosotros se
endurezca por el engaño del
pecado. Heb. 3:12,13
• No en buscar mi
felicidad
• No en alcanzar mis
sueños
• No en satisfacer mis
necesidades
• No en sentirme
amado
3. La comunidad de quien más
necesito es la iglesia
a. Para recibir dirección
b. Para recibir ánimo
c.
Para recibir apoyo
d. Para recibir advertencia
Descargar

EL DISEÑO DE DIOS PARA EL MATRIMONIO