En Uruguay estamos acostumbrados a ver nidos de
Hornero por doquier; la singularidad de éste es que lo
construyeron en una ventana del ‘piso de abajo’, en el
edificio en que vivo. Tener el nido “ahí” hizo que las
fotos se fueran acumulando hasta terminar con casi
600 capturas, de ahí surge este registro.
Todo comenzó con la intención de tener registrada esa
curiosidad que tuve la fortuna de presenciar a diario.
La fui compartiendo con mi familia y algunos amigos y
siempre, por toda respuesta, me encontré con caras
de asombro
Terminado el nido, creí que estaría bueno
poner las fotos en línea para compartirlas
con ustedes, principalmente con quienes
de ustedes tengan gurises en el entorno;
así que aquí están, espero que les guste.


Visto lo anterior, sólo cabe hacer alguna acotación:
Primera y fundamental, no soy fotógrafo (tan sólo “saco”
alguna foto). Segunda, lo construyeron entre fines de
septiembre y el 30 de noviembre. Tercera, trabajan de 8
a 10 horas diarias. Cuarta, los domingos no trabajan!
Ninguno de los dos, durante los domingos que hubo en
esos dos meses y pico, concurrió a marcar tarjeta… si
alguien sabe por qué, agradezco que me desasnen. Y
quinta, es fascinante verlos moverse, es increíble el
trabajo que hacen… sin manos! Cómo laburan!
En fin… la noticia es que a partir de diciembre, algunos
días, me despertarán estos bichitos.
Descargar

Diapositiva 1