Lucio Anneo Séneca
Filósofo y pensador español
más destacado del Imperio
Romano.
Introducción
Mi nombre es Lucio Anneo Séneca. Hijo de
Marco Anneo Séneca el Retórico. Nací en
Córdoba en el año 4 A.C. Mi familia se marchó a
Roma y allí acabé mi formación de retórico,
jurista y filósofo. Me dediqué a la abogacía,
destacándome como orador.
Hispano Romano
Yo provengo de la Hispania Citerior, la primera
división provincial en la zona este. Pertenezco a
una familia acomodada de la provincia Bética del
Imperio Romano. Nací durante el reino del
Emperador Augusto y viví durante la vida de Jesús
el Nazareno. Durante mi vida la península íberica
estaba completamente romanizada.
Mi Filósofia
Yo soy filósofo de la stoa o filosofía estoico. Mis
preocupaciones fundamentalmente siendo las
éticas. Tanto que se ha querido establecer ua
conexión entre mi filosofía y el cristianismo,
atribuyéndome una correspondencia con el apóstol
San Pablo. Yo soy un filósofo práctico más que un
teórico o un sistemático. De mi filosofía surge un
eclecticismo de carácter moralista preocupado mas
con la enseñanza moral y un consuelo para la vida.
La ética ha de servir para buscar el consuelo a los
males de esta resignación ante el dolor y la
muerte.
Sobre La Muerte
Ningún mal es grande si último”. (Cartas, 4.3)
Una muerte serena y pacífica debe coronar la vida
entera si es posible. Una muerte angustiosa y
resentida puede devaluar o borrar todos los
recuerdos buenos. La divinidad nos ha hecho
inteligentes, lo que lleva consigo la conciencia
amarga de la mortalidad, pero también la alegría
de poder escapar de la necesidad y del dolor
irremediable. El suicidio es eulogos exagoge, que
quiere decir “la salida razonable”. La muerte
voluntaria es, pues, un acto de razón. La buena
muerte (euthanasia) es un don de los dioses y la
Sobre el Ser Humano
El hombre es como una “vasija rota por el más
leve choque, la más leve sacudida”, “un cuerpo
débil y quebradizo” (A Marcia 11.3). Porque vivir
es morirse día a día y nos equivocamos en eso de
ver la muerte como algo futuro: gran parte de ella
ya ha trascurrido (Cartas, 1.2). Ha muerto en
nosotros el niño y el joven que fuimos (A
Marcia, 21.7). En cada acción el hombre debe
tener en cuenta la muerte (Cartas, 114. 27). La
muerte trae al hombre libertad, seguridad,
eternidad (A Polibio, 9.6-7). Pero con la muerte
todas las cosas acaban, incluida la muerte misma
(Fr. 28), y ningún mal resulta grande entonces si
Mas Sobre el Hombre
A pesar de que los hombres no paran de quejarse
de la brevedad de la vida, son ellos solos los
verdaderos culpables de acortarla con su desidia y
sus vicios. Desperdiciamos el tiempo y no lo
consideramos el bien mayor y único. El tiempo de
la vida es bastante si se sabe aprovechar. “No
tenemos tiempo escaso, sino que perdemos
mucho” (1.3). Los ociosos temen más la muerte.
Los ocupados no podrán eludirla:"¿Qué va a
pasar? Tú no tienes tiempo para nada y la vida
corre; entretanto llega la muerte y para ella,
quieras o no quieras, vas a tener todo el tiempo del
Mi Vida Pública
Mi fama, sin embargo, le disgustó a Calígula,
quien estuvo a punto de condenarme en el año 39.
Al subir Claudio al trono, en el año 41, fuí
desterrado a Córcega, acusado de adulterio con
una sobrina del emperador. Ocho años más tarde
fuí llamado de nuevo a Roma como preceptor del
jóven Nerón y, cuando éste sucedió a Claudio en
el año 54, me hicieron uno de sus principales
consejeros, cargo que conservé hasta que, en el
año 62, viendo que mi poder disminuía, me retiré
de la vida pública.
Mi Muerte
En el año 65 fuí acusado de participar en la
conspiración de Pisón, con la perspectiva, de
suceder en el trono al propio Nerón. Nerón me
ordenó a suicidarme, decisión que adoptó como
liberación final de los sufrimientos de este mundo,
de acuerdo con mi propia filosofía.
Descargar

Lucio Anneo Séneca