Al comienzo de la Iglesia no existía
el Año Litúrgico. Toda la vida
cristiana y los escasos actos
cultuales de la Iglesia primitiva
giraban en torno a la memoria, de
Jesús, y a Su Memorial, la
Eucaristía.
Actualmente, las celebraciones
litúrgicas se realizan en los
momentos que marcan
´´nuestros´´ tiempos: en el ritmo
diario, semanal y anual.
Pero, de dónde vino esta
organización? Quién la
introdujo?
El año es una de las divisiones
del tiempo, a las cuales dan
lugar los fenómenos del sol y de
los otros astros.
El Año puede ser Solar o Lunar.
Año solar es el tiempo que emplea la
Tierra en su movimiento de traslación
alrededor del Sol (365 días, 5 horas, 48
minutos y 46 segundos). Este mismo
espacio de tiempo, sin las fracciones, es
lo que llamamos Año Civil. Año Lunar
es el conjunto de 12 lunaciones, que
componen en total 354 días, 8 horas,
48 minutos y 45 segundos.
Año Juliano consta de 365 días y 6
horas, estas 6 horas sobrantes
componen, cada cuatro años, un día, el
cual se agrega al mes de Febrero,
formando el año bisiesto.
En este contexto, el Año Litúrgico, es la
combinación del año lunar, solar y civil,
hecha por la Iglesia en orden a la
celebración sucesiva de los Misterios de
la Vida de Cristo y culto de los Santos
El Año Litúrgico
Los tres ciclos formado por:
Diario :
Semanal:
Anual:
por horas
por días
períodos
Ni las horas, ni los días, ni los períodos
son precisamente los mismos del Año
Civil, sino propios del Litúrgico.
El Domingo fue el día Litúrgico
primitivo único de la semana; le
siguieron sucesivamente: los demás
días, la semana y finalmente el Año
Litúrgico.
Los judíos santificaban el
sábado.
Los cristianos sustituyen el
día sábado por el Domingo.
El objetivo primordial del Año
Litúrgico es celebrar el Misterio
de la salvación.
Hasta el Vaticano II el Año
Litúrgico comenzaba con el
Adviento, y así es actualmente.
Sin embargo, teológicamente,
hay que colocar en primer lugar
la Pascua de Resurrección.
Los primeros seguidores de Jesús, eran judíos.
Después de la muerte-resurrección de Jesús,
siguieron participando en las celebraciones judías,
pero poco a poco fueron surgiendo celebraciones
propiamente cristianas.
Así, al final de la celebración del sábado, los
cristianos solían reunirse para celebrar la victoria
pascual de Jesús el día de su Resurrección, es decir,
el primer día de la semana.
Mt 28,1; Mc 16,2; Lc 24,1; Jn 20,1.19.26; 1Co 16,2;
He 20,7
En esas reuniones se comentaban las Escrituras (en
clave cristiana) y se llevaba a cabo la fracción del
pan. (He 20,7-17).
En Ap 1,10 el primer día de la semana recibe un
nombre propio, cristiano: Domingo, Día del Señor.
La fiesta anual judía de la Pascua recibe una
interpretación cristiana, leemos en 1 Co 5,7-8:
´´Cristo, nuestra Pascua, fue inmolada. Celebremos,
pues la fiesta, no con fermento viejo, ni con
fermento de malicia y perversidad, sino con panes
ázimos, en la pureza y en la verdad´´
Nosotros los cristianos,
heredamos del pueblo
judío la manera de ver el
tiempo, marcada por
eventos significativos en
los que el Señor ha
intervenido en la historia.
Gál 4,4
Ef 1,9-10
He 13,8
Ap 1,17-18
• La novedad está en que,
desde el punto de vista de
la fe cristiana , el evento
decisivo, la intervención
definitiva de Dios en la
historia, se ha dado en la
persona de Jesús. Con su
muerte-Resurrección
ha
comenzado
ya
para
nosotros el ´´fin´´, la
eternidad, la plenitud del
tiempo.
Las fiestas, que antes estaban
ligadas al tiempo cósmico o a la
agricultura, se convirtieron en
´´memoria´´
de
hechos
´´históricos´´ en el camino del
pueblo.
La Pascua: Originalmente era
una fiesta de la primavera en la
que los pastores ofrecían las
primicias de sus rebaños, y los
labradores, los primeros frutos
de sus campos.
Con el paso del tiempo, la
fiesta de la Pascua adquirió
un sentido histórico, como
´´memoria´´ de la salida de
Egipto y de la liberación de
la esclavitud.
La fiesta de Pentecostés inicialmente
cerraba las siete semanas (cincuenta
días) de la cosecha que se comenzaba a
hacer durante la Pascua; esta es la
´´fiesta de las semanas´´ Ex 34,22; o
´´fiesta de la cosecha´´ Ex 23,16. Mas
tarde se relacionó con la entrega de la
Torá en la asamblea del Sinaí y se
comenzó llamar ´´fiesta de la alianza´´.
Probablemente
la
primera
generación de cristianos ya
celebraba anualmente su Pascua
propia, en la misma época que la
Pascua judía. Hay indicios de que
del siglo II al siglo IV esta
celebración incluía dos o tres días
de ayuno (por la muerte de Jesús),
seguidos
de
la
Celebración
Eucarística.
Hubieron serias y largas
disputas para llegar a un
acuerdo sobre la fecha de la
Celebración de la Pascua
cristiana.
En el Concilio de Nicea, en
325, se fijó la Celebración de
la Pascua el día Domingo.
Este es el núcleo primitivo del
tiempo litúrgico: en primer lugar, el
Domingo como Pascua Semanal:
primer día de la semana, día del
Señor, en el que se hace memoria
de la Resurrección de Jesús, día de
la ´´fiesta primordial´´ de los
cristianos. (SC 106)
El Domingo fue llamado también
´´día del sol´´. Los cristianos
sustituyeron el día consagrado al
dios-sol y al emperador romano por
el día de la memoria de Jesucristo,
Sol de justicia y Señor de los
señores. Día consagrado al Señor.
Uno de los textos más antiguos que
hablan de esta práctica: ´´Nos
reunimos el día del sol, pues es el
primer día en que Dios creó el
mundo y transformó las tinieblas y
el caos; y ese mismo día, Jesucristo,
nuestro Salvador, resucitó de entre
los muertos´´ ( S. Justino)
El actual año litúrgico de la Iglesia
Católica Romana está conformado
por dos tiempos ´´fuertes´´ y por el
ordinario.
Los tiempos fuertes incluyen:
• Tiempo de preparación
• Fiestas centrales
• Una prolongación
• Conmem. de los Santos
• Se lleva a cabo en fechas
fijas del Calendario litúrgico
El Adviento consta de cuatro
semanas, en las que se
prepara y espera la venida
del Señor al final de los
tiempos y se hace m
La Navidad y la Epifanía
celebran la manifestación de
Dios en nuestra carne ante
los pastores y los magos de
Oriente.
El tiempo de Navidad, incluye la fiesta de la
Sagrada Familia y la de María, Madre de Dios.
La fiesta del Bautismo del Señor se sitúa
donde se unen el tiempo de Navidad y el
tiempo ordinario. Celebra la manifestación de
Jesús como Mesías en su bautiza en el río
Jordán: ´´Este es mi hijo amado, a quien he
elegido´, escúchenlo´´
La Cuaresma. Son cuarenta días de preparación a
las fiestas pascuales. Comienza con el Miércoles
de ceniza. Consta de cinco domingos, más el
Domingo de Ramos y el de la Pasión. Se extiende
hasta el comienzo del Triduo Pascual.
El Triduo Pascual incluye la celebración de la
Cena del Señor, el Jueves Santo, la Pasión del
Señor, el Viernes Santo, Sábado Santo,, la Vigilia
Pascual.
TIEMPO ORDINARIO
Consta de 33 o 34 semanas y tiene
como centro el Domingo, día del Señor.
En la ´´mesa´´ de la Palabra se nos sirve
un rico menú de lecturas bíblicas que
recorre un ciclo de tres años: A,B,C
para que se escuchen e interpreten los
pasajes más importantes de las S.
Escrituras.
TIEMPO ORDINARIO
En cada uno de estos tres años leemos
uno de los Evangelios sinópticos:
Mateo A, Marcos B, Lucas C.
El Evangelio de Juan se lee en los
tiempos fuertes del Año Litúrgico, y la
lectura de Jn 6, sobre el pan de vida,
completa la lectura del Evangelio de
Marcos en el Año B.
EL AÑO LITURGICO
AÑO
LITURGICO
CICLOS
LITURGICOS
DOMINICAL
A–B-C
FERIAL
• El misterio de
nuestra vida se
revela e ilumina
en el misterio de
la muerte y
resurrección de
Jesús.
EL AÑO LITURGICO
El Año litúrgico esta formado por distintos tiempos.
Estos son tiempos en los que la Iglesia nos invita a
reflexionar y a vivir de acuerdo con alguno de los
misterios de la vida de Cristo. Comienza por el Adviento,
luego viene la Navidad, Primer tiempo ordinario,
Cuaresma, Pascua, Tiempo Pascual, Pentecostés,
Segundo Tiempo Ordinario y termina con la fiesta de
Cristo Rey.
Durante el año, el sacerdote viste una prenda exterior
llamada casulla. Sobre la casulla, coloca un vestimento
llamado estola. El color de ambos cambia, según el
color dictado por el calendario litúrgico.
Todo el Año Litúrgico es
Cristocéntrico: todo gira en
torno a Jesucristo, sol espiritual
de la Iglesia y del universo
cósmico. Jesucristo es adorado y
celebrado constantemente en
Sus dos grandes Misterios de la
Encarnación y de la Redención,
que integran el Misterio Pascual
y la totalidad de su obra salvífica
Defina: Cuándo comienza y finaliza el
Año Litúrgico?
Diferencie entre:
Año Litúrgico,
Ciclos Litúrgico
Año A-B-C –
Par e Impar
Leccionarios: FerialDominical-Santoral
Descargar

Diapositiva 1