Zarco Dar piso ¡Qué liace! Pinta Teso
Valija
Ñerito
¡Óe!
Torcerse
Vuelta Papeleta
Torcido
Nea
Miti-miti
Sardina
Visaje Parolo Metiche Mañé Ralla 'o Pollo
Parchar
Rotar
Sisas
Vientos o mareas Grilla Ligar
Tramar
Soplar
Verruga Paila(s) Güeva Man Sapo Polla
Melones Filo Gasimba
Trabuco
Tombo
Guaro Gamín
Rallón Rompeyayas
Salir pa' pintura FierroGallada Pisos Peye Rancho
Raquetear Faltón Encholao ¡Pilas!
Pichar
Quedar sano Encaletarse
Parche Picao Pelar
Pasar por la galleta En bombas
Papeletiado Embarrarla
Mamar gallo Cuchibarbie
Llevar del bulto Cucho/a
Involucrador Cuajo Combo
Hablar caspa Codo
Encarretarse Churreta
Echar los perros
Comer callado
Chimbiar
Chichipato
Azarado
Aletiado
Abrirse
Abeja
Gonorrea
Camello
Perro
Bacán
Cascar
"Me vale chimba"
Calletano
"¡La chimba!" Chimbo
Chumbinba Carretudo
"¡Váyase pa la chimba!"
Chimbita
Pirobo
Catana "¡Ni chimba!"
Chunchurria
Chupetearse
tirar caja Bonche
Cacorro
Arrugarse Alzado o asado
Banderiar
Achantado
A lo bien
LA PALABRA PARCE SE UTILIZA
PRACTICAMENTE EN TODA COLOMBIA
Y YA ES CONSIDERADA UN
COLOMBIANISMO
A comienzos de la década del ochenta
empiezan a escucharse en la ciudad de
Medellín términos y expresiones
completamente nuevos, que
desconcertaban a la mayoría de los
oyentes. En un principio, este lenguaje
se tomó como una de las múltiples
innovaciones lingüísticas que
periódicamente crean los jóvenes, y,
además, se pensó que tendría una vida
efímera, algo constante en este tipo de
innovaciones. Pero sucedió todo lo
contrario, en vez de irse diluyendo, con
el paso del tiempo se fue incrustando
cada vez más en el habla cotidiana de los
jóvenes de las comunas populares de
Medellín y se fue extendiendo hacia
otros sectores sociales, a través del
contacto directo entre hablantes de
diferentes estratos y de los artículos y
libros que se han publicado sobre la
situación de los jóvenes de las comunas
populares.
El parlache se ha extendido no solamente a
otros sectores sociales diferentes a los que le
dieron su origen, sino también a otros
lugares de la geografía nacional; no es
exclusivo de Medellín y de su Área
Metropolitana, pues ha llegado a los pueblos
de Antioquia y a sus zonas rurales y a otras
ciudades del país. Sin dejar de reconocer las
diferencias di atópicas, determinadas por
cada región, podemos afirmar que hay
muchas similitudes entre el habla de los
jóvenes de los sectores populares de
Medellín, de Agua Blanca, en Cali y de
Ciudad Bolívar, en Bogotá. Este último
sector con más de un millón de habitantes.
Hay que destacar, así mismo, que el parlache ha
llegado a los medios de comunicación y de una
manera especial a la letra impresa, ya que no
solamente lo escuchamos en videos, películas y en
programas de radio y de televisión, sino que se
encuentra en libros, revistas y periódicos, como se
demuestra en las fuentes que se utilizaron para
contextualizar las palabras y las expresiones del
parlache. Aquí vale la pena recordar que dos novelas
de autores antioqueños, La virgen de los sicarios, de
Fernando Vallejo y Rosario Tijeras, de Jorge Franco,
cuyas historias suceden en Medellín y con
personajes hablantes de parlache, no solamente
han sido muy leídas en Colombia y en otros países
de habla hispana,
Sino que han sido traducidas a varios idiomas y
llevadas al cine.
Juan David Velásquez Montoya
Digitador 3
Descargar

El parlache