Según la Real Academia Española, "CARAJO" se le llama
a la pequeña canastilla que se encontraba en lo alto del palo mayor
de las antiguas naves.
El CARAJO, dada su ubicación en lo alto del mástil era un lugar inestable
donde se manifestaban con mayor intensidad los movimientos del barco.
Cuando un marinero cometía una falta
se lo mandaba al Carajo en señal de
castigo (o se lo ataba al palo mayor).
Hete aquí por qué cuando
queremos perder de vista a
alguien usamos la expresión:
“ANDATE AL CARAJO”
Cuando el marinero bajaba del Carajo,
estaba tan mareado que no servía para
nada.
De ahí la expresión:
“NO SERVIS PARA UN
CARAJO “
El Carajo estaba en lo alto del palo
mayor, algo alejado de la vista del
resto de la tripulación.
De ahí que cuando alguien
esté lejos puedas decir con
total propiedad:
“ESTA LEJOS COMO EL
CARAJO”
Es obvio que nadie en la marinería,
tenía interés de ir a parar al Carajo,
por lo tanto no está mal, por analogía,
cuando algo no te interese, decir:
“ME IMPORTA UN CARAJO”
La lista de expresiones es
muy larga, pero a partir de
hoy, verás que la Real
Academia de la Lengua
Española, te ampara,
desde el punto de vista
académico (y por demás
culto), cuando quieras
mandar a alguien al Carajo
Y si alguien te manda
al Carajo, lejos de
horrorizarte, pienses:
“Joder, vaya cultura
que tiene este tío …!!!”
Hoy viernes, 02 de octubre de 2015
Descargar

AY KE SER KULTO